martes, 24 de diciembre de 2013

Octavas frecuenciales y densidades. Por David Topí.





Registros Akashicos  David Topí


A raíz de varios libros que estoy leyendo, me ha venido de nuevo a la mente lo difícil que se nos hace entender el progreso evolutivo que seguimos como conciencias cuando tratamos de buscar información más allá de nuestro propio plano de existencia y del inmediatamente superior, el plano astral. La realidad es que somos muy “poca cosa” y que existen múltiples densidades por debajo y por encima nuestro, que en algún momento, parece ser, recorreremos antes de volver a “fundirnos” con la energía del “todo” del cual, en algún otro momento, salimos.

Clasificación por octavas

Los niveles evolutivos y de “conciencia” funcionan por octavas, como las notas musicales. Cada octava “dimensional” son 8 densidades, a través de los cuales nuestro Yo Superior adquiere sus experiencias y lecciones. En estos momentos, estamos en la tercera densidad de una octava X (he intentado ponerle un número y no ha habido forma de saber como hacerlo). Es decir, el tiempo/espacio/nivel frecuencial en el que existimos como conciencias está delimitado en grupos de 8 niveles, en el cual nuestro Yo Superior (y el de todos aquellos que encarnan físicamente) se encuentra en lo que llamamos tercera densidad, en una sub-densidad que va desde la  3.5 a la 3.8, proyectándose a la 3.3 como parte física encarnada. Lo que conocemos como el plano astral, no es otra cosa que lo que podriamos llamar la cuarta sub-densidad de la tercera densidad en la que estamos (3.4).
Registros Akashicos  David Topí
Existen muchas octavas por debajo nuestro, y muchas por encima. No podemos acceder a las octavas superiores porque a nivel frecuencial (evolutivo) no hemos adquirido aún las propiedades para hacerlo, pero si que podemos acceder a octavas inferiores (al menos mi Yo Superior dice que si que podría). Eso significa que en realidad, cuando alguien nos dice que tal alma, conciencia o ser proviene de la novena o decima densidad, en realidad está hablando que se encuentra en otra octava, en la primera o segunda densidad de una octava superior a la nuestra.

Algunos ejemplos

Cuando leí esto mismo en uno de los libros de Robert Monroe no entendí nada, y es que resulta que en uno de sus cientos de viajes astrales se “encontró” y se “hizo amigo” de un ser, denominado Miramon, que recientemente se terminaba de graduar de la octava densidad y descubría, para su sorpresa (según el libro) un nuevo ciclo de otras 8 densidades en las cuales continuar su evolución), puesto que le estaba permitido descender de nuevo a aquellos planos por los que ya había pasado, tuvo la “oportunidad” de comentarlo con Monroe. También en La Flor de la Vida, de Drunvalo Melchizedek, hablaba de las diferentes octavas que existen y de como vamos avanzado por cada densidad hasta que salimos de una octava completa para iniciar un nuevo periplo en una octava de existencia superior. Por último, Ra, el grupo de conciencia de Yo Superiores que se auto-proclaman de sexta densidad, hablan de no conocer mas que los conceptos de esta octava, pues aun no han alcanzado el final de este nivel en particular y no pueden “hablar” de lo que les espera tras su paso por nuestra octava densidad y traspaso a la siguiente octava. Básicamente ahora todo me cuadra mas y lo he podido “comprobar” con el “conocimiento” limitado de mi propio Yo Superior y los registros, algo que aún sigue siendo muy limitado desde nuestro propio nivel.
En todo caso, sabed que estamos dentro de una “escala musical” evolutiva, en la cual hay siete “notas”, actualmente viviendo en el “MI”, y que cuando lleguemos de nuevo al siguiente “DO” iniciaremos otro camino en otra escala. Otra forma de ver y entender el universo y lo que somos, en nuestra propia limitación, claro está.