sábado, 22 de marzo de 2014

Introducción a la Astrología horaria.









La Carta Horaria


Las cartas horarias no pueden contradecir lo indicado por la carta natal y otras cartas derivadas, por lo que la posibilidad de utilizar estas consultas con fines manipuladores es muy limitada, pero es evidente que pueden resultar muy prácticas.

Se basa en que el cielo de un determinado momento, con sus planetas, signos y casas, observado desde determinado lugar por determinada persona, describe en términos amplios lo que tal persona percibe que le ocurre y lo que hace.

Y cuando decimos tal persona es porque, si consideramos su propia esencia, su carta natal o cielo de nacimiento, obtendremos una verdadera carta de tránsitos. Las cartas Horarias, que representan la realidad subjetiva, una vez interpretadas, a menudo se comparan y luego se superponen al tema natal del consultante, con lo que podemos obtener una carta de tránsitos domificados, es decir, no sólo una interpretación psicológica, sino también una mejor comprensión de los hechos que conforman nuestra realidad concreta.

Los mejores textos de Astrología Horaria datan del final de la edad media y el renacimiento (Ben Ragel, Ben Ezra, William Lilly y otros), tiempos del máximo explendor de la Astrología, que se consideraba la ciencia más avanzada de la época. Se trata de una disciplina muy técnica, pues precisa la aplicación de técnicas de interpretación complejas; y muy científica, por lo concreto de sus resultados, lo que la hace evaluable, medible.



CRITERIOS GENERALES 


Condiciones previas 


Para que una consulta horaria sea significativa, la resolución del asunto debe estar, en la mayor medida de lo posible, en manos del consultante. Según autores antiguos, como Ben Ragel, deben ser sentidas en el corazón por el consultante. Por eso no son válidas las preguntas sobre verdades absolutas, aquellas que sean frívolas o traten de poner a prueba al astrólogo.

La astrología horaria no puede negar lo que afirme el tema natal, las elecciones, tránsitos-progresiones-revoluciones, sinastrías y cartas compuestas de puntos medios.

Las cartas horarias deben levantarse para el momento en el que el astrólogo conoce la pregunta, pero considerando el lugar donde se encuentra el consultante en ese momento. No obstante, en mi opinión, es deseable que el momento en el que el consultante formula la pregunta, y la comprenda el astrólogo, sea el mismo. Porque en ese momento el consultante lo siente en el corazón y el astrólogo es mero intermediario entre aquél y el cielo.


Cartas horarias que se deben descartar 


Luna vacía de curso, Mercurio retrógrado, Saturno en la 7, Luna en la vía combusta, As en los tres primeros o últimos grados de un signo. 


El asunto 


El signo en que se encuentra el ascendente siempre indica la naturaleza del asunto. Y el conjunto de la carta debe describir la situación. Según sea el signo ascendente:

ARIES: Asuntos personales y luchas. Rivalidades. Deportes.
TAURO: Asuntos materiales o lúdicos. Ganados, asuntos agrícolas.
GÉMINIS: Asuntos sociales, palabras dichas o escritas. Noticias y calumnias.
CÁNCER: Asunto emocional, familiar, niños. Asuntos del hogar y la vivienda.
LEO: Asuntos importantes, hijos, alumnos, liderazgo. Fiestas y celebraciones.
VIRGO: Asuntos de orden, productividad, salud, higiene. Dietas y terapias.
LIBRA: Asuntos de pareja, amigos íntimos. Colaboraciones y contratos.
ESCORPIO: Asuntos de poder, dignidad herida, crisis o crispación.
SAGITARIO: Asuntos de vocación, religión, ley, viajes, idiomas.
CAPRICORNIO: Asuntos de ambición y materiales. Cargos, posición, prestigio.
ACUARIO: Asuntos de amistad, grupos, proyectos independientes u originales.
PISCIS: Asuntos ocultos, románticos o con misterio. Intoxicaciones y delirios. 


Las personas que intervienen en la carta de consulta


Cada planeta representa una persona (o grupos):

SOL: Persona importante o poderosa, altos cargos. El oro y las cosas importantes por su rareza.
LUNA: Mujeres, niños, el público en general, las cosechas. La plata y las cosas de carácter pasivo.
MERCURIO: Los intelectuales, medios de comunicación, comerciantes, educadores, el correo y el tráfico.
VENUS: El sexo femenino, diplomáticos, artistas, amores, fiestas. Halagadores y sobornadores.
MARTE: Deportistas, militares, personas rudas o agresivas, criminales.
JÚPITER: Personas admirables, honorables o sabios. Fortuna y prosperidad. La ley, la justicia y el clero.
SATURNO: Agricultores, mineros, obreros, antiguos amigos, ancianos, pobres, viudos. Dificultades.
URANO: La técnica, informática. Los ingenieros. Pioneros, rebeldes, psicólogos y astrólogos. Personas originales o independientes. Nuevos amigos.
NEPTUNO: Místicos, drogadictos, personas misteriosas o extrañas. Personas geniales, espirituales o, por el contrario, mentirosas.
PLUTÓN: Manipuladores. Transformadores, jefes de organizaciones. Personas ocultas y poderosas. Mafiosos, espías, demagogos.

A su vez, el signo en que se encuentre cada planeta da idea de sus circunstancias y posición ocupada; así, Júpiter en Tauro puede indicar una persona honorable o sabia en asuntos monetarios: puede tratarse de un rico terrateniente, un banquero o un asesor financiero. A su vez, si ocupa la Casa IV de la consulta, tendrá una influencia en la vivienda o la vida cotidiana del consultante, y ayudará al consultante si está bien aspectado con el regente del AS (en aspecto formante; si el aspecto es separativo, diremos que ha ayudado). En todo caso, siempre que un planeta ocupe una posición angular, tendrá mucha importancia para la consulta.


Grado de evolución del asunto 


Si el AS está en los primeros 3º de un signo, la pregunta es prematura.

Si está en los últimos 3º, es demasiado tarde y no se puede hacer nada o ya está la suerte echada, en cualquier sentido. 


Importancia de la pregunta 


El planeta significador de la pregunta debe aspectar al AS directa o indirectamente

Si el regente del AS hace aspecto mayor (con, opo, tri, cua, sex) con el AS, la pregunta es importante. Si no lo hace, pero aspecta a un planeta que aspecta al ascendente, la pregunta es de interés.

Si la Luna aspecta al AS, la pregunta es importante y tiene que ver con terceras personas. Si lo hace a través de otro planeta, es de interés y relaciona terceras personas.

A veces se toma como significador de la pregunta al máximo dispositor del AS, Sol y Luna.

Los antiguos utilizaban a menudo el regente de la triplicidad del AS.

El Sol indica algo importante para el consultante, por lo que a menudo puede tomarse como significador.

Si ninguno de estos es válido, se puede recurrir al regente del decanato del AS.

En todo caso, el significador elegido (y el conjunto de la carta) debe guardar relación con el asunto de que se trate.

Si el significador no aspecta directa ni indirectamente al AS, la pregunta no tiene importancia o simplemente no ocurrirá lo preguntado. 


La consulta horaria y el tema natal del consultante 


Si es la primera vez que el consultante se dirige al astrólogo, es muy probable que el AS de la consulta horaria venga a coincidir con el AS natal del consultante, por lo que se puede estudiar la atribución de dicho AS cuando la hora de nacimiento del consultante es desconocida.

Por lo demás, el AS de la consulta, siempre que ésta sea importante, debe coincidir con algún punto de la carta natal relacionado, directa o indirectamente, con el asunto de que se trate. 


El objetivo 


Normalmente será la casa y signo donde se encuentra el regente del AS, si éste aspecta, directa o indirectamente, al AS. En caso contrario, se tomará la casa y signo del significador de la pregunta. 


El motivo oculto 


Vendrá indicada por la casa y signo donde se encuentre la Parte de la distancia del regente del AS al Sol medida a partir del ascendente. 


La experiencia previa 


El planeta del que se aleja la Luna (o el último aspecto más importante que formó) 


Las consecuencias 


Las consecuencias vienen indicadas por el FC. Si éste está ocupado por un planeta benéfico las consecuencias serán favorables, y desfavorables si está ocupado por un maléfico. Si no hay planeta en la casa 4, observaremos su regente. Y también debemos considerar la casa 4 derivada del asunto sobre el que se pregunta.

Para algunas preguntas, y cuando el regente del AS no es significativo, podemos observar el regente de la casa de la Luna, pues éste indicará el final de lo preguntado.

El planeta al que se acerca la Luna (o el primer aspecto más importante que se forme). Si la Luna se acerca a un aspecto disonante de Marte o Saturno, las consecuencias serán desastrosas o desfavorables, desagradables o tristes. Si lo hace por aspecto armónico, las consecuencias serán fortalecedoras o estabilizadoras, pero no necesariamente felices.

Si la Luna se acerca a Venus o Júpiter, o a un aspecto armónico de éstos, las consecuen­cias serán agradables y felices. Si se acerca a un mal aspecto, puede haber despilfarro, pero no traerá desgracia.

Si la Luna no se acerca a ningún aspecto importante antes de abandonar su signo, seguramente estará vacía de curso y no ocurrirá nada. 


Tipos de consulta 


Hay muchísimos tipos de consulta, y cada uno posee una técnica específica, por lo que siempre debemos consultar libros del estilo del Libro Conplido, que contiene información sobre muchos tipos de preguntas, y actuar en todo caso con prudencia y buen juicio, pues hasta los mejores libros tienen alguna con­tradicción en algunos casos.

La mayoría de las preguntas se refieren a preguntas tipo SI-NO, o conveniente-no conveniente.

La astrología antigua indica que cuando el significador está en su domicilio, exaltación o decanato, angular y aspectando al AS, la respuesta es SI. Lo contrario es un NO rotundo.

Si el significador de la pregunta aspecta armónicamente al significador de la casa a la que se refiere el asunto, conseguirá lo que se propone, y viceversa. Si el regente del AS aplica (se acerca) armónicamente al regente de la Casa del asunto, se deduce que la iniciativa del consultante es favorable para la consecución del asunto; sin embargo, si aplica a un mal aspecto a una infortuna, la iniciativa del consultante es equivocada o provocará fracaso.

Si el significador está aspectado por fortunas indica buena suerte, y lo contrario si está aspectado por infortunas (Marte, Saturno, Nodo Sur) o combusto. Saturno o Marte en casa VIII indica desgracia.

Para las preguntas tipo conveniente-no conveniente es preciso analizar las consecuencias, como ya se dijo, observando el siguiente aspecto que forme la Luna. M. Ed­mund Jones afirma que el regente de la casa a la que se refiera la pregunta y el de la casa opuesta (la oportunidad o lo que se pueda oponer al asunto) deben guardar entre si una relación armónica (eclíptica o simplemente zodiacal). Además, si el planeta aplicativo es el regente de la casa a la que se refiere la pregunta, la iniciativa debe partir del consultante (y viceversa). Si no están claras las consecuencias, se puede observar el regente de la 4ª casa derivada de la casa del asunto para ver cómo terminará éste. Y la 4ª casa del AS para ver las consecuencias para el consultante.

Para preguntas del tipo contingente, esto-o-lo otro, para elegir aspirantes o en competiciones, se simplifica bastante el trabajo recurriendo a técnicas de M. Edmund Jones. Para las querellas hay que tener en cuenta que el Juez viene representado por el regente del MC. 


Cuando ocurrirá lo preguntado 


Depende de cual sea el significador de la pregunta. Si éste se encuentra en signos cardinales y casas angulares, ocurrirá pronto. Si está en signos fijos y casas cadentes, será indefinido o a largo plazo. En esto parece ser que el signo tiene una influencia preponderante.

Si entra dentro de la lógica de la pregunta, puede ocurrir cuando el significador llegue por tránsito natural al AS (o al regente del AS si es otro significador). Pero esto puede variar mucho, sobre todo cuando intervienen terceras personas (Luna) o se debe esperar la iniciativa de otra persona (el significador recibe la aplicación del regente de la oportunidad o de un segundo significador).

Los antiguos insisten en que, si el significador es un planeta retrógrado, la pregunta se cumplirá cuando el planeta se ponga directo (y viceversa). 


La opinión del consultante 


Si Mercurio está retrógrado o vacío de curso, la opinión del consultante puede variar, y también el resultado de la consulta.

En general, los planetas retrógrados indican involución de los asuntos. Cuando un planeta se hace retrógrado, indica el paso de una situación evolutiva a otra involutiva, y viceversa.

Si Mercurio hace cuadratura u oposición a Saturno, habrá desconfianza o incredulidad entre el consultante y el astrólogo.

Si el regente del AS está mal relacionado con el del DS, es un indicio de malinterpretación o problemas entre el consultante y el astrólogo.

Saturno en los ángulos es muy significativo. En el AS indica fuertes limitaciones del consultante. En el DS, impedimentos para que el astrólogo emita un juicio adecuado. En el MC, limitaciones importantes para que se cumpla lo preguntado. Y en el FC, consecuencias desastrosas.

En general, no es aconsejable ir muy lejos en la interpretación horaria cuando los impedimentos son muy grandes (Luna vacía de curso, significador combusto, Mercurio en mal aspecto a Saturno, etc). 


Cuánto durará lo preguntado 


Lo preguntado dura hasta que se cumple la pregunta horaria, y no más. En caso contrario, podríamos vivir independientemente del tema natal. Ante la pregunta ¿me conviene este hombre? cuya respuesta sea un SI rotundo no debemos entender necesariamente que le convenga siempre y para cualquier cosa. Otras técnicas, como la sinastría o la carta compuesta de puntos medios nos darán información más adecuada, como se dijo al principio. 


Tipos de preguntas 


Todas las preguntas se pueden asociar a una casa, ya sea personal, social, material o emocional, o a varias:


Casa primera

Sobre si algo que sucede es bueno o malo
Sobre una persona que no tiene relación con el consultante
Sobre las circunstancias del consultante
Sobre las iniciativas que se deben tomar y si se logrará algo 


Casa Segunda

¿Se obtendrá un préstamo, o bien se recuperará el dinero prestado?
Sobre los consejos sobre negocios
Inversiones en bolsa
¿En qué sector invertir o de cuál vender? 


Casa Tercera

¿Debo cambiar de medio de transporte?
¿Debo conectarme a internet?
¿Es cierto el rumor? 


Casa Cuarta

¿Debo adquirir esta vivienda?
¿Debo realizar obras en Casa?
Sobre los padres
Objetos escondidos o extraviados 


Casa Quinta

¿Me quedaré embarazada esta vez?
¿Estoy embarazada?
¿Es de fiar el mensajero?
¿Vendrán muchos a la fiesta?
¿Seduciré?
¿Daré bien la conferencia?
¿Jugaré bien?
Sobre la educación y relación con los hijos, alumnos, acólitos, etc. 


Casa Sexta

Sobre las enfermedades agudas
¿Debemos instalar máquinas o aparatos (o ganado) en la empresa?
Preguntas sobre los sirvientes y empleados 


Casa Séptima

¿Me conviene cierta persona?
¿Me puedo fiar de cierta persona?
¿Cómo va nuestra relación?
¿Se casará cierta persona?
¿Tiene un amante cierta persona?
¿Saldrá rentable cierta asociación?
¿Fue robado el objeto perdido?
¿Quién es el ladrón?
¿Se recuperará?
¿Dónde está?
Sobre las competiciones, enemigos y rivales
¿Me conviene interponer una querella?
Compras y ventas 


Casa Octava

Sobre las enfermedades graves
¿Está viva la persona ausente?
¿Podré contar con su ayuda económica?
¿Ocurrirá lo que me temo?
¿Cómo superaremos la crisis? 


Casa Novena

Sobre los viajes
¿Debo iniciar ciertos estudios?
¿El negocio es legal? 


Casa Décima

¿Seguiré ostentando el cargo?
¿Saldrá bien parada mi imagen?
¿Debo presentarme a las elecciones?
¿Debo presentarme a unas oposiciones? 


Casa Undécima

De la sinceridad de los amigos
Sobre los grupos de afinidad
¿Se cumplirán mis esperanzas? 


Casa Duodécima

¿Quién es el enemigo?
¿Será liberado el prisionero?
Sobre las enfermedades crónicas