martes, 22 de abril de 2014

Libro de las Cruzes.






 

http://ific.uv.es/rei/Historia/magia.htm


Uno de los monarcas que más contribuyeron al florecimiento cultural de la ciudad de Toledo fue sin duda Alfonso X el Sabio (1221-1284), cuya labor de fomento de la actividad científica está afortunadamente bien documentada gracias a varios manuscritos salidos del scriptorium real que se han logrado conservar . En lo que respecta a los códices de astrología, disponemos del Lapidario (Bibl. Escorial h.I.15) sobre las propiedades de las piedras, obra que se amplió posteriormente con el Libro de las formas e imágenes que están en los cielos, más conocido por Tablas del Lapidario (Bibl. Escorial h.I-16) y que data de 1279. De los primeros años del reinado de Alfonso deben de ser los dos códices de astronomía conservados en la Biblioteca Nacional de Madrid, el Libro conplido de los judizios de las estrellas (ms. 3065) de Alí ben Ragel y el Libro de las cruces (ms. 9294) de Oneydalla, que data de 1259. Estas dos obras fueron traducidas del árabe al castellano por Yehuda Al-Cohen; uno de los pocos científicos de la corte real cuyo nombre nos sea conocido. Relacionable con estos manuscritos es el códice conocido como Picatrix que se conserva en la Biblioteca Vaticana (Reg.lat. 1283) y también la compilación de los Cánones de Albateni conservada en la Biblioteca del Arsenal de París (ms. 8322). Finalmente, Alfonso emprendió durante su reinado la confección de una especie de enciclopedia de todos los conocímientos astronómicos de la época, se trata del Libro del saber de la astronomía del cual ha sobrevivido un ejemplar que data de 1277 y se conserva actualmente en la Universidad Complutense de Madrid (ms. 156)


En este enlace os podeis descargar El libro de las Cruzes.



http://dspace.uah.es/dspace/bitstream/handle/10017/7290/Libro%20de%20las%20cruces.pdf?sequence=1