miércoles, 23 de abril de 2014

¿ Por qué es imprescindible rectificar un tema natal ?. Por Dr. Spicasc.










 ¿Por qué es imprescindible rectificar el tema natal?
Lo que hace falta para ello.

 

Dr. Spicasc

 


La única manera seria y científica de calcular con precisión fechas pasadas y futuras de la vida de una persona en base a su tema natal o rádix es rectificando su hora de nacimiento. Esto se lleva a cabo en base a las fechas exactas de hechos que ya le ocurrieron a esa persona en el pasado. Si no se hace esto, las fechas que se deducen del tema natal son erróneas y de poco o nada servirán.

Para dar un ejemplo, supongamos que conocemos la hora de nacimiento de una persona con error de tan sólo cuatro minutos de tiempo. En esas condiciones el error de las fechas obtenidas con direcciones astro-cúspide será en promedio de un año, y en consecuencia, serán una información muy poco útil. Para poder considerar rectificado un rádix el error de la hora debe ser a lo sumo de tres segundos de tiempo. Desde luego esto parecerá imposible de lograr a los que trabajan con horas redondas y lo desconocen todo respecto de la rectificación y las direcciones.

Pero existen técnicas especiales que permiten realizar estas rectificaciones de la hora natal en base a las fechas (exactas) de sucesos importantes ya acaecidos en la vida de esa persona. Nosotros hemos dedicado largos años a la práctica de la Astrología científica (desde 1954) y en ese lapso acumulamos una gran experiencia empleando esas técnicas de rectificación ya existentes.

Logramos sumar a ellas otra técnica nueva más poderosa que todo lo conocido hasta hoy, nos referimos a nuestras multiclaves simbólicas. Lógicamente estas rectificaciones exigen estudios serios y sofisticado software y hardware. Esto explica el motivo por el cual estas técnicas han tenido poca difusión, dado que aplicarlas no es tarea sencilla ni al alcance de todos.

Bien entendido, la única forma de llevar a cabo una rectificación es mediante direcciones asociadas a hechos vitales del pasado con fecha exacta conocida. Todo lo demás al respecto no es en absoluto ni serio ni efectivo.

Desde luego, no basta con decir que un tema natal ha sido rectificado, sino que debe comprobarse fehacientemente a posteriori en los hechos que gran número de sucesos futuros predichos en base a tal rectificación se van cumpliendo en fecha con gran exactitud (error máximo admisible: a lo sumo dos días antes o después) Sólo cuando esto se verifica puede considerarse a la rectificación como correctamente efectuada.

¡No rectificar los temas natales es poner en situación de riesgo a quienes consultan!

Aclaremos que para llevar a cabo las rectificaciones las técnicas a emplear son las direcciones simbólicas (multiclaves de Spicasc) y las direcciones primarias mundanas y bajo el polo del significador. En esto tienen ventaja neta las direcciones simbólicas, las que son más precisas y tienen menor orbe que las direcciones primarias. Las direcciones secundarias (mal llamadas progresiones) no sirven, pues son altamente ineficaces (en promedio tan sólo una de cada veinte se cumple: esto no sólo es la opinión de quien escribe, sino que lo mismo han comprobado y afirmado especialistas de la talla de Gustav Schwickert y Jacques Reverchon).

Otra técnica absurda para rectificar es la basada en la revolución solar. Con esta última y en el mejor de los casos, la mejor aproximación obtenible es de un grado (cuatro minutos en tiempo), lo que se traduce como hemos visto en errores de hasta un año en las direcciones del radix. Existen desde luego otros procedimientos (aún más disparatados) que deben ser desechados. Por supuesto que rectificar o dar fechas " por intuición " es solo charlatanismo.

Debe prevenirse especialmente contra dos pretendidas maneras de rectificar un tema natal. Una de ellas es el tema de época, vieja quimera impulsada y revivida en este siglo por Schwickert, Chiwa, Sepharial, Bayley, y últimamente por Marr y Starkman. No hemos encontrado hasta un sólo ejemplo rectificado de este modo en que el resultado fuera correcto. Otra parodia son las pretendidas "rectificaciones automáticas" por medio de software especial que también son falsas en su totalidad.

¡No es posible ni serio predecir y explicar los acontecimientos de la vida por medio de tránsitos solamente!

Ya Morin de Villefranche afirmaba rotundamente a comienzos del siglo XVII que "Las revoluciones y direcciones son las paredes y el techo del edificio de la Astrología". Los tránsitos son sólo "una música de fondo" que marca períodos de la vida y tendencias generales. El astrólogo que se basa solamente en ellos se auto descalifica por completo. Pretender hacer en base solamente a tránsitos predicciones precisas en fecha es cosa imposible.

Con un tema natal bien rectificado se logran magníficos resultados y no sólo en lo que hace a predicción de fechas exactas, sino también en otro tema de importancia fundamental en Astrología. Nos referimos a las relocalizaciones de revoluciones solares y lunares, las que no pueden hacerse de manera confiable sin rectificar antes el rádix. Aclaremos que la relocalización de revoluciones lunares no había sido hecha antes en el mundo y fue una idea de quien escribe el probar de relocalizarlas. Para investigar el efecto me usé yo mismo como cobayo. Los resultados logrados fueron tan espléndidos que en la actualidad centenares de personas relocalizan sus revoluciones lunares y mejoran así drásticamente su calidad de vida.

Y ahora algo muy, muy importante: Si Ud. relocaliza una revolución solar o lunar sin poseer un tema perfectamente rectificado corre serios riesgos. En efecto, al no conocer la hora exacta en realidad no se sabe dónde se hallan realmente las cúspides de esa revolución, y sin que nadie lo advierta, estas pueden ubicarse por ejemplo sobre una estrella fija maléfica o bien recibiendo un mal aspecto exacto de un astro maléfico. Esto por supuesto puede llegar a tener funestas consecuencias en su vida, mucho más allá incluso del período de duración de esa revolución. Así se explican además los lamentables resultados de muchas revoluciones mal cambiadas que aparecían como muy promisorias...

Recomendaciones precisas para llevar a cabo las rectificaciones

En primer lugar es imprescindible utilizar cúspides de Placidus, únicas que dan resultados correctos y exactos. Esta recomendación no es una cuestión de gusto personal de quién escribe, sino que surge de minuciosos controles efectuados a lo largo de muchos años sobre una enorme cantidad de temas perfectamente rectificados.

Las cúspides topocéntricas no dan resultados correctos más que en las direcciones a los cuatro ángulos (Asc, IC, VII, MC), que como es sabido, coinciden con los de Placidus. En las direcciones a cúspides intermedias se notan bien pronto los desvíos en fecha si empleamos las cúspides topocéntricas.

Corresponde aclarar que el autor de estas líneas preferiría opinar de otro modo, ya que fue amigo y colaborador de W. Polich y A. N. Nelson Page, los creadores del sistema topocéntrico. Pero lo único que corresponde aquí, por probidad científica, es señalar en forma precisa los hechos observados. Desgraciadamente hay quienes prefieren el negocio a la verdad objetiva y científica y, por ello, siguen haciendo propaganda al sistema topocéntrico, sin haber jamás controlado objetivamente su valor real...

En realidad esta falta de controles se debe además a que no saben rectificar ni trabajar con direcciones. Lo recomendable en estos casos es ante todo tener humildad, completar sus estudios astrológicos y adquirir experiencia antes de pretender enseñar lo que no saben y pontificar al respecto con mucho de dogmatismo...

Lo cierto es que el sistema topocéntrico tiene como única utilidad real la fórmula de los polos para el cálculo de direcciones primarias bajo el polo del significador. Esta fórmula de los polos, como señalaron los mismos Polich y Page en su artículo publicado en la desaparecida revista "In Search", se debe al astrólogo francés André Boudineau. En direcciones simbólicas el sistema topocéntrico fracasa ostensiblemente frente a las cúspides de Placidus.

Bien entendido, todo esto es válido para latitudes norte o sur desde el Ecuador hasta los círculos polares. Más allá de los círculos polares el problema de la domificación no está resuelto aún y no existen más que teorías especulativas al respecto, las que carecen de toda comprobación experimental. La dificultad mayor es, desde luego, procurarse casos de personas nacidas en tales altas latitudes para poder efectuar los controles correspondientes.

En segundo lugar debemos decir algo respecto de la teoría de relocalización preconizada por Jim Lewis, Baigent y otros. Estos autores sostienen que el ser humano al cambiar de lugar de residencia por un lapso largo o breve cambia su tema natal y debe recalcular sus cúspides como si hubiera nacido en el mismo instante en que lo hizo, pero en el lugar donde ahora se encuentra. Nada podría ser más falso ni más contrario a los principios de la verdadera Astrología.

De hecho, esta teoría se refuta automáticamente rectificando temas natales de personas nacidas en otros lugares. Al hacer esto se establece más allá de toda duda razonable que las cúspides de estas personas se hallan exactamente donde estaban cuando ellas nacieron, por más que ahora se hallen viviendo en otro lugar. Las direcciones demuestran esto con rigor y solidez absolutos e incontestables.

Quienes sostienen la teoría de Jim Lewis ponen de manifiesto que nunca han practicado ni nada saben de rectificación ni de direcciones. Pero, claro está, al pensar de ese modo, estas personas no practican y niegan los cambios de revoluciones solares y lunares... Realmente son muchos los beneficios que se pierden!

Fechas del pasado que conviene recolectar para rectificar

Bien entendido, debe tratarse de fechas exactas: día, mes y año. No sirve indicar sólo el mes y el año. En total deberán reunirse por lo menos veinte o más fechas para poder realizar un trabajo serio, preciso y garantizado. La cantidad ideal serán treinta fechas o más. 

Estas pueden ser las de: 


1) Viajes largos y cortos (día de partida y de regreso).
2) Noviazgos o romances (cuando se conocen y cuando comienza).
3) Mudanzas.
4) Trabajos nuevos (cuando se le anuncia y cuando comienza).
5) Enfermedades (cuando se declaran).
6) Operaciones quirúrgicas (en que fecha tuvieron lugar).
7) Casamientos.
8) Fechas de nacimiento de hijos.
9) Enfermedad o fallecimiento de familiares próximos.
10) Perder un trabajo. Peleas.
11) Reuniones importantes de todo tipo (incluso fiestas).
12) Accidentes.
13) Cobros de dinero, herencias y legados importantes.
14) Fecha de fallos judiciales (notificación).
15) Comienzo de nuevas amistades importantes.
16) Fecha de compra de propiedades o vehículos.

Fuentes de fechas: pasaportes y agendas nuevos y viejos, familiares y amigos memoriosos, títulos de propiedad, documentación de vehículos, viejas cartas e invitaciones...