jueves, 22 de mayo de 2014

Propiedades medicinales de las esencias. Por Artemisaille.







PROPIEDADES MEDICINALES DE LAS ESENCIAS

 

 

Albahaca: antidepresiva; antiséptica; tónica digestiva; estimulante de las glándulas suprarrenales; afrodisíaca. Indicada para el tratamiento de la depresión, desmayos, fatiga mental, migraña, náuseas, y tensión nerviosa. En la antigua roma era considerada un remedio universal.
Canela: antiséptica, estimulante cardiaco, circulatorio, digestivo y respiratorio; antiespasmódico; antídoto contra las picaduras; afrodisíaca. Indicada para combatir la debilidad, enfermedades contagiosas, infecciones, impotencia y mordeduras de serpiente. Se le atribuye la facultad de “espantar” las malas energías.
Cajeput: antiséptico; analgésico; insecticida. En congestión pulmonar, neuralgia y acné.
Cedro (madera de): antiséptico; astringente; sedante; estimulante de la digestión; expectorante; afrodisíaco. Indicado en congestión pulmonar, eccemas y afecciones de piel, y para estimular la respuesta sexual. Parece ser la primera esencia destilada, utilizada ya por los egipcios en el embalsamamiento de cadáveres. Se le atribuye la capacidad de mejorar la vida familiar y los amores.
Ciprés (hojas de): astringente; reconstituyente; antiespasmódico desodorante. Indicado para combatir la tos, reumatismo y gripe, reducir varices, como cicatrizante de heridas y regulador de la tensión muscular y nerviosa. Fue el perfume favorito de los asirios.
Clavo: antiséptico; antiespasmódico; analgésico; estimulante físico y mental.
Enebro (bayas de): tónico del sistema nervioso; estimulante de la digestión; diurético. Recomendado en caso de digestiones lentas, retención de líquidos, reumatismo, llagas y heridas, y psoriasis (previo raspado de las placas).
Eucalipto: antiséptico; tranquilizante; repelente de insectos. Indicado en gripes, sinusitis, laringitis, asma, tos, reumatismo y como cicatrizante.
Geranio malvarrosa (hojas de): tónico; estimulante de las glándulas suprarrenales; analgésico; astringente; repelente de insectos. Indicado en heridas , quemaduras, neuralgias, mala circulación, mastitis y como tonificante de la piel.
Laurel: antiséptico; tónico; descongestivos. En afecciones pulmonares y resfriados. El ron de laurel se recomienda como tónico capilar.
Lavanda: antiespasmódico; calmante del dolor; antiséptico; reconstituyente; repelente de insectos. Utilizado en trastornos nerviosos, como relajante, en heridas, quemaduras y acné. Es la mejor esencia para el jabón de ducha y, de hecho, el término lavanda procede del latín lavare. Se le atribuye el poder de activar el yo altruista, la rectitud moral, vitalidad del organismo y pensamiento, simpatía, elocuencia e inclinación al trabajo. Es además antídoto contra los maleficios.
Limón (corteza de): tónico; antiséptico; diurético. Retrasa el envejecimiento, previene el endurecimiento de los tejidos y repele los insectos. Además, se le atribuye la capacidad de frenar y moderar las cualidades excéntricas, evitar enfermedades infecciosas, agilizar los reflejos y aumentar el mérito personal.
Manzanilla: tónica; calmante; analgésica; antibacteriana; antihistamínica. Indicada para problemas de piel, inflamaciones, tensión nerviosa, neuralgia, problemas digestivos, insomnio y reumatismo.
Menta piperita: estimulante del sistema nervioso, digestivo y circulatorio; diurética; antiespasmódica; analgésica; repelente de insectos. Utilizada para combatir la fatiga, indigestiones, flatulencias, migrañas, asma y bronquitis, y retención de orina (en baños). Se le atribuye el incremento de la fuerza física, eliminación de cansancio e inquietudes, y disminución del complejo de inferioridad.
Mirra (resina de): antiséptica; astringente; tónica. Indicada en infecciones, heridas, úlceras de piel y boca, asi como en problemas nerviosos. Además, activa el yo altruista y mejora las relaciones con los demás, aunque inclina más a la amistad que al amor.
Nerolí (flor de naranjo amargo): eficaz antidepresiva; antiséptica; digestiva; sedante; afrodisíaca. Mantiene el equilibrio físico, aumenta la salud vital y la longevidad y excita las cualidades pasivas e imaginativas (religiosidad, clarividencia, cualidades artísticas…).
Olívano (resina de): antiséptico; coagulante; sudorífero. Indicado para el tratamiento de heridas, bronquitis y asma, en dolores de los miembros inferiores, reuma y gota. Es el auténtico incienso, utilizado en iglesias como purificador del ambiente. Vuelve a la persona más práctica (ayudándole a materializar las cosas), aumentando su patrimonio.
Pachuli (hojas de): antiséptico; antidepresivo; sedante; afrodisíaco. Utilizado en problemas de la piel, ansiedad y como estimulante de la respuesta sexual. Se le atribuye influencia en el equilibrio físico e incidencia sobre el yo romántico y pasivo. Modera el gasto de energía vital, alargando la longevidad. Además atrae la suerte.
Pino (resina y hojas de): potente antiséptico; diurético; estimulante de las glándulas suprarrenales. Indicado en todo tipo de infecciones, retención de líquidos, fatiga, reumatismo, gota, gripe y bronquitis, e impotencia.

 Romero: estimulante general; estimulante de las glándulas suprarrenales; antiséptico pulmonar; descongestivo; repelente de insectos. Se administra en casos de fatiga, resfriados, gripe, reumatismo, gota, problemas de piel, jaquecas, para la reducción de grasa de los tejidos y agotamiento cerebral (en baños, aunque si se realizan por la noche, impedirán conciliar el sueño). De él se dice que purifica el cuerpo y el espíritu, estimula la circulación, aumenta la confianza en uno mismo, hace ver las cosas con sentido realista, ser activo y enprendedor.
Rosa (pétalos de): antibacteriana; reguladora de los órganos sexuales femeninos; antidepresiva; astringente; sedante; tónico para el corazón, estómago, hígado y útero; afrodisíaca. Recomendada en depresiones, falta de impulso sexual femenino, náuseas, dolor de cabeza, insomnio y cuidado de la piel (en duchas). Excita el espíritu, corazón y sentidos, proporciona sensibilidad, eleva el alma y atrae la suerte en el plano material.

 Salvia (Salvia oficinalis): llamada por los romanos “hierba sagrada”. Es tónico general; antiséptica; diurética; regulador de la presión sanguínea; regulador del sistema reproductor femenino. Indicada para la fatiga, nerviosismo, asma, bronquitis, es la más adecuada para los problemas de la menopausia, tensión baja. Se utiliza aplicada en duchas. Se le achaca que inclina a la sabiduría, al amor compartido –más platónico que sensual- estimula la intuición y vuelve a las mujeres más fecundas. La salvia utilizada en aromaterapia es S. esclarea.
Sándalo (raíces de): árbol sagrado en la india, razón por la cual todos ellos son propiedad del estado. Potente antiséptico; antiespasmódico; antídoto contra las picaduras. Se aconseja en casos de fatiga, problemas digestivos, enfermedades infecciosas, reúma, inflamaciones cutáneas, asma, mordedura de serpiente y parásitos intestinales. Se dice que compensa el desequilibrio causado por una “falta de higiene moral”, combate los disgustos, el estrés y el asco, además de ser un elemento de entendimiento familiar y buena vecindad.
Vetiver (raíces de): en perfumería se le denomina “aceite de la tranquilidad”. Está indicado en casos de ansiedad y tensión nerviosa. Inclina a la sabiduría, fortalece la voluntad y equilibra las funciones vitales.  

Ylang-ylang (flores de): regulador de la presión sanguínea; sedante; antiséptico; afrodisíaco. Combate la hipertensión, las infecciones intestinales y la impotencia. Se le atribuye la eliminación de dudas e inquietudes, el aumento de la confianza en uno mismo, que favorece y fija las colaboraciones y amistades de carácter intelectual. 


 http://laboticasecreta.blogspot.com.es/