martes, 29 de julio de 2014

El planeta Plutón en Capricornio. Por Alessandra Cuéllar.








Plutón. Mucho se ha dicho y se sigue diciendo en el mundo de la astrología y de la astronomía. Para algunos planeta, para otros planeta enano. Para algunos benefactor, para otros maléfico. Lo cierto es, que por donde pasa, deja su huella y su legado.
La órbita de Plutón es la más excéntrica de nuestro sistema solar y su movimiento es el más lento de todos los planetas. Tarda aproximadamente 248 años en pasar por todo el zodíaco y está en cada signo entre 12 y 32 años. A causa de su movimiento lento, su influencia es abstracta y el individuo no la siente de ningún modo inmediato. Pero el impacto final de Plutón, como todo lo que tarda en desarrollarse, es profundo y de largo alcance. La entrada de Plutón en un nuevo signo, deja huella en toda una generación.


Plutón representa tanto el impulso reformador como el destructor. Rige nuestro subconsciente más profundo y como personifica el principio de transformación y regeneración, puede enlazar el mundo espiritual con el material. Plutón estuvo por última vez en Capricornio desde 1.762 hasta 1.778. Esta fue la época de la declaración de independencia norteamericana, del incidente del té en Boston, de la invención de la máquina de vapor por Watt, del reinado de Luis XVI y María Antonieta. La revolución industrial estaba en pleno auge. La rigidez de muchos gobiernos de la época llevó a rebeliones y levantamientos en años posteriores. Capricornio regido por Saturno, representa la disciplina, responsabilidad, la política, los gobiernos, la organización y ambición. Es la sabiduría a través de la experiencia, es el orden y el poder a todos los niveles, es el alcance de la maestría.
Saturno y Plutón en la mitología tienen algo en común: ambos se asocian con la oscuridad, con la destrucción, con el demonio, con las profundidades del caos, del cual surge una nueva vida o nace una nueva consciencia. Plutón es el verdadero amigo de Saturno y no su enemigo; al estar conectados, dan más potencia a las fuerzas del inconsciente, a los poderes mágicos del cosmos, así como profundizan las lecciones kármicas. Esto sería negativo si se produjera un estancamiento, pero es muy positivo si se da una superación y evolución kármicos; en este caso, el cosmos ofrece unos poderes muy superiores a los procedentes del poder colectivo, aunque en un principio hay que superar unas fuertes iniciaciones para poner a prueba si este poder colectivo se va a utilizar a favor del resto de la humanidad o va a ser usado egoísta e individualmente. Una vez más tenemos el libre albedrío para decidir cuál camino vamos a escoger como individuos y como sociedad.
Los dos dioses simbolizan procesos de psique, ambos llevan al individuo a la oscuridad, y ambos llevan consigo una sabiduría a través del sufrimiento y la purificación. Ambos se relacionan con el crecimiento de la consciencia, crecimiento que está siempre acompañado de las luchas con la sociedad como reflejo de su propio proceso inconsciente.
Plutón inició su tránsito por el signo de Capricornio el 26 de enero del 2.008 y seguirá su camino hacia Acuario a partir  del 20 de enero del 2.024. Es decir, tendremos más o menos 16 años para realizar las transformaciones que como individuos y como sociedad debemos realizar.
En nuestros deseos y anhelos, pedimos siempre un mundo más justo, con más equidad, con más humanidad. Sin embargo, a veces creemos que el logro de ese mundo que soñamos depende de los gobernantes que elegimos o una que otra figura de poder. Y tiene sentido, ya que ese  ha sido el “orden” establecido por nosotros mismos. Ahora, tenemos la oportunidad de construir ese mundo soñado, pero debemos tener en cuenta que, Plutón en Capricornio transforma el orden. Es decir, ya no depende el cambio de una figura de poder, ya sea presidente, guía espiritual o líder revolucionario. Depende de cada uno de nosotros, y de cómo trabajemos en sociedad. También, que debemos primero destruir lo establecido ya que tenemos suficientes pruebas de que no está funcionando. Y ese orden establecido parte desde cómo estamos llevando nuestras vidas. Así que, debemos prepararnos para los cambios que nos llevarán a buscar dentro de nosotros mismos esa luz necesaria para la construcción de un nuevo orden.
Plutón eleva la materia al espíritu, y tal vez sea por ésto, que los primeros en sentir este tránsito sean las personas que siguen un camino espiritual serio y de mucho compromiso interior. Son ellos, generalmente, quienes abren los caminos viviendo ellos mismos diferentes situaciones que les hacen alcanzar tomas de conciencia y transformaciones que servirán más adelante para guiar e inyectar confianza a los demás cuando empiecen a sentir los movimientos en su vida y la caída de sus estructuras.
Predecir cómo será nuestra sociedad en el 2.024 es un poco arriesgado,  imaginarnos la conciencia que traerán  los niños que nazcan durante estos 16 años es muy esperanzador. Sin embargo, nos corresponde a nosotros aquí y ahora vivir este proceso. Que puede ser de mucho avance si así lo decidimos. La clave es permanecer conectado con la Fuente, con el Todo y reconocer en nosotros mismos esa unidad con el Todo. De esta forma podremos vivir en presencia (el aquí y el ahora), permitir que seamos guiados hacia los cambios que debemos realizar, recibir la fortaleza  para realizarlos con alegría y tener la confianza de que todo está sucediendo como debe ser. 



 http://www.comunidadpaganamx.com/index.php/indice-de-temas/52-interpretaciones-astrologicas-numerologicas-etc/113-pluton-en-capricornio