domingo, 21 de septiembre de 2014

La Secta. Por Adela Ferrer.












Secta


La secta es un concepto astrológico antiguo en el que los siete "planetas" tradicionales (incluso el Sol, la Luna y los cinco planetas) se asignan a dos categorías diferentes: la secta diurna o nocturna.

Los planetas diurnos están más cómodos y poderosos cuando ellos aparecen en cartas en la que el Sol está sobre el horizonte. Ellos son:
  • El sol
  • Júpiter
  • Saturno

Los planetas nocturnos están más cómodos y son más poderosos cuando ellos aparecen en cartas en la que el Sol está debajo del horizonte, o por la noche. Ellos son:
  • La luna
  • Venus
  • Marte

Mercurio, es un planeta hermafrodita y muy adaptable, no posee ninguna secta inherente. Mercurio cambia su orientación de la secta y esto depende de si es oriental del Sol (es decir, posicionado de tal manera que se levanta antes que que suba el Sol) en este caso es de secta nocturna; u occidental (es decir, que suba después de que el Sol suba y se oculte después de que el Sol se oculte) en este caso es de secta nocturna.

Como puede verse por el ejemplo de Mercurio, este planeta es más oscuro cuando es occidental; la secta es una forma de polaridad astrológica, como la distinción que se hace entre los planetas masculinos y los planetas femeninos. Algunos planetas fueron vistos como más fuertes en un ambiente positivo masculino, y otros fueron vistos como más eficaces en un ambiente negativo o femenino, para un planeta está en una secta en cualquier carta dada, esto fue un asunto de una importancia particular para los astrólogos Helenísticos que dieron un mayor peso a la secta que cualquier otro factor astrológico.

La astrología medieval se volvió muy compleja, más aun cuando se trataba de definir las secta--aunque considerablemente el propio factor se puso menos importante . Los astrólogos árabes de las Edad media, definieron tres formas de sectas:
  1. Un planeta está en la secta cuando está en una carta dónde la posición del Sol corresponde a su secta (como Júpiter en una carta de día, o cuando el Sol está sobre el horizonte; o Marte en una carta nocturna, cuando el Sol está debajo del horizonte).
  2. Un planeta todavía puede estar en alguna secta si su polaridad del signo corresponde con su secta que le es inherente (la idea es que Aries, Géminis, Leo, Libra, Sagitario, y Acuario sean los signos masculinos o diurnos, considerando que Tauro, Cáncer, Virgo, Escorpión, Capricornio y Piscis eran los signos femeninos o nocturnos.) Por consiguiente Venus en Virgo está en la secta por signo porque Virgo es un planeta negativo, o femenino, o un signo nocturno;
  3. Un planeta todavía podría tener algo de dignidad de secta  si está en el hemisferio de la carta que corresponde a su secta que le es inherente--por ejemplo, si Júpiter está en el mismo hemisferio que el Sol, esté o no esté el Sol sobre el horizonte, o si Venus está en el hemisferio opuesto al Sol, si el Sol está o no está está debajo del horizonte.

Se dice que los planetas que satisfacen toda estas tres condiciones de la secta están en Hayz, pero no está claro cómo se compara la fuerza del Hayz con las fuerzas de las dignidades esenciales.

El luminar de la secta es el luminar del cual se dice que gobierna cada secta. El Sol es el luminar de la secta en una carta del día (donde el Sol es sobre el horizonte) y la Luna es el luminar de la secta en una carta nocturna (cuando el Sol está debajo del horizonte.) Esta distinción era crucial para determinar la situación de las Porciones o partes astrológicas--sobre todo en la astrología Helenística.
Wikipedia



Hay 2 teorías fundamentales que definen las naturaleza de los planetas (y por consiguiente también de los nacimientos ), aquellas que pertenecen a la luz del día y aquellas que pertenecen a la oscuridad de la noche. En otros términos, un nacimiento es de secta diurna (día) o de secta nocturna (noche) - Génesis 1:16. Si un nacimiento ocurre en el día entonces el Sol es dominante en la carta, junto con Saturno y Júpiter; pero si es de noche entonces la Luna se vuelve dominante junto con Venus y Marte. La secta es uno de los muchos factores de peso a ser considerado para juzgar un nacimiento. Si por ejemplo, usted nace por la noche entonces la posición de la Luna y las posiciones Marte y Venus son cosectarias; pero si es de día entonces considere el Sol y Júpiter y Saturno. Usted puede confundirse sobre todo por la opción de los planetas si usted sigue la tradición moderna de la práctica astrológica. Las raíces de esta doctrina proceden de la antigüedad pero tienen un fundamento firme en la filosofía natural de Aristóteles.

Según Aristóteles había 4 elementos; fuego, aire, tierra y agua. Había también 4 cualidades; caliente, frío, húmedo y seco. El Sol que funciona de día es considerado caliente y seco y es del elemento fuego. La Luna es de la noche y es considerada naturalmente fría y húmeda . La noche se relaciona con el agua pero el calor la seca; tiende a estar más fresca por la noche . Esto realmente tiene algo de sentido común. Los otros planetas también comparten estas calidades elementales, notará que Mercurio no pertenece a ninguna secta porque Mercurio es común a ambos.
Saturno tiene naturalmente mucho frío y seco; este humor fisiológico se llama melancólico y corresponde al (otoño). Saturno, Venus y la Luna son naturalmente planetas fríos, Marte, Júpiter y el Sol son naturalmente calientes; ¿así entonces porqué Saturno es naturalmente de la secta del día y Marte que se relaciona con los ataques es de una secta nocturna? Esto es porque el Sol, Luna, Júpiter y Venus son los planetas benéficos naturales, pero Marte y Saturno son los maléficos y deben neutralizarse para estar en la secta. Por ejemplo, si es de día, Marte está fuera de secta porque el calor del día se pone excesivo. Por la noche, Marte está en la Secta, porque el calor y sequedad de Marte se retienen por la noche fresca y húmeda, domesticando la tendencia maléfica Marte . Esta es la razón que se dio cuando cuándo se preguntó si 2 generales nacieran con habilidades aproximadamente iguales, quien ganaría en una batalla?; Bonatti dijo que quien hubiese nacido por la noche era capaz de controlar sus impulsos acelerados y calientes (cf. Liber Astronomiae). Saturno trabaja de la misma manera, pero es de la secta diurna porque necesita ser calentado, debido al demasiado frío que soporta, por la luz del día para que pueda expresar sus cualidades más positivas. 
 
Curtis Manwaring


La secta o haiz (del griego hairesis: secta, clan, escuela) de un planeta es la concordancia entre la condición diurna o nocturna de dicho astro y el horóscopo diurno o nocturno en el que lo hallemos.
Los planetas se ordenan en dos grupos o sectas: el de los astros del día y los astros de la noche. El luminar o jefe del día es el Sol y en su secta o séquito se encuentran los planetas masculinos y diurnos: Júpiter y Saturno. El luminar o jefe de la noche es la Luna y en su haiz o cortejo se encuentran los planetas femeninos y nocturnos: Venus y Marte.
Con respecto a Mercurio, el mensajero, por ser un planeta ambivalente se le otorga condición diurna cuando es oriental al Sol, ya que al aparecer antes que él, está anunciando el día, lo que le convierte en un planeta más "activo" y "masculino"; mientras que se le considera nocturno cuando es occidental al Sol, se pone tras él anunciando la noche convirtiéndose así en "nocturno" y "femenino".   

Un planeta en su secta no adquiere una mayor fuerza, sino que adquiere una mejor forma de manifestar sus propiedades. A mejores condiciones de hairesis, mejor las podrá manifestar, de forma que:

- Para los planetas diurnos -Sol, Júpiter y Saturno-, las mejores condiciones para su expresión será cuando se hallen: a) en una carta diurna; b) sobre el horizonte; c) crecientes en luz; d) en signo masculino; y e) en una cuarta masculina del horóscopo: (el primer cuadrante, que es el espacio ocupado por las Casas XII, XI y X; y el tercer cuadrante, que es el espacio ocupado por las Casas VI, V y IV) .

-Para los planetas nocturnos -Luna, Venus y Marte-, las mejores condiciones para su expresión será cuando se hallen: a) en una carta nocturna; b) por debajo del horizonte; c) menguantes en luz; d) en signo femenino; y e) en cuarta femenina del horóscopo: (el segundo cuadrante, que es el espacio ocupado pro las Casas IX, VIII y VII; y el cuarto cuadrante, que es el  espacio ocupado por las Casas III, II y I).

 El valor que podríamos otorgarle a un planeta por su situación en secta o haiz sería equivalente al que le daríamos por estar en faz, en término o en gozo."

 Adela Ferrer