martes, 23 de septiembre de 2014

Sinastría : el descubrimiento de Schreiweiss. Por Dr. Spicasc.











Sinastría: el descubrimiento de Schreiweiss.

Dr. Spicasc

La falta de confiabilidad de muchos de los procedimientos clásicos de sinastría llevó al astrólogo alemán Iohannes Schreiweiss a investigar el asunto desde un punto de vista global. El resultado fue un notable descubrimiento. El halló que en el caso de una pareja amorosa se daban las condiciones que aseguraban la felicidad y duración de esta si se cumplía una notable y curiosa condición, que en lo que sigue pasaremos a detallar brevemente.

La aplicación del método de Schreiweiss exige que ambos temas natales se hallen correctamente rectificados o que el error de la hora de nacimiento no exceda de los cuatro minutos aproximadamente. De lo contrario, se puede fracasar por la inexactitud de los datos disponibles. No sería honesto ocultar este hecho como tampoco lo es estudiar la sinastría de temas con errores considerables de la hora natal.

La condición hallada por Schreiweiss es estricta y precisa: si se cumple es SI, la pareja es armónica y estable. Si no se cumple o sólo parcialmente, revela que hay imperfecciones en la relación que atentan seriamente contra su dicha y/o estabilidad o duración.

Partimos de uno de los dos temas natales rectificados y generamos una nube de puntos de la siguiente manera: consideramos los siete astros de la Astrología clásica y solamente a estos: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. A partir de estos (y solamente de estos) se deben formar pares. Por ejemplo: Júpiter - Marte y se generan a partir de sus posiciones los siguientes puntos:

1) Puntos de conjunción (2 puntos).

2) Sumar y restar a cada uno la mitad y el doble de la menor distancia entre ambos astros (total: 7 puntos).

Formando todos los pares de astros posibles (21 pares: el orden no interesa) se generan (a lo sumo) 154 puntos. Y decimos a lo sumo pues algunos de ellos pueden eventualmente coincidir.

Estos puntos así generados deben cubrir la totalidad de los 10 astros (de Sol a Plutón) y 12 cúspides del otro tema con orbe a lo sumo de dos grados. En algunos casos de parejas muy perfectas el orbe es a lo sumo de un grado, como observó el mismo Schreiweiss.

Ahora debe repetirse todo este procedimiento a partir de los siete astros del segundo tema y asegurarse que los puntos que se generan cubran todos los astros y cúspides del primer tema natal. Si esto también se cumple, la pareja es perfecta, de los contrario existen riesgos que pueden llevar a su fracaso.

La perfección de la pareja exige que todos los astros y todas las cúspides de ambos temas queden cubiertos por los puntos generados, en cada caso a partir del otro tema.

Este procedimiento, tan certero como notable y curioso, me fue enseñado por mi maestro el Prof. Don Carlos Reichelt, quien con paciencia de monje benedictino, realizó manualmente para muchísimos casos los muy largos cálculos que el método requiere. En esto consistía la debilidad de este procedimiento. Pero ahora gracias al muy útil programa confeccionado por el Lic.  Martínez  es  cosa simple y rápida aplicar el método de Schreiweiss.

Se  usan cúspides de Placidus, único método científico de domificación. La experiencia ha mostrado sobradamente que las únicas cúspides correctas y exactas son estas para latitudes comprendidas entre el ecuador y los círculos polares. Todo investigador serio puede y debe comprobar esto que afirmamos. La forma más simple de hacerlo es mediante direcciones simbólicas a las cúspides intermedias. Desde los círculos polares hasta los polos el problema de la domificación aún no está resuelto.

Importante: El método de Schreiweiss sólo se aplica a parejas amorosas normales, no a socios, amigos o a otro tipo de relación.