sábado, 1 de noviembre de 2014

Júpiter retrógrado. Por Rafa Cañete.








 

 


El símbolo de Júpiter representa una media luna del Alma en el brazo occidental de la cruz de la Materia, es decir, que se encuentra en la parte izquierda de la cruz. Esto quiere decir que la sabiduría se logra tras atravesar las fases iniciales de la vida, y eso constituirá más tarde su sabiduría. Dicho de otra forma, Júpiter representa nuestra evolución espiritual después de haber estado en tierra viviendo la experiencia de lo práctico, pues la materia, nuestra existencia terrenal, es lo que constituye la raíz de la sabiduría y de la espiritualidad que podamos alcanzar en el futuro.

Con Júpiter Retrógrado, la idea se invierte, y es como si la media luna del Alma estuviera en el brazo oriental de la cruz de la materia, es decir, a la derecha, lo que simboliza que la búsqueda de la verdad y de la espiritualidad antecede a la satisfacción de las necesidades más prácticas, eludiendo en muchos casos el querer mezclarse con la realidad material, a la que se ve mezquina y muy por debajo de las infinitas posibilidades que imagina este emplazamiento. Júpiter Retrógrado es poseedor de una gran sabiduría, muchas veces casi profética, pero le cuesta expresarla, y muchas veces tiene que desarrollar mucha paciencia antes de ver que los demás escuchan las verdades que tiene que decir. De este modo, Júpiter Retrógrado brinda la oportunidad de un viaje tremendamente espiritual, pero puede generar un conflicto con el mundo exterior, ya que el idealismo predomina sobre el espíritu práctico. Este emplazamiento acentúa el carácter de buscador de la verdad de Júpiter, y eso puede provocar un gran disgusto a la hora de confrontar lo que tiene en su alma, aprendido de encarnaciones anteriores, con lo que la realidad mundana tiene para ofrecerle.

Júpiter Retrógrado es un gran estudioso de la mente, y busca una gran riqueza y experimentarla dentro de sí mismo. Es un gran experto para captar la esencia de las cosas, pero tiene dificultades con los detalles prácticos necesarios para poner en práctica el conocimiento intuitivo que adquieren sobre los demás y las cosas.

Básicamente, Júpiter Retrógrado es un espíritu libre que trata de mantener siempre su individualidad. Aunque los principios sociales le puedan parecer adecuados, y pueda incluso respetarlos, suele mantener siempre una gran lealtad a su propia individualidad. Y todo ello a pesar de mostrarse callados con frecuencia, a menos que hablen, y pueden captar en bloque cosas que a los demás les pierden en laberintos intrincados.

Una de las grandes lecciones de Júpiter Retrógrado es aprender a ser honesto consigo mismo. Cuando esto se consigue, este emplazamiento brinda al individuo la oportunidad de verse a sí mismo a través de la mente superior, lo que puede hacer que su búsqueda en esta vida tenga más que ver consigo mismo que con conseguir algo de cara al exterior.

El gran karma de Júpiter Retrógrado tiene que ver con la introspección en uno mismo a través de la mente superior. La meta de esta posición es una búsqueda interior.

Tal vez en una vida anterior respetó mucho algún principio religioso o espiritual que el individuo ha visto violado, y en la vida actual puede estar más decidido aún a conservar el valor de dicho principio en su mente. La posición por signo, casa y aspectos puede arrojar luz acerca de cuál puede ser ese principio. De todos modos, un característica esencial de este emplazamiento es que vive la verdad por dentro, y pocos se enteran de las interminables discusiones filosófico-religiosas que el nativo libra en su interior.

Muchos individuos con este emplazamiento dan la impresión de ser viajeros de la vida, en el sentido de que cualquier sitio puede ser su hogar, y que cualquier momento es ahora. Aunque físicamente no se hayan movido mucho, dan la impresión de estar un poco desarraigados en esta existencia actual. Júpiter Retrógrado es un profeta oculto tras una capucha que ausculta los grandes misterios de la humanidad cuando nadie puede verlos, o a escondidas. Sin embargo, cuando encuentran la posibilidad de sacar afuera su sabiduría, pueden ofrecer grandes consejos a los demás y servir de guía. Júpiter es también el guía o el maestro, y en esta posición, puede llegar a manifestarse cuando se deje ver y, sobre todo, cuando decida bajar a tierra y probar la vida mundana con sus trivialidades y responsabilidades.
 
 
 http://plutonencapricornio.blogspot.com.es/2011/03/jupiter-retrogrado-en-la-carta-natal.html