domingo, 16 de noviembre de 2014

Quién fue John Thomas ?. Por Dr. Spicasc









 


El extraordinario vidente John Thomas nació en Cwmbau, Caerinion Castle el 9 de noviembre de 1826. Charubel era en realidad el nombre de una sociedad ocultista-espiritual fundada por él. Cada miembro tomaba un nombre místico tomado generalmente de las estrellas, un número y un símbolo geométrico. Otras veces el nombre se tomaba del idioma hebreo. La sociedad tenía miembros en todo el mundo y se interesaban en temas esotéricos pero finalmente se disolvió por no tener el éxito esperado. Conocemos estos detalles por el testimonio de Alan Leo, quién conoció a Charubel en 1890.
John Thomas difundía sus ideas en unas revistas mensuales que el mismo editaba y a través de una muy extensa correspondencia.

El siguiente informe sobre la vida de John Thomas apareció en las Shiburry news, periódico comandado por S. Barnet, quién escribió: “Hace poco falleció en Manchester un hombre muy recordado con agradecimientos y cuya memoria es especialmente honrada por los habitantes de varias localidades: Caerinion (lugar natal), Caersws, Curry, Wells, Caernosefu, etc. En el año 1851 estudió en el Bala College teología calvinista y metodista. El poseía una muy fuerte constitución y un intelecto vivaz, agudo y una fuerte espiritualidad. Esta combinación le daba un temperamento con rasgos proféticos y con una maravillosa fuerza curativa.
Los calvinistas, incluso los más importantes de todos los tiempos, a tales fenómenos no los comprenden en absoluto y generalmente se los atribuyen al mismo diablo, así que se encontró John Thomas ante la alternativa de ser un predicador en la secta o de ejercer estos dones que él poseía.

Finalmente renunció a ser un predicador. Siguió su camino solo. Se dedicó a estudiar los interesantes problemas que planteaban las leyes de la naturaleza y las leyes de la vida.
Sus siguientes sesenta años de vida están plenos de muy interesantes investigaciones sobre los secretos de la madre naturaleza. Su lema era “interiormente y no exteriormente”. De que bien realizó él esto tengo yo numerosos ejemplos”.

El mismo S. Barnet pasó trece años en Nueva Zelandia, poseyendo similares dones e inclinaciones y después retornó a Inglarerra. En sus frecuentes visitas a la biblioteca Ryland halló una maravillosa colección de libros extraños y antiguos manuscritos y tuvo ante él muchos libros de John Thomas. Al respecto agrega “Era (Thomas) un verdadero gran hombre, el más grande autor vque yo haya conocido en mi vida, un príncipe de la espiritualidad. Con 82 años lo encontré recostado en su cuarto, pero siempre con sus estudios y su ciencia. No podía ya salir de su habitación. Siempre mantenía él una activa correspondencia con todo el mundo y recibía visitantes que habían viajado mucho para verlo: esoteristas, astrólogos, sanadores, espiritistas, llegados desde lejos y se sentaban como alumnos o discípulos a los pies de un gran maestro para escucharlo.
Pocos iniciados saben que John Thomas era la cabeza de una Orden Esotérica y el padre de una Hermandad que se extendió a todo el mundo. En la magia el era un verdadero adepto y poseía precisos y ricos conocimientos de los espíritus de la naturaleza en nuestro planeta. Como también de los habitantes y condiciones de vida en otros mundos, incluso el Sol. Todos los nombres sagrados y sus fuerzas ocultas eran conocidos por él.
En su momento Thomas pasó por muchos y muy maravillosos fenómenos c de este tipo. En un amplio círculo de lectores él era conocido y apreciado con el nombre de Charubel. Su primera publicación fue una gran obra titulada “El país de la Biblia”, dedicada a lectores dela Biblia. A esta siguieron “Una visión del polo norte”, “La esfera geosónica”, “Los símbolos de los grados del zodíaco”. Su mayor y última publicación fue “La psicología de la botánica, de las plantas y los minerales”.
Por muchos años John Thomas fue el editor de la revista “El vidente”, y luego otras “El ocultista” y una tercera “El espiritista”. Todas estas obras son ricas en filosofía natural y redactadas tanto en poesía como en prosa y solo serán reconocidas en todo su valor con el paso de los años. El no era persona para actuar en público, aunque era conocido en toda Inglaterra y especialmente en Gales.
Por un tiempo John Thomas usó otro seudónimo, Julio Balsamo (quizás inspirado en José Balsamo o Cagliostro-N. del T.) y con este nombre lo siguió una gran e influyente cantidad de gente.
Cuando los médicos se equivocaban y la ciencia no tenía nada que decir John Thomas con sus conocimientos superiores y alta ciencia se mostraba como un ángel salvador. Las heridas y el reumatismo eran los temas de su especialidad y no pocos le deben la curación sin que él siquiera los hubiera visto.
El recibía una carta, por videncia conocía su estado y curaba al enfermo. El usaba y apreciaba mucho en su práctica las hierbas pero sus éxitos los lograba basándose en su poder para obrar por medios psiquicos. Horóscopos y talismanes los hizo él por centenares. El los dibujaba en pergamino y hacía que los interesados los llevaran encima para su curación y protección. En su larga práctica como ocultista el vivía frugalmente. Solamente en Gales hay centenares que bendicen su nombre y lamentan su pérdida.
El estudió con dedicación las Escrituras judeo-cristianas, era muy dado a la oración y lleno del Espíritu Santo. Para citar sus propias palabras: “La verdadera religión es verdadera magia, es la unión de los seres humanos con Dios. Esta unión es la meta y el fín de la verdadera magia”.
Falleció John Thomas en Manchester a los 82 años el 11 de noviembre de 1908”. 

EL SIMBOLISMO DE LOS GRADOS DEL ZODÍACO 
 
Esta extraordinaria obra de John Thomas asombra a menudo por la precisión de sus símbolos. Fue obtenida por medio de sus muy desarrolladas facultades de videncia. Lo recomendable es usar la para investigar cada grado ocupado por astros o cúspides en nuestro tema natal. Cada símbolo aportará algo o mucho al conocimiento de nuestra personalidad o destino. Un talento excepcional como era el Prof. Don Carlos Reichelt usaba a menudo esta obra para orientarse en una pre-rectificación de un tema natal.

Usar correctamente los símbolos de John Thomas requiere una pequeña precaución. Como para cada signo zodiacal los grados van del 1ºal 30ºes necesario redondear para arriba los valores. Por ejemplo, si el Sol se halla en 26ºAries 30’ 25’’ deberemos leer el símbolo correspondiente al grado 27ºde Aries. Pero la experiencia aconseja leer también el símbolo correspondiente al grado 26ºo sea el anterior.


http://www.astro-campus.com/articulos/MARTINEZ/sabianos.htm