martes, 4 de noviembre de 2014

Urano retrógrado. Por Milena LLop.








Urano retrógrado


Recordemos lo que Urano, planeta descubierto en 1781 y que se asocia con los cambios revolucionarios, la energía de fusión, (Amor) y de fisión (desintegración) propone, provoca, libera el cambio que tarde o temprano sale a la luz. Urano exige que aprendamos la lección que abarca la necesidad de evolución. ¿Qué ocurre cuando esta carencia no es satisfecha? La energía uraniana es poderosa, es Hochmah en el Árbol Cabalístico y su fuerza amorosa nos sana o nos lleva al límite de nuestras fuerzas. Es donde se origina la tensión, la crisis y también la creatividad, el resurgimiento del impulso amoroso que evoluciona hacia las mejoras sustanciales de nuestra vida.

Con el tránsito de Urano en Aries, nos vemos obligados a modificar lo que no está en línea con lo que nuestro Yo Superior nos “exige”, por lo tanto se establece un pacto subliminal entre el yo profano y el divino. El movimiento retrógrado de Urano puede significar que toda la fuerza de este planeta se revierte en nuestro interior y esto puede ser peligroso porque si el uranio se concentra, si no tiene vía de escape, el desastre puede ser imprevisible y generar movidas internas de impacto. Tenemos el libre albedrío, podemos dirigir nuestro potencial, pero si no hemos atendido estas “peticiones”, acabarán por acumularse material radioactivo y esa fuerza concentrada descargará en nuestra vida a modo de olla a presión. Es lo que tiene tener a Urano sin control. La libertad es nuestra prerrogativa pero cuando no la ejercemos adecuadamente se nos pone en contra.

Teniendo en cuenta que Urano se mantiene más o menos 5 meses en su fase retrógrada alternando fechas a lo largo de su tránsito de 7 años en un signo, nos monta la revolución más de una vez y nos insta a buscar dónde “explotar”. Lo mejor es dar salida a estos cambios que solo pueden llevarnos a vivir momentos de extraordinaria renovación.

Pongamos un ejemplo: un trígono de Urano con Júpiter natal será más benéfico, mucho más que una cuadratura, pero tanto uno como otro aspecto si está bajo los efectos de una retrogradación “sufrirá” contrariedades, ni lo bueno lo será tanto, ni lo “malo” tampoco. Pero el trígono no expresará tanta abundancia de oportunidades, y la cuadratura no será tan enérgica y de un modo o de otro se perderán interesantes oportunidades de cambio. No obstante si la persona ha tomado conciencia de los procesos que necesita llevar a cabo, aunque le cuesten, cuando vuelva a ponerse directo, la lección estará lista para su ejecución.

Urano se pone retrógrado a partir del 24 de julio hasta el 21 de diciembre 2014. Del 27 de julio 2015 al 26 de diciembre 2015. Del 20 de julio 2016 al 29 de diciembre 2016. Del 4 de agosto del 2017 al 2 de enero del 2018.




 http://www.redmilenaria.com/articulos/milena-llop/2014/03/14/planetas-retrogrados-3-urano-neptuno-y-pluton