jueves, 4 de diciembre de 2014

Las horas planetarias. Por Olivia Barclay.









Las Horas Planetarias por Olivia Barclay



 Desde la antigüedad se ha producido una condición en la que la validez de una carta depende, y que no he mencionado hasta ahora, de las horas planetarias. Estirando demasiado los límites de la credibilidad para sugerir que no es sólo un momento, también una hora tiene su calidad. Zadkiel omite por completo las horas planetarias a través de su libro Introducción a la Astrología, que pretendía ser el trabajo de Lilly. Pero como Lilly, cuya infalibilidad sólo es seguida por Perry Mason, las utilizó,  abordaré el tema con muchas precauciones y algo de temor.


Antes de que nuestra generación actual considere de horas planetarias, siempre habían sido una parte integral de la astrología. Se utilizará de otras formas, además de determinar la validez de una carta, Si, por ejemplo, el regente de la hora es angular, una persona u objeto buscado estará dentro de la casa del consultante, tanto como si el regente de la segunda casa es angular. En cuestiones de robo el regente de la hora puede simbolizar al ladrón.


Los aforismos antiguos nos hablan de las horas planetarias. El primer aforismo de Lilly dice. "Tenga en cuenta que la pregunta es radical, o está en condiciones de ser juzgada, cuando el Señor del ser ascendente y el de la hora son de la misma naturaleza o triplicidad". Zadkiel cambia esto a "Vea si la pregunta es radical y tómela para juzgarla." Esto es un ejemplo típico de la forma en la Zadkiel trata el trabajo de Lilly. Tal vez tenía miedo de que la mención de las horas planetarias, se asociaban a la astrología debido a las supersticiones que antes estaban de moda. En siglo XVII las medicinas se daban en las horas apropiadas, y las hierbas se recogían de acuerdo a las horas adecuadas. Hoy en día, sin duda, los astrólogos pueden utilizarlas de nuevo para que nos ayuden en nuestro trabajo.


El uso de las horas planetarias es occidental. Yo creo que el sistema hindú de la astrología no la usa.


Todo el mundo asocia los días de la semana con los planetas: Domingo con el Sol, el lunes con la Luna, martes a Marte (Franceses con Mardi, el norte de Europa con Tui,). Miércoles a Mercurio (en francés Mercredi, Europa del Norte Woden, como Wode, la planta teñida de azul). El jueves con Thor o Júpiter, Viernes a Venus (en francés Vendredi, o el norte de Europa Frigg o Freyja), y, por supuesto, el sábado con Saturno.


Se consideraba que un día se iniciaba al amanecer, al salir el sol: las horas era de longitudes desiguales - excepto en el equinoccio. El tiempo entre el amanecer y el atardecer se dividía en doce períodos iguales, llamados horas. Por lo tanto, un día de verano tenía horas largas en duración y unas horas nocturnas cortas en duración. Un día de invierno, tenía pocas horas diurnas pero tiene horas largas por la noche. Cada día comienza con la hora del planeta que rige el día. Por ejemplo, la primera hora del lunes es la hora de la Luna. Cada hora pertenece a un planeta en una secuencia sin fin. Incluso entre un día y el siguiente la secuencia no se rompe.


Figura 7:1 la Secuencia de las Horas Planetarias


Observe que cuando se inicia cada día la hora corresponde con el regente del día! A continuación, vaya  a las Tablas de dignidades de Tolomeo y mirar las caras de los planetas. Usted verá que la misma secuencia se repite aquí. Mira las caras de Aries (Marte, Sol, Venus) y luego continúa Tauro (Mercurio, la Luna, Saturno) Consideremos ahora la antigüedad de este arreglo. La secuencia es egipcia. Si la Tierra es sustituida en el lugar del Sol, la secuencia parece más familiar.


Se nos dice que una carta horaria no es válida a menos que la hora planetaria esté en armonía con el Ascendente o regente del Ascendente, pero llego a la conclusión de que esto significa que una carta no puede ser feliz sin la condición anterior. Esto era muy importante en los días en los que un astrólogo era arrojado por el acantilado, si su solución no era lo que el emperador quería escuchar, como es el caso de Thrassyllus. Ciertamente, las mejores cartas tienen esta armonía. Se puede expresar de la siguiente manera:


1.      El regente de la hora debe ser de la misma triplicidad, que el Ascendente. Para descubrir esto, mira las tablas de Dignidades Ptolomeo, (Figura 6.1). Por ejemplo, si Saturno es el regente de la hora y el Ascendente de día es Géminis, esto armoniza porque Saturno rige la triplicidad de aire durante el día, (una conexión que los astrólogos pasan por alto!) O bien, si el planeta de la hora es Marte y el Ascendente es un signo de agua, esto está de acuerdo porque Marte rige la triplicidad de agua.

2.      El regente de la hora debe ser el mismo que el regente del signo ascendente, como Sagitario ascendente y Júpiter, el regente de la hora.

3.      Una carta se dice que es válida si la hora y el Ascendente son de la misma naturaleza. Esto necesita un poco de explicación. En los viejos libros de astrología los signos se describen a continuación. (Siempre me pregunté por qué)



1.      Aries - caliente y seco (fuego)
2.      Tauro - frío y seco (tierra)
3.      Géminis - caliente y húmedo (aire)
4.      Cáncer - frío y húmedo (agua)
5.      Leo - caliente y seco (fuego)
6.      Virgo - frío y seco (tierra)
7.      Libra - caliente y húmedo (aire)
8.      Escorpio - frío y húmedo (agua)
9.      Sagitario - caliente y seco (fuego)
10. Capricornio - frío y seco (tierra)
11. Acuario - caliente y húmedo (aire)
12. Piscis - frío y húmedo (agua)
 
1.      Sol - caliente y seco (fuego)
2.      Luna - frío y húmedo (agua)
3.      Mercurio - frío y seco (tierra)
4.      Venus - frío y húmedo (agua)
5.      Marte - caliente y seco (el fuego)
6.      Júpiter  - caliente y húmedo (aire)
7.      Sol  - frío y seco (tierra)


 
Figura 7.2


Si Leo asciende en una carta de noche, y la Luna es el regente de la hora, se podría considerar que Júpiter es el regente de la triplicidad, y si la Luna está en trígono con Júpiter, esta se puede considerar válida, de acuerdo con las conclusiones alcanzadas por el estudio de las cartas de ejemplos de Li1ly.


Si usted decide utilizar las horas planetarias, es una buena idea hacer una tabla de referencia. Esta tabla debe adaptarse a la zona en la que vive, porque los períodos de tiempo entre la salida y puesta del sol varían según la localidad.


Las Efemérides de Rafael da las horas de salida y puesta del sol para todos los domingos entre los 60° de latitud norte y 50° Sur. "Este tiempo se divide en doce períodos iguales para dar las horas del día, en verano van a ser largas, y en invierno cortas. A continuación, el tiempo entre la puesta y la salida del sol se divide en doce períodos iguales, dando las horas de la noche. Estas serán cortas en verano y largas en invierno. Es interesante que la última hora de la noche, rige la noche, al igual que la primera hora del día rige el día. Por lo tanto, la violencia es común en las noches de los sábados, cuando Marte rige la noche. El orden de las horas continúa, día o de noche, nunca varía.


En mi ejemplo de la carta por satélite. (Figura 4. 1) la Luna rige la hora y el Ascendente, porque era una carta de la noche, y la Luna rige la triplicidad de  Virgo en la noche.

No hay duda de que las cartas con el signo ascendente y su regente combinado con el regente de la hora planetaria son más aptos, aunque esto es algo que sólo un buen astrólogo horario puede reconocer. Nuestros colegas natales pueden permanecer cínicos, así como al público en general es cínico sobre las natividades. Pero como sabemos que la calidad de una hora es diferente de otra, nos damos cuenta cómo las generaciones pasadas entendieron la integración de la vida con el movimiento de los planetas interiores, en particular, y el resto del Universo en general. Debemos aferrarnos a estas verdades antes de que algunos "astrólogos" ridículos, intenten si fuera posible incluir los planetas exteriores, intenten establecer el día de  Urano, el día de Neptuno, y el día de Plutón y luego pongan 15 horas en un día.



 http://astrochart-astrochart.blogspot.com.es/2013/06/las-horas-planetarias-por-olivia-barclay.html