martes, 30 de diciembre de 2014

Planetas dispositores. Por Daniel Birnbaum












Samuel Birnbaum. Buenos Aires (Argentina).

El siguiente texto es la transcripción del Capítulo 16, del libro Guía de la Interpretación Astrológica, Editorial Dunken. Buenos Aires, 2004.

    

Resulta de suma importancia la consideración de este tema, debido a que a menudo constituye la clave para una interpretación correcta de una Carta Natal.
Un planeta que se halla en un signo que no es su regencia, tiene siempre un dispositor. Ej. Luna en Leo, su dispositor será el Sol regente de Leo; Júpiter en Aries, su dispositor será Marte regente de Aries. El dispositor siempre colabora en los asuntos regidos por el signo y la casa que lo contiene.

Si dos planetas se complementan entre sí, es decir que cada uno se encuentra en el signo regido por el otro, se dice que están en recepción mutua. Ej. Marte en Piscis y Júpiter en Aries, o Sol en Cáncer y Luna en Leo. El significado es que esta recepción adiciona fuerza positiva y dignidad a ambos planetas, los que colaboran mutuamente para beneficio del nativo.

Los dispositores indirectos son una especie de cadena que se va sucediendo. Ej. Sol en Cáncer, su regente Luna en Aries, su regente Marte en Sagitario, su regente Júpiter en Capricornio, su regente Saturno en Capricornio. En este caso el planeta dispositor final es Saturno, pues se encuentra en su signo de regencia, otorgándole un poder y dignidad especial, debido a que en este caso es el dispositor último del Sol, Luna, Marte y Júpiter.

A veces sucede que solamente un planeta se encuentra en su signo de regencia y es el dispositor final de la mayoría de los planetas del horóscopo. En este caso adquiere gran importancia y equivale a la fuerza que tiene el regente de esta Carta Natal.

En caso de que no hubiera un planeta que sea dispositor final de los demás, el nativo será una persona que le costará muchos esfuerzos tomar decisiones o elegir un camino de acción determinado. Esto solamente ocurre cuando ningún planeta se encuentra en su signo de regencia.

En determinadas ocasiones sucede que tenemos un círculo de dispositores, como en el siguiente ejemplo: Luna en Géminis, Mercurio en Sagitario, Júpiter en Libra y Venus en Cáncer. Este modelo constituye una cadena circular que no tiene dispositor final, y representa a una persona que tiende a dar vueltas en círculo y no es capaz de llegar a un objetivo, o tiene muchas dificultades en tomar decisiones finales.

Un caso particular ocurre cuando dos planetas en recepción mutua son los dispositores finales de todos los demás planetas. En este caso los mismos funcionan como una asociación que actúa con fuerza y decisión en las acciones que emprenda. Ej. Marte en Sagitario y Júpiter en Aries, en ambos casos si además están en trígono por ser signos de fuego, están en trígono por aspecto, será altamente beneficioso para el nativo en sus emprendimientos. Pero si Marte estuviera en Capricornio y Saturno en Aries, deberíamos estudiar primero a Marte que se halla en exaltación, mientras que Saturno se halla en caída. Por lo tanto Marte predominará, pero por estar en signos que están en cuadratura, además de la posibilidad de que también realicen cuadratura por aspecto, deberemos ser extremadamente cautos en nuestra interpretación final.

Si el Sol es el dispositor final de todos los planetas de la Carta, crecerá el impulso por alcanzar notoriedad, poder y mando.

Si la Luna es el dispositor final, los asuntos relacionados con el hogar y la familia adquirirán mayor importancia y consideración tanto mental como emocionalmente.

Si Mercurio es el dispositor final, el nativo elegirá el racional en su línea de acción y el tomar decisiones.

Si Venus resulta el dispositor final, la persona tomará decisiones y acción hacia aquello que traiga armonía, amor y belleza a su vida.

Si Marte es el dispositor final, el nativo elige un curso de acción y toma sus decisiones basándose en lo que produzca resultados más decisivos, rápidos e inmediatos.

Si Júpiter llega a ser el dispositor final, el nativo se hallará permanentemente inclinado a considerar cuestiones sociales, filosóficas y morales, como base para tomar decisiones y determinar un curso de acción.

Si Saturno es el dispositor final, el éxito llegará a través de una gran disciplina y habilidad para organizar eficientemente todos los asuntos de su vida.

Si Urano es el dispositor final, el individuo será reconocido por su brillante originalidad y una gran libertad en la expresión personal, con inclinaciones excéntricas.

Si Neptuno resulta el dispositor final, el nativo buscará tomar decisiones importantes y elegir el curso final de acción basándose en consideraciones que pueden ser intangibles para los demás.

Si Plutón es el dispositor final, el nativo estará dominado por una compulsión espiritual interior.

Si dos o más planetas se encuentran en su signo de regencia y son los dispositores de los demás planetas del horóscopo, entonces comparten las posiciones regentes de poder y actuarán como conjuntos autónomos o individuales de comportamiento en la vida de la persona



 http://www.gente-de-astrologia.com.ar/156-planeta-dispositores