sábado, 31 de mayo de 2014

Los Regocijos planetarios. Por Chris Brennan.











Os transcribo un interesante artículo de Chris Brennan, por cortesía del astrólogo Fernando Luis Ortiz.















viernes, 30 de mayo de 2014

Christine Lagarde.








http://es.wikipedia.org/wiki/Christine_Lagarde

Hoy veremos la carta solar de Christine Lagarde, directora gerente del FMI.....y también echaremos un vistazo a su Revolución solar de 2014.

Nació en París, el día 1.01.1956.





Como podeis ver es una Capricornio, con Mercurio también en Capricornio.....indicativos de que su mente se centra en asuntos de status y de poder.

Una persona muy tozuda, por la cantidad de planetas en signos fijos.

Nodo sur en Géminis , de naturaleza eminentemente práctica y acomodaticia.

A destacar la Parte del infortunio conjunta a la Luna negra y al Sol.....muy probablemente su abuso de poder acabará pasándole factura.

Esa conjunción de Plutón , Júpiter y la Luna en Leo, es muy poderosa, pero Mercurio está bastante afligido, y la cuadratura con Neptuno indica asuntos poco claros.

Veamos su RS para este año.




Pues se le presenta un año tenso, con una gran cruz cósmica, aunque el aspecto entre Urano y Júpiter no está señalado por orbe.

Urano que es regente del Ascendente, está mal recibido por Marte, que es su dispositor.

Por otro lado tenemos la conjunción del Sol, con Plutón, Mercurio y la Parte del infortunio, en Capricornio , opuesta a Júpiter y en cuadratura a Urano y a Marte.

Saturno, como dispositor salva un poco el estado de la Revolución solar, pero parece ser que este año 
le pasará factura.

Estaremos pendientes cuando el atacir de Marte pase sobre la conjunción del Sol, Plutón, Mercurio y Parte del infortunio.






jueves, 29 de mayo de 2014

Elliot Rogers.









http://hoylosangeles.com/news/2014/may/24/siete-fallecidos-en-un-tiroteo-en-california/


Esta es la carta solar de Elliot Rodger, muchacho que ha protagonizado una masacre debido a sus problemas emocionales.

Los datos los he tomado del astrólogo Gabriel Frausto, pero al no facilitar hora de nacimiento he levantado un horóscopo solar.


Nació en Londres, el día 24.07.1991 y fallece después de atentar contra varias personas, el día 26.05.2014

Esta es su carta con el ciclo del 45 donde se escriben asesinatos y suicidios.





Podemos observar una oposición entre el Sol conjunto a Quirón y Saturno, una posición de mucha soledad y que hace presuponer un conflicto entre sus padres.

El regente de la casa X que es Aries está en conjunción a Venus indicando una relación edípica con la madre, que a su vez es distante con él porque la Luna está en caida en Capricornio.

Un chico solitario y " enfermo " de amor, observad que la Luna está en casa VI.

Quirón en Leo y en conjunción al Sol magnifica la idea de tener el ego " herido ", como un lastre.



Intuyo que las chicas le rechazaban porque iba a saco buscando esa complementariedad que en su casa no le dan.

Como veis , en esta historia no hay buenos, ni malos....el es víctima de su baja autoestima y se cobra sus víctimas por ello.

Los atacires son indicativos :

El Sol Ascendente se ubica sobre Saturno, que es el regente clásico de casa VIII, y por otro lado el atacir de la Parte del infortunio se coloca sobre la conjunción Venus Marte, posiblemente señalando un desengaño amoroso dentro del contexto de los hechos.


Para profundizar un poco más en lo dicho veremos los tránsitos para ese día ....y al final la Revolución solar.






Tenemos a Saturno transitando sobre Plutón, y a Plutón transitando sobre la conjunción Urano Neptuno, que además de ser tránsitos duros afectan a dos planetas que están en muy mal estado cósmico en su Revolución solar de 2013.







Fijaos en esta Revolución solar, con un precioso gran trígono de agua, que podría haber convertido este año en un buen tiempo de aprendizaje, ya que Saturno está en conjunción al Nodo norte.

Pero al mismo tiempo también hay una T cuadrada donde Urano es planeta focal, haciendo sendas cuadraturas a Plutón, y a Marte en conjunción a la Luna negra..

Por otro lado, Venus, que es regente de casa VIII, está en oposición a Neptuno, reafirmando todo y originando una situación confusa y caótica.

Podría haber sido un buen año para él.







División de Casas : sistemas de domificación. Por Raúl V. Martínez.








Division de casas : sistemas de domificación 

 

Nota de Constelar: “Tanto los astrólogos autodidactas como los que se formaron en escuelas suelen “tocar muy por encima”  la cuestión de los métodos de división de casas. Hay una razón importante para eso: el plano del ecuador y el plano de la eclíptica, donde se sitúan los signos zodiacales, no son coincidentes, pues  uno está inclinado en relación al otro en un ángulo de 23° 27’.
Tal hecho ya crea una  serie de dificultades de representación gráfica, que comporta intrincados problemas de geometría espacial y la necesidad de conciliar tres sistemas de coordenadas: la del ecuador, la de la eclíptica y la del horizonte local. Cualquiera que sea el método adoptado, siempre habrá algún tipo de distorsión, especialmente en mapas calculados para altas latitudes.
En el fondo, la elección de un método de división de casas implica la elección del tipo de distorsión que preferimos asumir (o compensar). Este es uno de los temas más difíciles en Astrología.  Sólo los astrólogos con una buena formación matemática o familiarizados con técnicas de proyección cartográfica consiguen enfrentarlo sin tropezarse con conceptos y actos que impiden comprender los procedimientos de cálculo adoptados. Para muchos lectores, puede sonar como griego el texto de este artículo - y más todavía su continuación, en que Raúl V. Martínez comenta la teoría del método topocéntrico elaborada por Wendel Polich y A. P. Nelson Page (aquí reproducida en una excelente traducción de Marcello Borges). Además, la carencia de material en portugués sobre el asunto, y más todavía en Internet, convierte su divulgación en bastante oportuna.
El astrólogo que no pretende entrar en conceptos matemáticos, prefiriendo optar por un sistema de casas de uso corriente y programarlo como un patrón en su software de cálculo, continuará siendo capaz de interpretar cartas y de mantener una relación productiva con el cliente. Para muchas de las aplicaciones más comunes de la Astrología, el dominio conceptual de los métodos de domificación representa una necesidad apremiante. Incluso, el astrólogo que así se comportara nunca comprenderá totalmente algunas cuestiones más complejas, como la lógica del cálculo de las direcciones primarias (que tal vez, por eso mismo, hayan caído en desuso) o la razón de determinadas preferencias, como la del método Regiomontanus entre los practicantes de Astrología Horaria.”

Métodos de division de casas

por Raul V. Martínez (1926-2010)(*)

La elección del proceso de domificación más conveniente continúa siendo uno de los puntos delicados de  la astrología. Ha sido objeto de mil estudios y discusiones con el transcurrir del tiempo, sin haber llegado a resultados concluyentes. En situaciones astrológicas usuales, se busca el sistema de casas que, con mayor frecuencia que otros, presente cúspides que respondan mejor a tránsitos, a imágenes simbólicas  y a direcciones; cuyas casas, por regencias y contenidos, sean más concordantes con lo que se está estudiando.Pero hay otro elemento importante ligado a la domificación, que fundamenta la forma de cálculo de Direcciones Primarias, las casas astrológicas dividen la Esfera Celeste, donde están los componentes que serán dirigidos en el espacio. Entre sus elementos espaciales están los planos del horizonte y del meridiano del lugar, que seccionan la eclíptica en los ángulos: Ascendente y Descendente, Medio Cielo y Fondo del Cielo, respectivamente.  Las cúspides de las demás casas (intermedias), son determinadas por otros planos, generados por el  sistema de domificación empleado.
Planos o superficies, de la misma naturaleza, establecen las posiciones de puntos del espacio en relación a las casas. En la mayoría de los procesos de domificación son planos. Son los círculos de posición - de casas o de astros-. En el método de Placidus, como será visto más adelante, en la formación de las casas intermedias aparecen superficies planas que, por analogía con los círculos de posición, aquí son llamadas de superficie de posición. Esas superficies también pueden determinar, en este sistema, posiciones de puntos de la esfera celeste con relación a un ángulo o a una casa. O sea, los resultados de cálculos de direcciones primarias - las que consideran los aspectos generados por el movimiento de la esfera celeste inmediatamente tras el nacimiento - también pueden influir en la elección del proceso de domificación más conveniente.
Círculos y superficies de posición, así como casas, usualmente son utilizados por la astronomía. Son elementos astronómico-astrológicos. La división de casas supone complicadas cuestiones de geometría  esférica espacial. Las casas “encuadran” la eclíptica a partir de una perspectiva que tiene en cuenta las coordenadas geográficas del nacimiento.


(*) Raul V. Martinez (3/7/1926 - 13/7/2010)
Raul V. Martinez nació en 1926, en São Carlos, SP, Brasil. Formado en Ingeniería Civil por la USP en 1951, investigó en la área astrológica desde 1968. En 1979 auxilió el astrólogo y psicólogo argentino Juan Alfredo Cesar Muller a impartir el primer Curso de Extensión Universitaria de Astrología Aplicada en Brasil, en la Pontificia Universidad Católica de São Paulo. Entre 1986 y 1994 impartió y fue maestro responsable de cursos anuales de Extensión Universitaria, en Astrología, en el Instituto de Artes de la Universidad Estadual Paulista.
Raul V. Martínez fue un investigador especialmente activo en dos áreas: Astrología Mundial y estudios sobre técnicas astrológicas, especialmente aquéllas más innovadoras o de uso poco habitual. Fue autor de más de 50 artículos publicados en el sitio brasileño Constelar además de ser uno de los astrólogos brasileños con mayor número de textos traducidos al español.






miércoles, 28 de mayo de 2014

Algunas fechas reseñables por casas derivadas.









Hoy voy a contrastar mi carta natal, con algunas fechas destacables de mi biografía.

El nacimiento de mi hija, que lo miraré con el ciclo del 25, se produce el día 18.11.1997

El fallecimiento de mi abuela paterna, persona entrañable para mi, se produce el día 21.10.1997

Y el fallecimiento de mi abuelo paterno, que es otra persona entrañable en mi vida, y se produce el día 29.04.1994.

Los dos fallecimientos los contrastaré con el ciclo del 96, el de las muertes entrañables.

Nací en Barcelona, el día 28.07.1961, a las 16.00 h, según consta en mi partida de nacimiento.

Seguro que habrá algún minuto y segundos de margen, pero contrastando esos tres eventos un@ puede dar por bien rectificada una carta si los atacires lo corroboran.


Este es el cielo en el nacimiento de mi hija.






Ahí podeis ver al atacir de Venus ( una niña ), que está sobre mi Ascendente.

Venus es co regente de casa V.

Por otro lado, el atacir de Neptuno, está sobre la cúspide de la casa V.


Veamos el cielo, cuando fallece mi abuelo materno






Por casas derivadas mi abuelo materno, es mi casa I, o sea la casa IV, de la casa X.

O sea que su casa VIII, coincide con mi casa VIII.

Ahí tenemos al atacir de la cúspide de la casa VIII, sobre Neptuno en Escorpio ( signo indicador de muertes).

Mi abuelo falleció de una infección pulmonar, ahí estaría implicado Neptuno, y también Mercurio, que es señor de casa VIII.

Por otro lado, el atacir del Medio cielo, se coloca sobre Saturno, señalando a una persona mayor. 


Veamos ahora el deceso de mi abuela paterna.






En este caso mi abuela paterna también corresponde a mi casa I, es decir la casa X de la casa IV, que es la madre de mi padre.


Por lo tanto, su casa VIII, también coincide con mi casa VIII.

Aquí podemos ver al atacir de Mercurio, que es señor de casa VIII, sobre mi Ascendente ( que también es su Ascendente ).


Mi abuela murió ya muy mayor y dejo de tener ganas de vivir, cuando le falló la cabeza......cuando Mercurio dejó de funcionar.

Así pues, puede haber un margen de segundos, o algún minuto para acabar de cuadrar la rectificación, pero se puede dar por buena.

Para cuadrarla a tres segundos de error, necesitaríamos muchos más datos autobiográficos.






El criterio en Astrología. Una reflexión.









Todos tenemos nuestro sesgo ideológico, eso parece claro, y la tendencia a " colorear " un discurso es humanamente comprensible.

Ahí tenemos que estar ojo avizor y no traspasar la línea roja que señala otro ámbito que no es el estrictamente astrológico.

Para mi eso sería lo deseable, igual que un buen historiador circunscribe su discurso a partir del método científico que se justifica por el hallazgo de documentos determinantes....el astrólogo debería ceñirse a la interpretación desapasionada de lo que reflejan los planetas y  los signos.

Lo digo porque sobre todo en Astrología mundial, me encuentro con análisis que son auténticos panfletos demagógicos.

Creo que es importante constatarlo, más que nada para que nuestra disciplina no caiga  aún más en el descrédito.

Cualquier comentario al respecto será muy bien recibido,.... que no falte diálogo en la comunidad astrológica, por favor.









martes, 27 de mayo de 2014

Revolución solar 2013, Pablo Iglesias.










Vamos a mirar la Revolución solar de Pablo Iglesias para el año 2013, que es la que está vigente hasta el día de su cumpleaños, en octubre de 2014.

La Revolución está hecha a partir de su carta solar, ya que desconozco su fecha de nacimiento.

En la Revolución contrasto los atacires en el ciclo del 1, para el día de las elecciones europeas, 25.05.2014.






Como veis, hay dos atacires significativos para ese día :

El atacir de Urano sobre Mercurio de la Revolución solar, en Escorpio y el atacir de Marte sobre Urano de la RS, en Aries.


Los dos están marcando protagonismo inesperado......o tal vez esperado, pero ese día se materializa.





lunes, 26 de mayo de 2014

La Astrología en la Segunda guerra mundial.











Hitler fue asesorado por astrólogos para diseñar sus operaciones e Inglaterra tuvo un Departamento de Investigación Psicológica, para montar predicciones astrológicas contra el «Führer»

 

 

La batalla astrológica de la Segunda Guerra Mundial
ABC




En el verano de 1941, durante una convención en Cleveland de la Federación Americana de Astrólogos (AFA, por sus siglas en inglés), Louis de Wohl aseguró que Hitler estaba tomando decisiones militares en la guerra bajo el asesoramiento de «los mejores astrólogos alemanes», los cuales estaban conspirando para que Alemania atacara a Estados Unidos. La invasión, según Wohl, se iba a producir en la siguiente primavera, una vez que Saturno y Urano, los dos planetas «maléficos», hubieran entrado en géminis, el signo del país entonces gobernado por Roosevelt. Así, como lo oyen.

La batalla astrológica de la Segunda Guerra Mundial
ABC
Louis de Wohl

Esta interpretación del que fue, además de astrólogo, uno de los grandes escritores de novela histórica de siglo XX, era cuanto menos frívola si tenemos en cuenta que en la Segunda Guerra Mundial murieron más de 70 millones de personas. Pero lo cierto es que la interpretación de las estrellas, por extraño que parezca, tuvo cierto papel en el devastador conflicto, y no solo en la mente de los jerarcas nazis.

Según comentó De Wohl a aquellos crédulos espectadores, «Estados Unidos siempre había sido objeto de graves sucesos cuando Urano transitaba por Géminis». Su evaluación «especializada» iba más allá, al asegurar que las estrellas presagiaban un inminente desastre para Hitler: «No podemos predecir una fecha exacta –añadió–, pero si Estados Unidos entra en la guerra antes de la próxima primavera, él está condenado», declaró. 

El juego de los astros

 

Lo que nadie se dio cuenta es que la conferencia de Wohl era un burdo intento de propaganda por parte del Gobierno británico para arrastrar a la administración Roosevelt hacia al enfretamiento directo con la Alemania nazi. Quería aplastarla fuese como fuese, y los ingleses sabían que la astrología podía ser una de esas vías persuasivas, después de que el 2 de noviembre de 1939 el astrólogo suizo Kart Ernst Krafft informara al mando alemán, tras su interpretación de los astros, de que Hitler corría peligro entre los días 7 y 10 de ese mes. 


La batalla astrológica de la Segunda Guerra Mundial
ABC
 Recorte de prensa del New York Sun

Cuando el 8 de noviembre Hitler sufrió el atentado de Munich, en el que murieron ocho personas -aunque él no-, y la Gestapo comprobó que Krafft no sabía absolutamente nada de aquella conspiración, los nazis comenzaron a dar crédito a sus predicciones y establecieron un Departamento Astrológico. El objetivo era que dicha sección sirviera de apoyo a la hora de diseñar sus operaciones militares.

Pronto los ingleses tuvieron su homólogo, con Louis de Wohl a la cabeza, tras formar en septiembre de 1940 el Departamento de Investigación Psicológica, que se encargaba de crear predicciones astrológicas contra la Alemania nazi. Y como en 1937 Wohl había titulado su autobiografía, con cierto humor, bajo el título de «Yo sigo a mis estrellas», se convirtió candidato perfecto para su dirección.

Su debut como astrólogo coincidió con los bombardeos de Londres por parte de Alemania, en una aciaga noche en la que dijo: «Cuando tenemos que vivir cerca de la muerte día tras día, percibimos mejor que todo depende, no de bombas, ni de uno mismo, si no principalmente de Dios». 

Guerra psicológica

 

De Wohl, como empleado de la unidad de sabotaje durante la guerra (SOE), había recibido instrucciones de marchar a Estados Unidos y presentarse como un reconocido astrólogo, con el fin de derrumbar la creencia en el país de que Hitler era invencible. Y no se les ocurrió otra cosa que utilizar la predicción astrológica, tan extendida entonces.


Wohl dio conferencias por todo el páis y fue entrevistado por un buen número de periódicos, bajo títulos como «Un vidente ve un complot para matar a Hitler» («New York Sun»). La prensa publicó cartas de Karl Ernst Krafft, que supuestamente había conseguido Wohl, en las que el astrólogo suizo aseguraba que Hitler no ganaría la guerra. O informes como el de «Los Angeles Times», en los que Wohl hacía sus predicciones, asegurando que, a menos que Estados Unidos se uniera en el esfuerzo de derrotar a los nazis, Alemania invadiría el país a través de Brasil.

Es como si el mundo comenzara a creer que las estrellas tenían algo que decir en Segunda Guerra Mundial. Wohl, que ganó mucho crédito, no vacilaba en hacer predicciones más puntuales, algunas de la cuales parecían cumplirse. El mundo entero se vio contagiado por esta fiebre de pronósticos: un periódico de El Cairo publicaba las profecías de un astrólogo egipcio sobre la caída de Hitler, en Nigeria ocurría lo mismo con un sacerdote y en Sierra Leona con un astrónomo.

Astrólogo aficionado

 

Nadie sospechaba que los informes publicados por la prensa fueron filtrados por el MI5 o que la carta de Krafft era una invención. Y ni que el joven novelista nacido en Berlín era un astrólogo aficionado que, en momentos de penuria económica, había aprovechado esta afición para sacar dinero como vidente entre los círculos más poderosos de Londres. 


Dada naturaleza de su clientela, que incluía diplomáticos extranjeros y personal militar, llamó la atención del MI5, que lo reclutó para su Departamento de Investigación Psicológica, que, por otro lado, estaba formado por él solo como una herramienta de propaganda.

¿El objetivo? Asustar a los alemanes, a quienes el destino de las estrellas, como demostraba su propio departamento astrológico, no era algo que les despreocupara. Las estrellas «hablaron», pero ni Hitler murió pronto, ni Alemania perdió la guerra de inmediato. Aún tuvieron que pasar cuatro años más… y producirse millones de muertos. 








Los orígenes de la Astrología.









EL ORIGEN DE LA ASTROLOGÍA

 


"Ahora que hemos tratado de la ciencia de los números, de la constitución de los cielos, pasamos a la astrología; y es una ciencia a los ojos de la mayoría de las personas, por más que nuestra opinión nos sitúe dentro de la minoría."
AL BIRUNI (el más eminente astrónomo árabe)


Desde el comienzo de la civilización los hombres han mirado hacia e1 cielo. Descubrieron la existencia de determinados ciclos celestes que se superponían a otros ya conocidos como las estaciones, el día y la noche, la siembra y la cosecha, los movimientos migratorios de los animales... Por tanto, usaron esos ciclos celestes como vehículo para predecir, entre otras cosas, las épocas en las cuales debían cazar y recolectar. La existencia de muescas en huesos de animales del Paleolítico Superior revelan que los antiguos pobladores llevaban un registro de observaciones lunares que usaban para preparar la caza (ver Marshack, 1964). Idéntico uso de las fases lunares se han encontrado en China, India, Egipto, Babilonia, América Central... Junto con otros, este hecho invalida el conocido argumento, repetido hasta el aburrimiento, de que la astronomía es hija de la astrología. El prestigioso historiador de la ciencia Neugebauer (1957) afirma: "Normalmente se dice que la astronomía se originó de la astrología. No he encontrado ninguna evidencia para esta teoría".

El origen de la astrología occidental debemos buscarlo en Mesopotamia, en la Babilonia y Asiria de hace 4000 años. Era ésta una civilización floreciente, y como todo pueblo que ha desarrollado un grado cultural suficiente, creó una mitología para explicar el mundo intentando dar respuesta a las eternas preguntas ¿Quienes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? Inventaron dioses como Marduk para explicar tanto la caída de una hoja como el movimiento del Sol y las estrellas alrededor de la Tierra, centro del Universo. Residían en el único lugar para ellos inalcanzable: el cielo. Así que trasladaron toda su religión a la bóveda celeste. En ella encontraron ciertos cuerpos, los planetas (del griego "errantes"), que se movían por el firmamento. Identificaron al Sol, la Luna, Mercurio, Venus. Marte, Júpiter y Saturno con sus dioses y les atribuyeron características en función de su aspecto. Es el conocido razonamiento por analogía clásico del pensamiento mágico y mitológico. Marte (Nergal), de color rojo brillante, era el dios de la guerra; Venus (Ishtar), luminaria del atardecer y del amanecer, era la diosa de la fertilidad; Júpiter (Marduk), de color blanco, era el padre de los dioses. Que los planetas influyeran en los acontecimientos terrestres era algo evidente pues ¿no estaba acaso la Tierra en el centro del Universo?, ¿no influye el Sol en todos nosotros, marcando cuándo debemos levantarnos, cuándo debemos sembrar?

Los registros más antiguos que se conservan sobre los conocimientos matemáticos y astronómicos de los babilonios corresponden al reinado de la dinastía Hammurabi (del 1800 al 1600 a.C.). Los sacerdotes caldeos, depositarios de estos sabores, observaban cuidadosamente el cielo anotando las posiciones relativas de los planetas y la Luna, necesarias para el establecimiento del calendario lunisolar base de su cultura. Después de siglos de paciente observación, registrando minuciosamente todos los sucesos acaecidos en el reino, las posiciones de los planetas y la Luna, y de todos los fenómenos meteorológicos destacados (como puede ser la presencia de un halo alrededor del Sol) se comenzaron a dar las primeras predicciones. Curiosamente, no estaban referidas al carácter o el comportamiento de las personas, sino que los primitivos informes se referían a predicciones sobre el tiempo meteorológico, inundaciones, cosechas y el futuro del reino: "Si el Sol poniente parece el doble de grande que de costumbre y tres de sus rayos son azulados, el rey del país está perdido" "Si la Luna es visible el décimo día, hay buenas noticias para la tierra de Akkad, malas noticias para Siria" (predicciones de Sargón el Viejo hacia el 2400 a.C.).

Para los sacerdotes babilonios el arte de la predicción era una parte fundamental de su quehacer diario. Usaban todos los métodos imaginables para ello: la interpretación de los sueños, el análisis de las vísceras de los animales sacrificados, el vuelo de las aves, los nacimientos anormales... Sin embargo, los sucesos realmente importantes sólo podían predecirse mirando al cielo. Únicamente el destino de los países y sus gobernantes podía ser obtenido interpretando los fenómenos astronómicos y meteorológicos (los caldeos no hacían distinción alguna entre ellos). Esta primitiva astrología no daba importancia a las constelaciones en que se encontraban los planetas, sino únicamente al brillo y posiciones relativas de éstos, a los eclipses de Luna y de Sol, a la aparición de estrellas fugaces... Fue hacia el 700 a.C. cuando nació la idea del Zodiaco. Como alguien dijo una vez, "si los planetas son las agujas del reloj, el Zodiaco proporciona los doce números de la esfera". La primera tablilla de una serie llamada Mul Apin menciona 'las constelaciones del camino de la Luna' que, traducidos a nuestros propios grupos de estrellas, son: Pléyades, Tauro, Orión, Perseo, Cochero, Géminis, Cáncer, Leo, Spica, Libra, Escorpión, Sagitario, Capricornio, Acuario, Piscis, Pegaso, Piscis más la parte media de Andrómeda y Aries. 18 signos en total. Los doce signos aparecieron hacia el 400 a.C., después de un periodo donde su numero había sido reducido a once. La constelación faltante era Libra, que se construyó a expensas de las pinzas del vecino Escorpión. El por qué a un conjunto de estrellas se la llamó Capricornio o Sagitario tiene su origen en diversos motivos: la muy vaga apariencia con algún animal (Tauro o Leo), las características climáticas de la región cuando el Sol se encontraba en esa constelación (Acuario, cuyo significado es el portador del agua porque Enero era el mes más húmedo en Mesopotamia) o algún otro tipo de razonamiento lógico.

Es evidente que los sacerdotes caldeos encontrasen 'correlaciones' entre los eclipses lunares (objetivo prioritario de sus observaciones) y otros sucesos astronómicos con momentos relevantes de su historia. Igualmente las podrían haber hallado con el ciclo reproductor del escarabajo pelotero o con el de la metamorfosis de la rana. Hoy sabemos que esas relaciones aparentes son absolutamente casuales y conllevan un alto grado de componente psicológico (eliminar los errores y ensalzar los aciertos). Sin embargo, para ellos era una clara consecuencia de su propia cultura. Los dioses vivían en el cielo y, conocedores del futuro de los hombres enviaban a sus representantes (los sacerdotes) señales sobre los próximos acontecimientos que debían interpretar. Esta filosofía se encontraba sumergida en la idea de un tiempo cíclico, donde la historia siempre se repite. El pastel resultante es obvio: la predicción del futuro mirando las estrellas.

A partir del año 300 a.C. empiezan a aparecer algún tipo de predicciones particulares. El deseo que cada persona tiene de conocer su futuro hace que el negocio se amplíe. Todavía los horóscopos babilónicos no son como los que conocemos actualmente ni como los que conocían los griegos y romanos. La colección de predicciones astrológicas babilónicas traducidas por Sachs (1952) no mencionan ni el signo ni las posiciones planetarias secundarias de tanta importancia en el horóscopo grecorromano, aunque su estructura sigue siendo la misma (incluidas las clásicas afirmaciones banales y generales): "Júpiter en 18º Sagitario. El lugar de Júpiter significa: su vida será regular, buena; será rico, llegará a viejo". "Venus en 4º Tauro. El lugar de Venus significa: dondequiera que esté todo le irá bien; tendrá hijos e hijos. (Horóscopo de un nacido el 3 de Junio del 234 a.C.)

Con las conquistas de ALEJANDRO MAGNO (300 a.C.), toda esta tradición astrológica pasa al mundo griego. El camino había sido preparado por las ideas de PLATON y PITAGORAS. Ambos habían unido matemáticas y misticismo, habían hecho una religión de las matemáticas. Enseñaban la unicidad entre el cielo y la tierra, la perfección de los cuerpos celestes, con los planetas moviéndose en esferas de cristal perfectamente transparentes ("la música de las esferas"). Con semejante bagaje filosófico no es difícil entender la rápida aceptación de la astrología: era la prueba palpable de esa unión mística con el universo.

La astrología llegó a Grecia por dos caminos: Babilonia y Egipto. Desde Babilonia gracias al sacerdote BEROSO que la enseñaba en la isla griega de Cos hacia el año 280 a.C. Allí escribió su monumental Babyloniaca, obra en tres volúmenes donde expone sus conocimientos y la información traída de su país. Beroso, muy interesado en los trabajos del médico griego HIPOCRATES, se cree que fue el fundador de la medicina astrológica, práctica perniciosa que relaciona cada parte del cuerpo con un signo astrológico. En pocas palabras, la culpa de las enfermedades la tienen los planetas.

La astrología egipcia tiene su base en los llamados decanos, periodos de l0 días, cada uno de los cuales se hallaba bajo la protección de un dios representado por una estrella o grupo de estrellas. En total había 36 decanos y se usaban esencialmente para seguir el ciclo de Sirio (Sothis), cuyo levantamiento helíaco daba comienzo al año egipcio. El levantamiento helíaco del resto daba comienzo a distintas partes del año, las décadas. Como es natural, lo que comenzó siendo una forma de medir el tiempo se tornó en un sistema predictivo relacionado, además, con otros campos como la alquimia, las piedras y plantas mágicas... Esta escuela culminó en un libro escrito por dos personajes llamados PETOSIRIS y NEQUEPSO (probablemente legendarios) sobre el año 160 a.C. Sin embargo, los griegos las adoptaron a sus propias creencias.

Definitivamente la influencia de los astros se extiende a todos los seres humanos sin excepción (¿quizá porque no había reyes en Grecia y veían peligrar el negocio?); las acciones atribuidas a los planetas se hacen más humanas, pues los mismos dioses griegos tenían atributos humanos: cobraron importancia las constelaciones del Zodiaco pues no era lógico que la esfera de las estrellas fijas no sirviera para nada cuando el resto tenían un significado preciso.








Os dejo un vídeo muy lúcido del astrólogo Néstor Echarte.


http://youtu.be/fHtRcpSMgIs










domingo, 25 de mayo de 2014

La Trutina de Hermes. Por Alan Leo.






Trutina de Hermes



La información que hacemos constar aquí procede de un artículo de La revista de los astrólogos de 1794, cuyo autor fue Sir Christopher Heydon.

"La ley de Hermes enseña la forma de determinar la verdadera hora del alumbramiento por medio de la posición lunar en ese momento; la posición de la Luna en el nacimiento era el ascendente real. Esto ha sido verificado por mi propia experiencia en distintos casos y por sí sólo es motivo suficiente para hacer enmudecer a todos aquellos que, de forma sistemática, rechazan las leyes astrológicas. Es cierto que algunas personas no han logrado buenos resultados con el empleo de esta ley, pero sin duda se debe a que no han seguido la ley de manera exacta, tomando el grado de su movimiento en el Zodíaco por su posición cuando la verdad es que en la ley se entiende que su posición se considera respecto a la latitud, al mismo tiempo que el grado co-ascendente.Todos aquellos que deseen profundizar en el estudio de este tema deben tener muy en cuenta esta última parte del párrafo.

Añadiremos también que muchos consideran la figura de la concepción obtenida, así como el horóscopo del Cuerpo astral y del medio, ambiente de la misma forma que la del nacimiento es del cuerpo físico y de su medio.

Aquí nos limitaremos a una exposición general del proceso que sólo en casos excepcionales carecerá de exactitud suficiente. Primero es necesario hallar el día de la "concepción" o "Epoca", ya que puede no coincidir con la concepción en sentido fisiológico.


Regla general


1. El Horizonte, es decir, el Ascendente o Descendente, en el nacimiento es el lugar de la Luna en la Época y el Lugar de la Luna en el nacimiento es el Horizonte en la Época.


Distancia de luna desde Horizonte Asc si bajo Tierra Desc, si por arriba luna creciente y debajo o decreciente por arriba luna decreciente y por debajo o creciente por arriba
Grados Días Días
0 273 + 0 273 - 15
12 1 14
24 2 13
36 3 12
48 4 11
60 5 10
72 6 9
84 7 8
96 8 7
108 9 6
120 10 5
132 11 4
144 12 3
156 13 2
168 14 1
180 15 0



2. Cuando la Luna es creciente en el nacimiento, pasando de conjunción sol a oposición sol, consideramos el Ascendente y hacemos que la Posición de la Luna en el nacimiento se eleve en la Época. A la inversa, cuando sea menguante, hemos de considerar el Descendente (cénit de la séptima casa) y hacemos que la Po­sición de la Luna en el nacimiento descienda en la Época.

El número de días transcurridos entre la época y el nacimiento aparece en la tabla que adjuntamos. Los "grados" se refieren al número de grados de Ascensión oblicua que intervie­nen entre la Luna y el horizonte, al cual, mediante la rotación terrestre se dirige luego el ascendente, si está por debajo de la Tierra y el descendente si está por encima. Mas por cuestiones prácticas, los llamaremos grados del Zodíaco. Así, por ejemplo, si el Sol está a 5° de cáncer , la Luna a 16° de Sagitario y el Ascendente está a 16° de leo , miraremos la tabla debajo de 120° en la columna encabezada por " luna creciente y por debajo" y la respuesta será 273 + 10, es decir, 283 días, posición de la Luna, Ascendente de la época.

Tras determinar el día de esta forma, veremos que la Luna estaba entonces en el signo ascendente o descendente del nacimiento y cerca del grado exacto.

Para hallar el grado exacto ocupado por la Luna en la época, iremos a las Tablas de las Casas y observaremos la hora sideral en que la Luna natal o el punto opuesto ascienden. Seguidamente hallaremos la diferencia entre esta cantidad y la hora sideral al mediodía del día de la época y el resultado determinará la hora del momento de la época para el cual podemos calcular la posición lunar, como es costumbre. Este grado será, por consiguiente, el ascendente o descendente del nacimiento.

Podemos considerar todo lo dicho hasta ahora como afirma­ciones de una ley general que rige en la mayoría de los casos, pero hay nacimientos excepcionales como los de niños sietemesinos en los que no es posible aplicar esta regla. Si el lector cree que la rectificación le parece excesiva en algún caso, deberá considerar el caso como excepcional y seguir el método 1.


Ejemplo.- Varón, nacido en Londres el 7-80 60, de 5.50 a 6.10 de la madrugada. ¿Cuál fue su hora de nacimiento exacta?


A la hora del nacimiento considerada, es decir, las 6.10 de la madrugada, hallamos (l) el ascendente virgo 1° l3', (2) longitud de luna aries 15° 31', (3) siendo ésta (la Luna) menguante y (4) por encima del horizonte, (5) con el R.A.M.C. de 3h 15m.

En este momento, puesto que virgo 1° 13' asciende, Piscis 1° 13' se encontrará en el cénit de la séptima casa y, por lo tanto, luna se encontrará por encima de la Tierra y procediendo, por medio de la rotación terrestre (siendo éste el factor implicado y no el movimiento de la luna en el Zodíaco), hacia el descendente u horizonte occidental. La distancia de este último, Piscis 1° 13' Aries 15° 31', es de aproximadamente 44° y, por consiguiente, se busca en la tabla bajo 48°, la más próxima, y en la columna denominada luna decreciente y por encima. Esto muestra que el período es de 273 días (o diez meses lunares) más 4, es decir, 277 días, que deben contarse hacia atrás a partir de la fecha de nacimiento, 7 de agosto de 1860, lo cual nos lleva al 4 de noviembre de 1859.

Un método sencillo y preparado para hallar la fecha sin la labor tediosa de contar los días es volver a la primera parte del año dado o al año anterior, en el que el Sol estuvo en cuadratura con su lugar radical, es decir, 90° más adelante en el Zodíaco: entre dos y tres días a partir de dicha fecha se encontrará la luna en el mismo signo y grado que en el momento del nacimiento. Se considera esta última fecha como 273 días pre­vios al nacimiento y se cuentan + días hacia atrás y - días hacia adelante a partir de esta fecha para hallar el día de la época. Por ejemplo, en este caso, en el nacimiento el sol se encontraba en leo 15° y el 8 de noviembre de 1859 en Escorpio 15°, encontrándose la luna en Aries 15°, su lugar radical, en el mismo día, al contar cuatro días hacia atrás llegamos al 4 de noviembre, el día de época requerido.
Para hallar el grado exacto de la 5 en el momento de época y, con ello, el del descendente en el nacimiento, se procede del siguiente modo



                                                                                                                h               m          s

A.R.M.C. mediodía 41/1/59                    14        5      49  
A.R.M.C. libra asecendete en londres   7       28      5
Horas antes mediodía en h.m.s                 7 24     44
Menos corrección a hora media                                    1     14
Hora antes mediodía en h.m.s medio                      7       23     30
I.e   H.M.G  de época a.m 4/11/59                       4       36     30

Lugar de luna al mediodía 4/11/59  piscis       1º   14´
Lugar de Luna al mediodía 3/11/59  cáncer   19º   25´
Movimiento de la Luna en 24 horas               11º   49

p.log   11º  49´                                3077
p.log   7h  23m  30s          5115
p.log   movimiento de la luna en 7h 23m 30s   8192
                                                      = 3º38´

Lugar de la Luna al medio día 4/11/59                 piscis   1º  14m
Menos movimiento de la Luna en 7h  23m  30 s                   3º  38m
Lugar de la Luna en la época                          acuario 27   36
Esto nos da el descendente en el nacimiento y, como el punto opuesto está ascendiendo consecuentemente, ahora puede hallarse la verdadera hora de nacimiento.
                                                                                                              h        m        s

A.R.M.C  mediodía 7/8/60         9      4   55   
A.R.M.C  27º  36´ ascendente en Londres                2    55   27
Hora Sideral antes del mediodía          6     9   28
Menos corrección a hora media                                1    2
Hora media antes del mediodía                          6     8   26
I.e H.M.G del nacimiento, a.m                          5    51   34



 
Por tanto, averiguamos que el nacimiento tuvo lugar a las seis menos ocho minutos y medio de la mañana.

Se pueden encontrar numerosas ilustraciones en el libro Modera Astrology, serie antigua, especialmente en los volúmenes XI, XII, XIII y XIV.

N. B.- Cuando la Luna se encuentra muy próxima al horizonte en el nacimiento, deben considerarse su declinación y latitud, ya que puede ser que haya pasado realmente por debajo del horizonte mientras que el grado eclíptico ocupado esté todavía por encima; y viceversa.



Alan Leo


 http://www.astrochart.org/search/dir2/subdir1/Trutina%20de%20Hermes.htm





División de casas en la Astrología helenística. Por Robert Schmidt.









En el siguiente análisis de la división de casas dentro de la Astrología Helenística, haremos una nueva distinción para la cual aun no existe una terminología precisa. A veces nos estaremos refiriendo a la división en 12 sectores hecha con el propósito de mejor identificar la fuerza planetaria, a lo cual llamaremos una división "dinámica". En otros casos nos interesara una división en 12 sectores con el fin de establecer regiones asociadas con casas en el sentido moderno de áreas de la vida, a lo cual denominaremos una división "tópica". Este ultimo termino es muy apropiado ya que deriva del griego topos que significa simplemente lugar (es decir, un lugar relativo a la ubicación del ascendente). Sin embargo, esta palabra griega también ha adquirido el significado de un "tópico" o tema en el sentido moderno, un ejemplo puede ser el de Ptolomeo quien frecuentemente llama "tópicos" a los capítulos del Tetrabiblos que tratan temas específicos tales como los padres, la forma del cuerpo, etc.
 

La Tradición Temprana en la División de Casas

Uno de los primeros usos de la división zodiacal para señalar zonas especiales o áreas de la vida, se halla en un trabajo que antecede al texto raíz de Nechepso/Petosiris. Es conocido como Salmeschoiniaka y trata acerca de los decanatos. Solo quedan fragmentos de este trabajo, pero felizmente una parte citada por Hephaistio emplea los decanos como lugares poseedores de gobernancia acerca de temas especiales.
"Se deben examinar también los decanos ya que el primero a partir del Horoskopos trata sobre el nacimiento, el 28avo. a partir del Horoskopos, que culmina a edad temprana, trata sobre la subsistencia, el. 25avo, que culmina a mediodía, trata sobre la enfermedad, el 9no., que se eleva tarde en el este, trata sobre las heridas (agresiones), el 17avo. que se eleva en el oeste, se refiere al matrimonio y la esposa, el 8º., la puerta de Hades, se refiere a los niños, y aquel que coincide con el [eje] subterráneo trata sobre la muerte" (II 18).
Ya que los decanos son vistos como relativos a las divisiones de los signos, se les podría considerar como un sistema de casas a modo decanal. Posiblemente sea contemporáneo con este, el dodekatropos (dodecamoviles o "12-giratorios") atribuido a Hermes. Este es mencionado en el epitome de Trasyllus y en el Rhetorius, también parece estar implícito (si bien no se menciona a Hermes) en dos citas en Valens y en la discusión de Maternus en el Libro III, capítulos 2-7. En todos estos casos los doce lugares (o casas, para emplear un termino actual algo confuso) coinciden inequívocamente con los signos. En ninguna parte hemos hallado entre los primeros escritores un sistema de casas iguales a partir del grado Ascendente o algún sistema de casas mundanas (como por ejemplo las basadas en la división del cuadrante mundano). Muchos de ellos, por ej. Dorotheus, ni siquiera trata la cuestión. Simplemente hablan acerca del Horoskopos y el Mediocielo y lugares relativos a estos. Al faltar un tratamiento especifico del tema, nos da la indicación de que la división en casas era una convención que se tenia por valida y ni siquiera debía ser justificada. En cuyo caso, los pocos que dan indicaciones claras acerca de un sistema de signo-total pueden tomarse como representativos de la practica habitual.
 

Casas de signo-completo en Valens, con dos excepciones

Aunque históricamente sea posterior a Ptolomeo, Valens representa la tradición temprana no influenciada por el Tetrabiblos. Dentro de la considerable cantidad de traducciones que hemos hecho hasta ahora de la Antología, hemos hallado un uso consistente de las casas de signo-total , aparentemente con dos excepciones que trataremos aquí. En el Libro III, capitulo 2, aborda una división de los cuadrantes mundanos en 3 partes iguales (luego llamado el sistema de Porphyrius). Sin embargo resulta claro a partir del contexto que su intención allí es determinar los lugares en los cuales los planetas pueden ser mas o menos activos. En ninguna forma indica que esté estableciendo una división tópica, o un sistema de casas en el sentido lato. De hecho aclara que no lo esta haciendo cuando aborda el segundo sector así construido, "y juzgar otro tercio de los grados como mediano, ni de mayor beneficio ni mas bajo considerando la post-ascensión del Horoskopos y la Diosa y el diámetro del Dios".
Ahora bien, la post-ascensión del Horoskopos es el segundo signo-total, en tanto la Diosa es el nombre tradicional para el tercer signo-total. En otras palabras, esta división tiene un nivel de actividad intermedia ya que los signos tradicionales segundo y tercero se superponen con ella. Obsérvese que el autor no reasigna el termino de "post-ascensión" al segundo intervalo ni el nombre de "Diosa" al tercer intervalo de su nueva división mundana.
Inclusive, Valens ofrece esta evaluación de los niveles de actividad como su aporte correctivo de una tradición que lo precedía, en la cual el primer tercio del cuadrante mundano era considerado como poderoso, y los restantes grados como débiles. Por lo cual puede haber sido Valens el primero de todos los que extendieron la evaluación de la actividad a 12 sectores en lugar de 8, en cuyo caso tal sistema no puede haberle precedido.
 

La segunda excepción aparente al empleo consistente de casas de signo completo por Valens' , ocurre en el Libro IX, capitulo 3, y es llamativo. Se trata del capitulo en el cual Valens introduce el conocido procedimiento de "hacer rotar la rueda" para derivar significados adicionales de las casas a partir de los básicos. Explícitamente el llama a este proceder "12-moviles" como hemos comentado antes, un método atribuido a Hermes, de modo que este pasaje aparentemente preserva la tradición temprana. Ahora, en su delineamiento detallado de este sistema el explícitamente menciona (y frecuentemente los implica por genero) los zoidia. Emplea también los nombres tópicos tradicionales tales como Buen Espíritu , Diosa, etc. Por lo cual, también este es un sistema de signo-completo. El problema surge en el párrafo siguiente, que aquí traduzco:
"Pero ante todo es necesario calcular los lugares hasta el grado. Y al menos siempre que se pueda establecer el grado del Horoskopos, es necesario contar a partir de este grado en adelante hasta completar los 30 grados del siguiente zoidion. Ese será el lugar concerniente a la vida. Luego en forma similar hasta completar otros 30 grados será el lugar concerniente a la subsistencia, y así siguiendo. Ya que a menudo dos lugares que caen juntos (o coinciden) en un zoidion son predictores de ambas naturalezas según sus distancias en grados. Y en forma similar, es necesario examinar al señor del zoidion, en que zoidion esta ubicado y a que clase de lugar queda referido (anclado) de acuerdo a su descripción canónica en grados. Ya que de esta manera [o quizás mediante la giratoria] puede juzgarse el procedimiento Y si alguien calculara pláticamente a un lugar por zoidion (lo que es raro), ellos ´[los nativos? los lugares?] encontraran apremios y ultrajes, o complicación de los asuntos. "
 

No confío mucho en esta traducción. Por ejemplo, no estoy seguro a que dos lugares se refiere en medio del párrafo. Podrían ser dos lugares en el estilo de las casas iguales desde el Ascendente, superpuestas por un zoidion, pero esto contradice su propio uso de signos-completos en las delineaciones inmediatamente precedentes; también podría tratarse de dos lugares derivados (es decir, los que coinciden perfectamente con un zoidion) lo cual seria consistente con el contexto pero nos deja en la incertidumbre acerca de las dos ultimas frases. Tampoco estoy seguro acerca del significado de la cláusula algorítmica "es necesario contar a partir de ese grado hasta completar 30 grados del siguiente zoidion". Pero le ahorro al lector los detalles.
En medio de esta confusión, y asumiendo que Valens si tiene en mente algún sistema de división zodiacal a partes iguales basado en el grado Ascendente, permítaseme hacer una especulación en base al uso que hace Valens de los lots (sectores), lo cual puede brindarnos una clave importante acerca de la relación entre las casas-signo y las divisiones iguales a partir del Ascendente. Resulta intrínseco a su tratamiento de los lots que estos puedan ser vistos como "Horoskopoi", o cuasi-ascendentes, es decir, que pueden devenir las casas primeras de sistemas de casas derivadas por signo-completo, siendo los significados de estos signos en sucesión, análogo a aquellos del mapa básico natal. La única diferencia real es que el sistema fundamental a signo-completo es visto como mas general, en tanto el sistema derivado se dirige a obtener mayor detalle. Sin embargo, ambos son conceptualizados de la misma manera.
Ahora bien, cada lot (sector) ocupa un grado en algún lugar del signo destinado a ser la casa primera de un sistema derivado, y la presencia del lot debe pensarse como algo que altera el signo en el cual cae, convirtiéndolo así en una casa primera apropiada para aquello que concierne al sector (el padre, por ejemplo). En forma similar, el signo en el cual cae el grado Ascendente se vuelve la casa primera de la organización general a signo-completo, así el grado Ascendente es un ‘kentron’, un eje , pivote o bisagra alrededor del cual el signo gira, y es este pivotaje el que altera el signo y lo hace apropiado para su rol como primer signo-completo, en tanto el punto Ascendente puede caer en el signo mismo. No podría ser que el primer grado de cada "casa" igual a partir del Ascendente, fuera considerado el "pivote" del signo total en que acontece, un tipo de punto alrededor del cual da vueltas y que constituye al signo entero en lugar segundo (o casa), por ejemplo, dándole así su característica propia? Por lo cual, los "12-móviles" seria una extensión de la idea de un pívot, antes restringido a los ángulos, ahora apto para todos los signos intermedios.
En conclusión, si esta interpretación posee algún merito, cada grado que dista 30 grados (o su múltiplo) a partir del Ascendente, seria visto como una "cúspide" (o punto dinámico) del signo completo en el cual se produce , aunque no una cúspide en uno de los extremos del signo. Sigue de esto que los intervalos entre estos grados no pueden ser vistos como casas. Tal sistema de casas iguales en el sentido moderno seria una interpretación equivocada del propósito original existente detrás de la división del zodiaco en sectores iguales a partir del Ascendente, propósito que habría sido establecer los puntos dinámicos dentro de los signos mismos. Es interesante notar que Maternus es el primer autor que conocemos quien explícitamente utiliza un sistema de casas iguales a partir del Ascendente (en Libro II, capitulo 19, si bien en otros lugares emplea casas-signo relativas al Ascendente, tal como en Libro III, capitulo 2). El vivió dos siglos después de Ptolomeo y Valens. Podría ser que el haya malinterpretado la tradición temprana? Al menos resulta interesante que el emplee el termino cuspis para el primer grado de cada una de estas casas, ya que la palabra cuspis significa punta, y cardo, que significa bisagra, son ambas buenas traducciones de la palabra griega kentron, la cual parece contener ambos significados latinos.
Antes de finalizar con Valens, hay un punto mas. Antes de su tratamiento de los "doce-móviles" menciona los "ocho-móviles", los cuales habrían sido usados aparentemente por Nechepso/Petosiris. La naturaleza de este sistema es aun algo misteriosa. Sin embargo, por el contexto podríamos decir que también es coincidente con algunas divisiones del zodiaco, mas bien que ser definido por una bisección de los cuadrantes mundanos. Intuitivamente yo destacaría que en los tiempos antiguos los signos no solo estaban divididos en tres mediante los decanos, sino también en dos mediante los "pasos". De este modo, así como cada casa-signo comprendía tres decanos, cada división octanaria puede haber coincidido con tres pasos del zoidia.
 

El sistema de casas iguales de Ptolomeo

Ptolomeo es considerado el autor de un sistema especial de división de las casas, que comienza cinco grados encima del ascendente, y hoy día es ampliamente aceptado que este era su sistema preferido. Sin embargo, se deben puntualizar aquí tres cosas. La primera, antes del Libro III, capitulo 11, la discusión acerca de la duración de la vida, no hay ninguna razón para creer que Ptolomeo considere el Horoskopos o el Mediocielo como algo distinto de casas-signo. El emplea todas las denominaciones tradicionales de pivote, post-ascensión y declinación. En el Libro III, capitulo 6, que trata sobre los gemelos, explícitamente llama zoidion al lugar de la madre e invoca el sector 10 en relación con esto, en la forma tradicional de un sistema de casas derivadas. El no presenta ningún sistema de casas en su primer libro, el cual versa sobre los elementos de la astrología. Asimismo, nunca declara que vaya a describir su sistema de casas en algún capitulo próximo, en cambio si lo hace en cuanto al Parte de la Fortuna y otros temas. No contamos con evidencia acerca de este especial sistema antes de Ptolomeo, y si el estuviera introduciendo una innovación, seria esperable que lo especificara.
El segundo punto es, que cuando el si presenta su sistema en el Libro III, capitulo 11, lo hace en el muy especifico contexto del calculo de la duración de la vida. El problema reside en determinar los "lugares de descarga", es decir, los lugares en los cuales el descargador (o hyleg como luego fue llamado) debe estar ubicado para calificar en dicha función. Lo consecuente es que los lugares por el listados son lugares en los cuales el planeta posee la mayor actividad, solo allí se hace valido como significador de la duración de la vida. De acuerdo con esto afirma "por lo cual se debe denegar tal autoridad a toda la región subterránea" Igualmente lo deniega a varios lugares (o casas), tales como la séptima, novena y onceava, que no tienen inmediata conexión tópica con la duración de la vida. Así parece que la división zodiacal por el descripta no tiene por objeto establecer casas per se.
Tercero, uno de los primeros comentaristas del Tetrabiblos, Pancharios (citado por Hephaistio) no pensaba que Ptolomeo tuviera en mente un sistema de división del zodiaco en casas iguales, sino mas bien un sistema de casas mundanas similares a las mencionadas arriba en la discusión acerca de Valens, constituyendo la única diferencia el hecho de acomodar los cinco grados por sobre el ascendente requeridos por Ptolomeo. Ya que Valens introdujo casi el mismo sistema con el claro propósito de hacer distinciones en la actividad planetaria y no en cuanto a los tópicos, podemos dar por entendido que esta es también la intención de Pancharios. Como lo he indicado en mis notas, con toda evidencia Pancharios tuvo a su disposición un texto diferente, el cual le permitió hacer esta interpretación (por inferencia, como el mismo indica).
Si alguien quisiera argumentar que Ptolomeo sí considero su división como un sistema de lugares de casas en todo sentido, la evidencia mas fuerte en su favor serian los pasajes del capitulo 11, en el cual el aparentemente designa estas nuevas divisiones mediante los nombres tradicionalmente empleados para designar casas-signo, tales como Mal Espíritu, Buena Fortuna, etc. Sin embargo, tal como yo he mencionado en mi comentario de dicha sección, hay al menos otras dos formas de hacer la lectura del pasaje en cuestión, sin asumir que Ptolomeo este transfiriendo nombres de casas a su propia división. Y en razón de la cantidad de variantes del manuscrito en puntos clave del texto, parecería que una cantidad de lectores y copistas hayan estado en duda acerca de este significado. Mas allá de esto yo diría que estos nombres de casas se hallan tan inconexos con la sintaxis básica de la frase, que podrían incluso haber sido interpolados por un editor mas tardío: están incluidos en el texto que cita Hephaistio y pueden haber estado presentes en el texto consultado por Pancharios, si bien esto no puede inferirse con certeza a partir de los escritos de Hephaistios.
Una indicación mas: Si hubiera sido la intención de Ptolomeo emplear un sistema de casas iguales con origen cinco grados por encima del Ascendente, el dejo en claro que no trataba de establecer las cúspides de casa de un sistema a signo-completo al modo de nuestra anterior especulación. En cambio, serian los intervalos lo que constituia el interés, lo cual resulta natural solo en el caso de querer establecer la fuerza del planeta. Y si el mas allá de esto, aplico los nombres de casa tradicionales a sus nuevas divisiones, esto podría significar que los dos prototipos diferentes pero por igual fundamentales de la división de casas, aparte de los signos (cuyos propósitos serian en un caso determinar la actividad planetaria y en el otro las cúspides de casas a signo completo) han sido fusionados en un solo sistema híbrido.
 

Divisiones Iguales y Mundanas en los últimos comentaristas

Paulus todavía emplea las casas-signo exclusivamente en sus delineamientos tópicos, no obstante su admiración por Ptolomeo, como si el no considerara el sistema de casas iguales de aquel, como tópico. De las notas de Hepaistio, resulta claro que la mayoría de sus contemporáneos, salvo Pancharios, consideraron el sistema de Ptolomeo como un sistema tópico de casas iguales a partir de cinco grados por sobre el Ascendente, lo cual constituye una interpretación común hoy día. Sin embargo, Hephaistios parece inclinarse por la interpretación de Pancharios basada en una trisección modificada de los cuadrantes mundanos, así como lo hace Porphyrio, y finalmente también Rhetorius (aunque este ultimo menciona los "12-móviles" de Hermes). No existe evidencia de que ninguno de los tres haya tenido como meta transformar dicha división dinámica en un sistema tópico. Maternus, como ya he mencionado, emplea un sistema de casas iguales en forma tópica a partir del Ascendente, si bien en otros lugares emplea lugares relativos al signo ascendente.
 

Conclusión

Si el anterior análisis es correcto podemos extraer algunas conclusiones. Primero, ya que aparentemente ningún astrólogo que haya escrito en griego empleo una división dinámica tópica, tendremos que buscar en la ulterior tradición medieval para ver cuando tuvo lugar la transferencia. Asimismo hemos de considerar tal traslado con gran precaución ya que muy probablemente se baso en una mala interpretación de la tradición anterior. Por supuesto, siempre es posible que se trate de una mala interpretación creativa que accidentalmente posee alguna verdad, pero al menos hemos de poner entre paréntesis el uso de las casas mundanas en forma tópica, hasta tanto pueda verificarse su congruencia de una manera experimental. Sin embargo, aun nos queda el problema de establecer una correcta división dinámica, si bien en esto los datos de Gauquelin nos pueden ser de ayuda.
En segundo termino, en algún lugar del decurso las cúspides mismas (que originalmente caían en algún lugar del signo y fueron empleadas para determinar los puntos-dinámicos de estos signos) pasaron a ser entendidas como los limites o extremidades de las casas, un malentendido que ya comenzó en el tiempo de los Griegos. Las cúspides en la división dinámica con toda evidencia sufrieron la misma transformación. SIn embargo, podríamos también especular que las cúspides mundanas, o cúspides de una división dinámica, podrían ser interpretadas como dotando al signo en el cual ocurren, de un carácter dinámico particular, diferente del tópico. Esto puede conectarse con la antigua doctrina de los lugares benéficos (o sitios de prosperacion como estamos ahora traduciendo), constituidos por los signos en los cuales cada planeta tenia suficiente actividad para conducir sus asuntos, o en los cuales ellos podían utilizarse en forma oracular dependiendo de como interpretemos el ambiguo termino chrematistikos. Aquí también hemos de mirar en la posterior tradición medieval para ver como este segundo malentendido vino a pasar por bueno.
Una metáfora serviría par unir estas diversas especulaciones. Podemos imaginar que la cúspide dentro del signo dota al signo de una cierta "curvatura" que lo califica para ser el segundo, tercero, etc., entre las casas-signo. Las diferentes posiciones posibles de la cúspide dentro del signo no cambian el tipo fundamental de curvatura otorgada al signo, solo lo modifican dentro del tipo, así como existen diferentes hipérbolas individuales, que poseen cada una su propia curvatura, pero todas poseen los signos definitorios característicos de la hipérbola. La presencia de una cúspide dinámica en un signo lo modifica de una manera diferente, le dota de un énfasis, por ejemplo lo magnifica o lo reduce. Estas cúspides tópicas y dinámicas unidas, determinan en forma absoluta la "curvatura" y el "tamaño" de un determinado signo.
Invitamos a los astrólogos actuales a intentar distinguir estos dos aspectos de la división de casas, en sus lecturas de mapas astrales.


 http://cura.free.fr/xxv/25schesp.html