jueves, 22 de enero de 2015

Como adquirir un telescopio sin equivocarse. Por Jesús R. Sánchez









COMO ADQUIRIR UN TELESCOPIO SIN EQUIVOCARSE



Jesús R. Sánchez
Par usuarios más avanzados leer: TELESCOPIOS DE POTENCIA MEDIA

1.- Preparación Son muchas las personas que deciden adquirir un telescopio para adentrarse en los misterios del Universo. Pero con frecuencia se sienten desengañados al comprobar que el instrumento no les sirve para aquello que esperaban.
Antes que todo hay que conocer las posibilidades de un telescopio comercial y sobre todo hay que aprender la mecánica y "la geografía" del cielo. Al igual que antes de obtener el permiso para conducir un vehículo hay que dominar un poco las normas de tráfico, para transitar las rutas espaciales conviene tomar unas clases de "astroescuela". Sólo de esta forma nuestra aventura no acabará en siniestro total.
El aprendizaje de todas formas ha de ser autodidacta ya que evidentemente no hay academias de observación astronómica. De todas formas nos pueden ayudar bastante si contamos con una agrupación astronómica a la que pedir asesoramiento.
Tras meses y años de adquirir (y sobre todo leer) libros y revistas de astronomía práctica, el alumno recibe los conocimentos teóricos suficientes, que deben ser completados con unas sesiones prácticas admirando el cielo a simple vista ó con unos prismáticos. Estas sesiones deben estar repartidas a lo largo de varios meses para apreciar los cambios en el firmamento nocturno y conocer las distintas constelaciones y planetas.
Terminada esta fase el alumno debe informarse de las distintas posibilidades para adquirir el telescopio y en ello espero que pueda ayudarle el presente artículo.
2.- Tipos de telescopio Antes de ir a la tienda hemos de conocer los distintos tipos de telescopios y tratar de cuadrarlos con nuestro presupuesto. Estudiaremos primero el tubo donde están los elementos ópticos y después la montura que incluye los elementos mecánicos para mover y sostener el tubo.
La pieza principal se llama objetivo, es el elemento óptico que recoge la luz y la concentra sobre el ocular que es un grupo de lentes al que se acerca el ojo para mirar.
Según el tipo de objetivo los telescopios se clasifican en:
REFRACTORES: cuando el objetivo es una gran lente situada en el extremo anterior del tubo. Su aspecto es el más parecido a un anteojo clásico: son largos y relativamente estrechos. Los refractores son telescopios más sencillos de manejar y transportar que los reflectores. A igualdad de precio sus prestaciones son inferiores pero su calidad suele ser superior. Son el tipo más adecuado para el observador principiante.
REFLECTORES: el objetivo es un espejo cóncavo situado en el extremo posterior del tubo y la abertura del mismo está ocupada por el soporte de un pequeño espejo secundario. Aunque hay varios tipos, el más extendido es el sistema Newton. Suelen ser más cortos y anchos. El ocular (por donde se mira) está cercano a la boca del tubo y sale perpendicular al mismo. Los reflectores suelen ser algo más voluminosos y su configuración hace que su manejo sea menos intuitivo. Gracias a que su diámetro es superior al de los refractores permiten apreciar más detalles si se usan apropiadamente. Son el tipo favorito de los aficionados con aspiraciones de hacer observaciones más completas.
  
CATADIOPTRICOS: el objetivo es un espejo cóncavo pero en la abertura hay una lente correctora que sostiene además un espejo secundario. El tubo es ancho y corto, el ocular va situado en el extremo posterior a la lente.
Los catadióptricos generalmente son instrumentos potentes y de alta calidad que gracias a un diseño más complejo gozan de un tamaño compacto y por tanto más fácil de transportar y manejar. Están disponibles además en versiones computerizadas que proporcionan sorprendentes prestaciones. Su precio es también bastante superior al de los otros tipos. Están indicados para el observador experimentado que está dispuesto a hacer una inversión importante para facilitar observaciones avanzadas o que requieran transportar el instrumento.
Los tipos más frecuentes son el Maksutov y el Schmidt-Cassegrain.
A la hora de elegir el sistema óptico del telescopio hay que reconocer que cualquiera de los tres tipos puede ser de excelente calidad, pero nos decidiremos por uno ú otro según el presupuesto y el nivel de conocimientos del usuario.
3.- Tamaño del telescopio Para elegir bien hay que saber que el telescopio tiene algunos parámetros fundamentales:
  • El diámetro ó abertura es el tamaño del objetivo. Indica el verdadero potencial del telescopio. Cuanto más ancho, mayor es la cantidad de luz que capta y por tanto permite ver objetos más débiles y lejanos. En las características se indica como D=xx mm., siendo xx la cifra en milímetros.
Para un comprador nobel podemos indicar que la abertura mínima aceptable es de 60 milímetros en un refractor y de 100 ó 114 mm. en un reflector.
Si el presupuesto lo permite y la afición es prometedora es recomendable elegir 80 ó 90 mm. en refractor y 150 mm. en el reflector.
Los tamaños superiores sólo son recomendables para observadores con cierta experiencia. Por ello la abertura más vendida en sistema Schmidt-Cassegrain es la de 8 pulgadas (203 mm.), ya que normalmente lo adquieren aficionados con conocimientos avanzados.
  • La distancia focal es el parámetro relacionado con la longitud del tubo. Corresponde a la distancia entre el objetivo y el ocular. Es importante para determinar el número de aumentos pero no indica la potencia real del telescopio. En la referencia del telescopio se indica cómo F=xxx mm. No es un parámetro muy relevante para decidir la adquisición por parte de un neófito pero es fundamental para el adecuado manejo del instrumento.
  • La relación F/D es una cifra que interesa conocer. Se obtiene dividiendo la distancia focal (F) entre el diámetro del objetivo (D). Los telescopios con F/D más baja resultan más luminosos que los de F/D alta usando los mismos oculares. Sin embargo en los refractores hay que procurar que la F/D sea al menos de 11 para evitar aberraciones de la imagen.
  • Aumentos: teóricamente el número de aumentos de un telescopio varía según el ocular que le pongamos. Muchos telescopios de consumo anuncian una cifra de aumentos desorbitada que no debe tenerse en cuenta porque no es operativa aunque el telescopio pueda usarla. La cifra importante para valorar la potencia es el diámetro del objetivo.
Elegir el tamaño más apropiado es una cuestión personal y va relacionado con el presupuesto disponible pero hay que considerar que no es mejor el telescopio más grande, sino el que se pueda usar más a menudo. Si el aficionado es principiante debe comenzar con un telescopio de tamaño moderado. Si dispone de un mayor nivel de conocimientos puede comprar un telescopio de abertura media (150 a 200 mm) pero procurando que sea transportable para poder observar en lugares con buenas condiciones de observación.
4.- Tipos de Monturas El tubo óptico es la parte noble del telescopio pero es también de gran importancia el soporte mecánico que sostiene y permite moverlo con precisión: la montura.
Existen dos grandes tipos de montura:
Azimutal: está compuesta por dos ejes, uno vertical y otro horizontal que permiten mover el telescopio en cualquier dirección con gran facilidad. Son las más cómodas y fáciles de manejar pero no permiten operaciones avanzadas como el seguimiento automático para fotografía.
Son el tipo de montura más apropiado cuando el telescopio se va a dedicar exclusivamente a observaciones visuales. Por ello las encontramos en los refractores más sencillos. También hay que señalar la gran popularidad de la montura Dobson. Se trata de un sistema fácil de construir en tableros de madera y usado para reflectores Newton de aberturas medianas ó grandes. Se trata por tanto de la forma más económica de disponer de un telescopio de alta potencia para observación visual.
Ecuatorial: está tambien compuesta por dos ejes pero uno de ellos se situa en una inclinación paralela al eje de rotación de la Tierra. Ello permite seguir con exactitud el movimiento de los astros a lo largo del tiempo que dure la observación (visual ó fotográfica). Para ello debe ir dotada de un motor de seguimiento automático. Dicho motor es opcional en la mayoría de los telescopios comerciales pero es muy conveniente adquirirlo para usar el telescopio con comodidad y precisión. También permite una mayor facilidad para localizar los astros ya que cuentan con circulos graduados equivalentes a las coordenadas celestes.
5.- Donde comprar El habitante de una gran ciudad tiene la desgracia de padecer un cielo con alta polución lumínica pero al menos dispone de más facilidad para adquirir un telescopio. Mi consejo es dirigirse a establecimientos especializados en Astronomía. En unos grandes almacenes ó en un bazar es posible encontrar telescopios que merezcan la pena pero la atención del vendedor y la calidad de los productos dejarán mucho que desear.
Por ello es conveniente informarse previamente de modelos y marcas a través de revistas ó folletos publicitarios y después generalmente habrá que encargar el modelo elegido bien a través de una tienda intermediaria local ó bien directamente al distribuidor. 
Hay una gran actividad en el mercado de segunda mano y es frecuente encontrar grandes oportunidades ya que hay muchos aficionados que quieren mejorar su instrumento.
6.- Marcas de telescopios Todos los telescopios comerciales son un producto de consumo y por tanto las prestaciones y calidad dependen del precio que paguemos pero es importante conocer la trayectoria de cada marca para tener una idea de lo que podemos conseguir. He aquí una breve relación de las que se pueden adquirir en España. (por orden alfabético)

Alstar: marca oriental con productos de gama baja. Su calidad es aceptable en este nivel de instrumentos.
Bluestar: es la marca más económica del fabricante Synta. Precios ahora muy interesantes. Su calidad es aceptable.
Carton: Telescopios Made in Japam de alta calidad. Actualmente no se distribuyen en España.
Celestron: Potente firma norteamericana con gama muy amplia. Sus modelos refractores y Newton son ahora fabricados por Synta (antes por  Vixen). Fue la marca que introdujo los célebres modelos Schmidt-Cassegrain y en este terreno sigue ofreciendo lo mejor. Su calidad general es muy alta y por ello es la preferida de los observadores más expertos. Sus precios en España son abusivos, pero pueden ser adquiridos directamente en Estados Unidos a un precio razonable.
Intes: Marca rusa con modelos especializados de muy alta calidad. Su relación calidad-precio es magnífica pero sus instrumentos son recomendables para aficionados que sepan apreciarla.
Helios: marca con que se distribuyen los fabricados por Synta. Buena relación calidad-precio.
Konus: Marca italiana cuyos productos son generalmente de fabricación china. Es una de las marcas del fabricante Synta. Dispone de gama baja y media. Su calidad es bastante aceptable en relación al precio pero puede decepcionar en algunos modelos.  Su distribución es amplia a través de tiendas minoristas. Su publicidad es un tanto exagerada.
Meade: Es la marca norteamericana de más éxito. Dispone de una gama baja de calidad mediocre. Sin embargo su línea principal son los Schmidt-Cassegrain entre los que destacan los modelos computerizados. Ofrece también una amplia variedad en refractores apocromáticos y reflectores Newton. Su calidad en general es buena pero tiende a ofrecer las prestaciones más espectaculares en lugar de las más efectivas. Su distribución es por importadores exclusivos por lo que no se puede comprar directamente en USA. Sus precios en España son actualmente razonables sólo en los modelos de más venta.
Moon: Es la marca más reciente de la prolífica fábrica Synta en China. Similares modelos al resto.
Senda: Marca de reciente introducción que ofrece refractores y reflectores de potencia media a precios muy atractivos. Su relación calidad-precio parece ser interesante. Es una de las marcas del fabricante chino Synta.
Sky Watcher: Otra de las submarcas de Synta
Synta: Es una fábrica china que ha revolucionado el mercado por sus precios extraordinariamente bajos en refractores y reflectores Newton de aberturas medias. Su calidad es asombrosamente buena aunque hay a veces excepciones. Se distribuye con numerosas marcas que tienen idénticas prestaciones. Su tecnología y diseño no es innovador ya que se limita a imitar los modelos clásicos de Vixen. Tan sólo muy recientemente está introduciendo una nueva montura ecuatorial de gran calidad en dos versiones (EQ-6 y HEQ-5).
Tal: Marca de origen ruso que ofrece reflectores Newton de alta calidad. Precios muy interesantes.
Takahashi: Empresa japonesa que ofrece una gama diversa pero reducida a modelos de media potencia. Su calidad está considerada como insuperable, pero los precios son inalcanzables para una gran mayoría.
Tasco: Marca japonesa dedicada a telescopios de consumo de baja calidad.
Vixen: Potente empresa japonesa que fabrica telescopios de calidad y dedicada sobre todo a los instrumentos de pequeña y mediana abertura por lo que es muy popular. Fabrica también accesorios que luego son distribuidos por otras marcas como Celestron y Konus. Su distribución en España es actualmente irregular sobre todo por los altos precios que mantiene frente a la competencia.
7. Precios y modelos Lo más posible es que el que se plantea comprar un telescopio no tenga claro el tipo ni el modelo pero seguramente sabrá cuanto dinero está dispuesto a gastar. Por ello el precio es un buen punto de partida para aconsejar la compra más apropiada.
  • Menos de 15.000 pts. ($100): por ese precio se pueden encontrar anteojos que apenas servirán como entretenimiento, pero que pueden servir para despertar la curiosidad de un niño por descubrir las maravillas del Cosmos.
  • De 15.000 a 30.000 pts. ($100-$200): se puede ya comprar un telescopio refractor de unos 60 mm. de abertura en montura azimutal pero hay que procurar encontrar una marca de suficiente calidad.
  • De 30.000 a 60.000 pts. ($200-$400): hay varias posibilidades interesantes. Para un principiante es buena elección un refractor de 60 ó 70 mm. con montura azimutal y de buena calidad. Para un aficionado con ciertos conocimientos será mejor una montura ecuatorial con un tubo refractor de 70 mm. ó un reflector de 114 mm. Los expertos en bricolage y con una alta motivación pueden optar por el mismo dinero a un kit para construir un telescopio Newton de 150 ó 200 mm. de diámetro con montura Dobson.
  • De 60.000 a 120.000 pts. ($400-$800): este nivel de precio es para el aficionado con conocimientos que desea comenzar a realizar observaciones programadas con seriedad. En este caso puede alcanzar un refractor de 90 ó 100 mm. ó un reflector newton de 150 mm. con montura ecuatorial y motor de seguimiento. Si sólo le interesan las observaciones visuales de cielo profundo puede optar por un Newton de 200 ó 250 mm. en montura Dobson.
  • Más de 120.000 pts: este nivel es recomendable sólo para observadores con experiencia. Les recomiendo leer mi artículo Telescopios de media potencia.