jueves, 15 de enero de 2015

Los tristes prejuicios astrológicos. Por Manuel Ignacio Quiles Sibantos










Los tristes prejuicios astrológicos.
Por Manuel Ignacio Quiles Sibantos


“A mi no me gustan los acuarianos” “todos los geminianos son superficiales” “Conozco
bien a los librianos, siempre son falsos o complicados” “Los capricornianos son terribles” “Dios me libre de los escorpianos”. “Tal signo es malo / difícil / inferior”.
Declaraciones como éstas denotan prejuicios astrológicos, actitudes preformadas delante de personas de ciertos signos solares que nos alejan de ellos, o nos hacen actuar siempre igual, es decir, negativamente.
Todos tenemos prejuicios astrológicos. Hasta los astrólogos (recientemente una famosa
declaró que no le tenía confianza a Kirchner porque era de Piscis, y todos los piscianos
son una nube de pedos...). Yo mismo luché largo tiempo con uno hasta que lo vencí. La gente común se basa en su experiencia con personas de su medio que son de determinado
signo y saca conclusiones apresuradas. Con aproximadamente 3500 cartas natales en mi haber, puedo afirmar que en todos los signos hay personas buenas y malas, simpáticas y antipáticas, burras e inteligentes, espiritualizadas y materialistas, cortas y largas de mira, concientes y alienadas, trabajadas y perezosas, neuróticas y saludables. El grado de desarrollo ético, el amor, la voluntad, la conciencia, no se encuentran en una carta natal, eso es espíritu puro y depende de la persona, del ser, y no de la personalidad o del alma, que es lo que refleja un mapa astral. Mucho menos depende de los signos solares.
No hay signos buenos o malos, mejores o peores, todos son partes indispensables de la
totalidad que somos, que refleja la Totalidad que es Dios. Si tenemos prejuicios astrológicos no estamos más que hablando de la dificultad de lidiar con esa parte nuestra, una pura proyección.
Si hablamos mal de algún signo, patéticamente ¡estamos hablando mal de nosotros mismos!... “Pero entonces por qué siempre me encuentro con taurinos jodidos??...” pues porque simplemente ud. atrae ese tipo de taurino que refleja su problema interno... Cuando uno supera el conflicto con esa parte, comienza a atraer mágicamente personas increíbles y diferentes de ese signo solar. Si ud nota que ciertos signos solares le son antipáticos o desagradables (frecuentemente son de alguno de los padres), tómelo como una oportun idad de auto-conocimiento y transformación.
Reflexione sobre qué cosa es lo que no le gusta de ellos, y en un acto humilde de introspección, reconozca que Ud. tiene problemas con esos rasgos, que si los ve en los otros y los rechaza, por algo es. Una vez es casualidad, más de una vez es destino. Y destino es lo que ignoro de mí mismo. La Sombra no integrada que me quita libertad.



http://www.astrotranspersonal.com.ar/prejuiciosastrologicos.htm