martes, 24 de febrero de 2015

La Parte del Espíritu. Por Celisa Beranger.








Fragmento del libro " Parte de la Fortuna en la carta natal y en el desarrollo de la vida ", pags 29 y 30, de Celisa Beranger.




PARTE DEL ESPÍRITU

El Espíritu, Parte del Sol, astro que posibilita la vida, es causa y recurso de nuestra existencia. Por este motivo su parte indica el estado interior, el alma, el intelecto, las intenciones, pensamientos y aspiraciones personales y otras capacidades que permiten la realización de lo que una persona quiere en la vida. En su libro Mathesis, Fírmico Materno afirma : " el parte del Espíritu constituye la esencia o sustento del alma ".

Retórico afirma que, además de las cosas de la mente y del carácter, el Parte del Espíritu significa dignidad, gloria y religión.

Ya citamos que las condiciones del parte del Espíritu interfieren en lo que la persona hace en la vida, en la posición que podrá alcanzar en función de sus esfuerzos y, por lo tanto, también en la profesión.

En el libro IV de Valente encontramos aclaraciones acerca de algunos de los significados del Parte del Espíritu, la del Sol. Valente afirma que el Sol corresponde a la mente y al Espíritu por su naturaleza, y también a la actividad, ya que dirige las almas de los hombres a las realizaciones: de esta forma, se lo considera como causa de acción y de pensamiento.

El parte del Espíritu también es llamado Parte del Daimon ( que en griego significa " Espíritu "). En la interpretación cristiana, Daimon fue traducido como demonio y por este motivo, indebidamente, hay quién denomina al Parte del Espíritu, como Parte del Demonio. Esto es absolutamente incorrecto porque el significado original de la palabra griega hace referencia a la fuerza de una entidad particular y nada tiene que ver con la posterior consideración de demonio.

El árabe Alí Ben Ragel denomina al Parte del Espíritu Parte Celati por el hecho de que este Parte indica lo que es invisible y secreto ( las aspiraciones, reflexiones y pensamientos ).

Sin embargo, Eduardo Gramaglia presenta una imagen más correcta del Parte al afirmar que corresponde  al camino de la oscuridad a la luz, ya que las posibilidades internas son alumbradas durante la vida.

La representación gráfica del Parte de la Fortuna es bastante conocida, pues aparece en todas las cartas impresas de los programas de computadora, pero esto no sucede con el Parte del Espíritu, representada por la letra griega phi, cuya representación gráfica es :