martes, 24 de febrero de 2015

La Parte del Infortunio. Por Adela Ferrer.









PARTE DE LA AZEMENA, O DE LA ENFERMEDAD: .....O DEL INFORTUNIO.


 

Ascendente + Saturno - Marte y al contrario en nacimientos nocturnos, o sea Ascendente + Marte - Saturno.

Con el significado de enfermedad y era un punto importante a la hora de dictaminar sobre la Casa VI.
Cuando quieras saber sobre las enfermedades, sus causas y sus achaques, mira la casa VI y su regente, la Parte de Enfermedad y su regente, qué planetas -fortunas o infortunas- hay en la casa VI, la Luna y el regente de la casa en la que está, ya que ella también tiene significación sobre las enfermedades.
Si la mayoría de estos significadores son fortunas y están afortunadas, o el que entre ellos tenga mayor significación y esté con poder en el horóscopo es una fortuna y está afortunada y apoderada, indica que el nativo tendrá pocas enfermedades y será limpio y sano de cuerpo.
Si contrariamente, entre éstos predominan las infortunas o planetas infortunados, o el que tenga mayor significación y mayor poder en el horóscopo es una infortuna o un planeta infortunado y esté ligado con el regente del Ascendente, significa que el nativo padecerá muchos dolores y enfermedades, especialmente si ese planeta está en alguno de los ángulos.
Si el más apoderado de los significadores es Saturno o un planeta infortunado por Saturno, significa que las enfermedades que padecerá el nativo serán parecidas a la tisis, a la parálisis, a las hemorroides o a la hidropesía y en general, parecidas a toda dolencia que proviene del frío y de la sequedad y a toda enfermedad grave que sea difícil de sanar.
Si el más apoderado de los significadores es Marte o un planeta infortunado por Marte, significa que las enfermedades que padecerá el nativo provendrán de calenturas, como el cólera o las enfermedades de la sangre, fiebres, frenesí y llagas.

Cuando la Parte de Enfermedad y su dispositor se encuentran limpios y a salvo de las infortunas, significa que el nativo será limpio y sano de cuerpo. De otra forma si se hallan infortunados o dañados, significan males y enfermedades, mas aún si no tienen ningún testimonio de las fortunas.
Cuando tanto la Parte de la Enfermedad como su dispositor se hallan ambos infortunados y en mal estado, significa enfermedades graves y debilitadoras. Lo contrario indica buena salud, si Dios quiere.
Cuando esta Parte de la Enfermedad se halla en un cuadrante del horóscopo y su dispositor en otro, indica que padecerá enfermedades fuera de su casa o que tendrá muchas enfermedades en diversos lugares de su cuerpo.
Y el significado propio de esta Parte -si su regente es una infortuna como hemos explicado- será tal como hemos dicho arriba siempre que sus significadores estén en firmes lugares de tal modo que no puedan tener remedio ni mejora. Pero si su regente es una fortuna, los significados antedichos tendrán remedio y mejoría.
Pero cuando el regente de la Parte de la Enfermedad no tiene aspecto con el regente del Ascendente ni con algún planeta presente en el Ascendente, no tiene mucho poder ni demasiado significado.

Cuando el Sol sea regente del lugar de la Parte de la Azemena, indica que el nativo tendrá enfermedad en el corazón, especialmente si el Sol realiza aspecto a la Parte de la Fortuna, siendo dispositor de dicha Parte de la Azemena.
Cuando el Sol llegue a la Parte de la Enfermedad, entonces le sobrevendrá el dolor al corazón.

Cuando la Parte de la Azemena está en la porción del Ascendente y la Luna se halla conjunta a la Parte o al regente del Ascendente, significa que el nativo tendrá debilidad en la zona del cuerpo que tenga que ver con aquel signo, según la norma de otorgar la cabeza a Aries, etc. Si la Parte de la Azemena se halla por encima del horizonte, la dificultad será evidente y notoria y si está por debajo, será encubierta.
Cuando la Parte de Enfermedad se encuentre por encima del horizonte junto a alguna estrella de primera o segunda magnitud de naturaleza de Saturno o Marte, padecerá aquel nativo una desgracia horrible de tal modo que no la podrá encubrir ni esconder.
Cuando el regente de la casa VI y el regente de la Parte de la enfermedad están en el Ascendente, significa que tanto el nativo como sus padres terminarán por ser pobres y por pedir limosna, sobre todo si el Ascendente está en signo cardinal.
Si la Luna está dañada, infortunada y caída, el cuerpo será débil y sujeto a males y el nativo no podrá valerse mucho de su propio cuerpo, especialmente si la Parte de la Azemena está en la casa II con respecto al Ascendente; y Marte, quemador y destructor, está en su oposición en la casa del daño y destrucción, porque esta es significación de que el nativo tendrá el cuerpo quebrantado, será tullido o artrítico, de tal manera que no podrá moverse, o será contrahecho de manos y pies.
Si la Parte está infortunada en las siguientes Casas:
Si está en la casa II, el daño recaerá sobre sus haberes.
Si está en la casa III, el perjuicio será sobre sus hermanos.
Si está en la casa V, el mal le ocurrirá en sus hijos.
Si se halla en la casa VI, padecerá alguna enfermedad oculta que será grave y difícil de sanar.
Si está en la casa VIII, el daño será sobre su propia muerte, ya que morirá de mala manera.
Si esta Parte se halla en la casa IX y su dispositor es una infortuna, indica que le ocurrirá algún daño a causa de su fe y de la creencia de su Ley.
Si se encuentra de esta misma manera en la casa XI, los perjuicios le ocurrirán por sus amigos.
Si se encuentra en la casa XII, sus enemigos se apoderarán de él.

Curiosamente, no dice nada de si la Parte está infortunada y angular, ¿se le supone entonces mejor significado? 

PREDICTIVA:

Nacimiento de otra persona que tenía la Parte de la Azemena en la casa III y su hileg fue la Luna en la casa IV. Cuando la Parte de la Azemena llegó por progresión a la Luna, cegó al nacido. 




 http://www.losarcanos.com/cursos/astrologia/puntos-arabigos.php