domingo, 15 de marzo de 2015

El Sistema Solar como modelo. Por Dr. Antonio Anguren.













El sistema solar como modelo
 Dr.Antonio Anguren
 
Desde hace mas de 20 años vengo practicando y estudiando acerca de la medicina energética, la acupuntura, la terapia de polaridad, el ayurveda y la homeopatía. Esta última es la que considero mas útil a la hora de aplicar el aforismo hipocrático de “no hay enfermedades sino enfermos”, pues la homeopatía trata de encontrar el remedio o energía mas similar al estado psicológico y energético del paciente. Curando el paciente se cura la enfermedad, pues esta no es mas que un bloqueo energético que comienza en la mente y se refleja en el cuerpo.
Los 7 metales de la alquimia y los 7 planetas clásicos en astrología
El problema de la homeopatía es que hay tantos remedios y tantos síntomas que resulta muy difícil encontrar el remedio semejante al paciente, y por esta razón me pregunté si no habría una manera de encontrar un número de remedios mínimo que fuese útil para todo el mundo. Después de darle muchas vueltas al tema llegué a la conclusión que la respuesta eran los 7 metales de la alquimia, que correspondientes a los 7 planetas clásicos de la astrología, reflejaban una estructura completa de los componentes del ser humano.
Comparando los síntomas homeopáticos de los metales con la información astrológica pude ir afinando en el entendimiento de esa estructura y en su aplicación práctica con los pacientes. De esta manera se puede no solo leer la carta astral de alguien sino también ofrecerle una ayuda práctica para equilibrar las energías que reflejan los arquetipos planetarios. Cada vez que tomamos un metal homeopático su energía activa aquello que es similar en nosotros, facilitando su toma de conciencia y por tanto su sanación. La experiencia conmigo mismo y con los pacientes me lo ha corroborado infinidad de veces.
El oro, metal solar, corresponde a lo mas puro y profundo del ser humano y por tanto refleja la energía vital que lo anima y que surge de su alma. Los síntomas de aurum reflejan la desconexión de esa fuente de energía. Aurum duda de su alma, se siente abandonado, no se ama a sí mismo, no sabe cual es el propósito de su existencia, duda de su capacidad, no tiene autoestima, esta triste y siente que la vida no vale la pena ser vivida. Visto así los homeópatas han utilizado el aurum solo en los casos depresivos con disposición al suicidio, pero en realidad todos tenemos un sol que necesita brillar en mayor grado para sentirnos mas plenos de energía, mas sanos y con un mayor sentido profundo de nuestra existencia. Como todos tenemos un sol que es el objetivo que debemos alcanzar, aurum es un remedio útil para cada uno de nosotros, para darnos mayor autoestima, fuerza, voluntad y sentido del propósito de nuestra existencia.
La luna es también una luminaria o portadora de luz, así que corresponde a la parte femenina del alma o anima (el sol sería la parte masculina o animus). En la astrología védica la luna corresponde a budhi o mente superior que nos proporciona el entendimiento. Sea que la luna corresponda a la mente superior o que sea la cualidad femenina del alma (opción por la que me inclino), la luna nos permite recibir las experiencias en la conciencia y por tanto nos da un entendimiento que nos permite superar el engaño del razonamiento mercurial. Argentum es el metal que le corresponde y su acción facilita el rescate de las memorias (luna) que de forma inconsciente nos condicionan atrapándonos en experiencias no digeridas del pasado. La luna nos aporta una luz dirigida hacia el interior y nos permite vernos en el espejo de nuestra propia alma, para vencer la ilusión y el engaño de nuestra mente. La plata nos facilita un mejor uso de nuestra luna y fortalece la conciencia reduciendo la cantidad de pensamientos que invaden nuestra mente.
Mercurio es el planeta de la mente inferior o manas. Su tendencia centrífuga nos arrastra desde el nivel de conciencia del alma al del mundo exterior con el que nos pone en contacto. Si domina nos atrapa en pensamientos y deseos que nunca logran una satisfacción total y que nos pueden llevar hasta el lo mas bajo. Mercurio representa el egoísmo de nuestra mente, que utiliza los dones espirituales del sol en su propio beneficio en vez de considerarse un mero transmisor. Pero al mismo tiempo la mente consciente es el instrumento que tenemos para contactar con las facultades superiores, así que mercurio nos facilita el control de los procesos mentales para poder trascenderlos. El metal mercurio, como la mente, es tremendamente influenciable a todos los estímulos externos, esto le permite adaptarse a los cambios o sufrir por ellos. La clave del estrés es siempre la incapacidad de adaptación y mercurio tiene la clave para ello. Mercurio tiene al mismo tiempo todas las pasiones y debilidades humanas: egoísmo, avaricia, lujuria, gula, ira, impulso a matar y destruir…. que reflejan la debilidad de la voluntad por desconexión de nuestro sol interior. Mercurio es la quintaesencia de la enfermedad del hombre y es debida al egoísmo que nos separa de los demás y de nosotros mismos.
Sol, luna y Mercurio corresponden a las facultades superiores del hombre, el sol la facultad de la visión (de la luz interior), la luna de la escucha (de la música celestial) y mercurio del habla. Si mirásemos hacia dentro y estuviésemos en silencio podríamos parar la tendencia continua al parloteo de nuestra mente que nos mantiene atrapados en la mente inferior.
Los otro cuatro planetas corresponden a los cuatro elementos que construyen las energías mas físicas de nuestro ser. Son los cuatro elementos de los antiguos que proceden del éter (mercurio) y que finalizan en la tierra de la materialización y de la corporalización (saturno). Su buen funcionamiento es necesario para el equilibrio del cuerpo y la mente y para que las cualidades energéticas que les corresponde no sobresalgan en exceso alterando el equilibrio humoral. Cuando una cualidad excede a su opuesta aparece la enfermedad: si el calor y sequedad de marte (fuego) exceden a la frialdad y humedad de Júpiter (agua) aparecen las fiebres y hemorragias (enfermedades del calor), o viceversa; si la ligereza y velocidad de venus (aire) no es equilibrada con la pesadez y lentitud de saturno (tierra) aparecen los calambres y espasmos típicos de cuprum.
Durante siglos toda la medicina, de todas las culturas, se ha basado en este equilibrio humoral, y los antiguos médicos no concebían la práctica de la medicina sin conocer las influencias energéticas astrales.
La Homeosynthesis recupera este saber antiguo de la alquimia, la astrología, la terapia de polaridad y la medicina tradicional del ayurveda, integrándolo con la visión actual de la medicina, en su etapa funcional y psicosomática. Mediante los remedios homeopáticos, dados de forma polar facilitamos el equilibrio de la energía en su expresión centrífuga y centrípeta, masculina y femenina, para equilibrar los excesos, defectos o desarmonías de la energía. Hemos de pensar que toda enfermedad funcional es: exceso (hiper), defecto (hipo) o variabilidad (dis). Si corregimos estos desequilibrios funcionales mediante los remedios homeopáticos correspondientes, evitaremos que la enfermedad funcional se transforme en una enfermedad física, que pasemos de la neurosis o enfermedad funcional a la esclerosis o enfermedad cicatricial irreversible. En el esquema de la Homeosynthesis está reflejado todo el proceso de la enfermedad, desde el nivel espiritual, pasando por el mental, emocional y físico.
El símbolo solar representa la energía, hay un núcleo de carga positiva y una circunferencia con carga negativa, el núcleo gira sobre sí mismo y posee una intensa carga de energía y calor, en el exterior el electrón con carga femenina gira sobre sí mismo y sobre el núcleo. Ambos sienten una intensa atracción mutua y gracias al movimiento centrífugo se pueden mantener en una danza continua de atracción-repulsión o danza de la vida. En la interacción entre las dos fuerzas se genera la vida en todas sus manifestaciones. El símbolo del sol es el símbolo del movimiento de la energía en el nivel microcósmico (Universo) y microcósmico (átomo), en nuestro cuerpo es la energía central que fluye por todo el eje cerebro espinal y que mantiene todas las funciones corporales. El sol es la energía que mantiene toda la vida corporal y terrestre, además de haber sido el origen de toda la materia que nos compone. El verdadero sol que hemos de alcanzar, el sí mismo de Jung, es la integración entre el sol y la luna, entre venus y marte, entre júpiter y saturno, es decir el equilibrio perfecto entre las energías positivas y masculinas con las negativas y femeninas, entre el consciente y el inconsciente, entre el alma y su creador.





 

El sistema solar como modelo – Dr.Antonio Anguren

Desde hace mas de 20 años vengo practicando y estudiando acerca de la medicina energética, la acupuntura, la terapia de polaridad, el ayurveda y la homeopatía. Esta última es la que considero mas útil a la hora de aplicar el aforismo hipocrático de “no hay enfermedades sino enfermos”, pues la homeopatía trata de encontrar el remedio o energía mas similar al estado psicológico y energético del paciente. Curando el paciente se cura la enfermedad, pues esta no es mas que un bloqueo energético que comienza en la mente y se refleja en el cuerpo.
Los 7 metales de la alquimia y los 7 planetas clásicos en astrología
El problema de la homeopatía es que hay tantos remedios y tantos síntomas que resulta muy difícil encontrar el remedio semejante al paciente, y por esta razón me pregunté si no habría una manera de encontrar un número de remedios mínimo que fuese útil para todo el mundo. Después de darle muchas vueltas al tema llegué a la conclusión que la respuesta eran los 7 metales de la alquimia, que correspondientes a los 7 planetas clásicos de la astrología, reflejaban una estructura completa de los componentes del ser humano.
Comparando los síntomas homeopáticos de los metales con la información astrológica pude ir afinando en el entendimiento de esa estructura y en su aplicación práctica con los pacientes. De esta manera se puede no solo leer la carta astral de alguien sino también ofrecerle una ayuda práctica para equilibrar las energías que reflejan los arquetipos planetarios. Cada vez que tomamos un metal homeopático su energía activa aquello que es similar en nosotros, facilitando su toma de conciencia y por tanto su sanación. La experiencia conmigo mismo y con los pacientes me lo ha corroborado infinidad de veces.
El oro, metal solar, corresponde a lo mas puro y profundo del ser humano y por tanto refleja la energía vital que lo anima y que surge de su alma. Los síntomas de aurum reflejan la desconexión de esa fuente de energía. Aurum duda de su alma, se siente abandonado, no se ama a sí mismo, no sabe cual es el propósito de su existencia, duda de su capacidad, no tiene autoestima, esta triste y siente que la vida no vale la pena ser vivida. Visto así los homeópatas han utilizado el aurum solo en los casos depresivos con disposición al suicidio, pero en realidad todos tenemos un sol que necesita brillar en mayor grado para sentirnos mas plenos de energía, mas sanos y con un mayor sentido profundo de nuestra existencia. Como todos tenemos un sol que es el objetivo que debemos alcanzar, aurum es un remedio útil para cada uno de nosotros, para darnos mayor autoestima, fuerza, voluntad y sentido del propósito de nuestra existencia.
La luna es también una luminaria o portadora de luz, así que corresponde a la parte femenina del alma o anima (el sol sería la parte masculina o animus). En la astrología védica la luna corresponde a budhi o mente superior que nos proporciona el entendimiento. Sea que la luna corresponda a la mente superior o que sea la cualidad femenina del alma (opción por la que me inclino), la luna nos permite recibir las experiencias en la conciencia y por tanto nos da un entendimiento que nos permite superar el engaño del razonamiento mercurial. Argentum es el metal que le corresponde y su acción facilita el rescate de las memorias (luna) que de forma inconsciente nos condicionan atrapándonos en experiencias no digeridas del pasado. La luna nos aporta una luz dirigida hacia el interior y nos permite vernos en el espejo de nuestra propia alma, para vencer la ilusión y el engaño de nuestra mente. La plata nos facilita un mejor uso de nuestra luna y fortalece la conciencia reduciendo la cantidad de pensamientos que invaden nuestra mente.
Mercurio es el planeta de la mente inferior o manas. Su tendencia centrífuga nos arrastra desde el nivel de conciencia del alma al del mundo exterior con el que nos pone en contacto. Si domina nos atrapa en pensamientos y deseos que nunca logran una satisfacción total y que nos pueden llevar hasta el lo mas bajo. Mercurio representa el egoísmo de nuestra mente, que utiliza los dones espirituales del sol en su propio beneficio en vez de considerarse un mero transmisor. Pero al mismo tiempo la mente consciente es el instrumento que tenemos para contactar con las facultades superiores, así que mercurio nos facilita el control de los procesos mentales para poder trascenderlos. El metal mercurio, como la mente, es tremendamente influenciable a todos los estímulos externos, esto le permite adaptarse a los cambios o sufrir por ellos. La clave del estrés es siempre la incapacidad de adaptación y mercurio tiene la clave para ello. Mercurio tiene al mismo tiempo todas las pasiones y debilidades humanas: egoísmo, avaricia, lujuria, gula, ira, impulso a matar y destruir…. que reflejan la debilidad de la voluntad por desconexión de nuestro sol interior. Mercurio es la quintaesencia de la enfermedad del hombre y es debida al egoísmo que nos separa de los demás y de nosotros mismos.
Sol, luna y Mercurio corresponden a las facultades superiores del hombre, el sol la facultad de la visión (de la luz interior), la luna de la escucha (de la música celestial) y mercurio del habla. Si mirásemos hacia dentro y estuviésemos en silencio podríamos parar la tendencia continua al parloteo de nuestra mente que nos mantiene atrapados en la mente inferior.
Los otro cuatro planetas corresponden a los cuatro elementos que construyen las energías mas físicas de nuestro ser. Son los cuatro elementos de los antiguos que proceden del éter (mercurio) y que finalizan en la tierra de la materialización y de la corporalización (saturno). Su buen funcionamiento es necesario para el equilibrio del cuerpo y la mente y para que las cualidades energéticas que les corresponde no sobresalgan en exceso alterando el equilibrio humoral. Cuando una cualidad excede a su opuesta aparece la enfermedad: si el calor y sequedad de marte (fuego) exceden a la frialdad y humedad de Júpiter (agua) aparecen las fiebres y hemorragias (enfermedades del calor), o viceversa; si la ligereza y velocidad de venus (aire) no es equilibrada con la pesadez y lentitud de saturno (tierra) aparecen los calambres y espasmos típicos de cuprum.
Durante siglos toda la medicina, de todas las culturas, se ha basado en este equilibrio humoral, y los antiguos médicos no concebían la práctica de la medicina sin conocer las influencias energéticas astrales.
La Homeosynthesis recupera este saber antiguo de la alquimia, la astrología, la terapia de polaridad y la medicina tradicional del ayurveda, integrándolo con la visión actual de la medicina, en su etapa funcional y psicosomática. Mediante los remedios homeopáticos, dados de forma polar facilitamos el equilibrio de la energía en su expresión centrífuga y centrípeta, masculina y femenina, para equilibrar los excesos, defectos o desarmonías de la energía. Hemos de pensar que toda enfermedad funcional es: exceso (hiper), defecto (hipo) o variabilidad (dis). Si corregimos estos desequilibrios funcionales mediante los remedios homeopáticos correspondientes, evitaremos que la enfermedad funcional se transforme en una enfermedad física, que pasemos de la neurosis o enfermedad funcional a la esclerosis o enfermedad cicatricial irreversible. En el esquema de la Homeosynthesis está reflejado todo el proceso de la enfermedad, desde el nivel espiritual, pasando por el mental, emocional y físico.
El símbolo solar representa la energía, hay un núcleo de carga positiva y una circunferencia con carga negativa, el núcleo gira sobre sí mismo y posee una intensa carga de energía y calor, en el exterior el electrón con carga femenina gira sobre sí mismo y sobre el núcleo. Ambos sienten una intensa atracción mutua y gracias al movimiento centrífugo se pueden mantener en una danza continua de atracción-repulsión o danza de la vida. En la interacción entre las dos fuerzas se genera la vida en todas sus manifestaciones. El símbolo del sol es el símbolo del movimiento de la energía en el nivel microcósmico (Universo) y microcósmico (átomo), en nuestro cuerpo es la energía central que fluye por todo el eje cerebro espinal y que mantiene todas las funciones corporales. El sol es la energía que mantiene toda la vida corporal y terrestre, además de haber sido el origen de toda la materia que nos compone. El verdadero sol que hemos de alcanzar, el sí mismo de Jung, es la integración entre el sol y la luna, entre venus y marte, entre júpiter y saturno, es decir el equilibrio perfecto entre las energías positivas y masculinas con las negativas y femeninas, entre el consciente y el inconsciente, entre el alma y su creador.
Dr. Antonio Anguren
- See more at: http://www.geocosmos.es/el-sistema-solar-como-modelo-dr-antonio-anguren/#sthash.pU5O8iGl.dpuf

El sistema solar como modelo – Dr.Antonio Anguren

Desde hace mas de 20 años vengo practicando y estudiando acerca de la medicina energética, la acupuntura, la terapia de polaridad, el ayurveda y la homeopatía. Esta última es la que considero mas útil a la hora de aplicar el aforismo hipocrático de “no hay enfermedades sino enfermos”, pues la homeopatía trata de encontrar el remedio o energía mas similar al estado psicológico y energético del paciente. Curando el paciente se cura la enfermedad, pues esta no es mas que un bloqueo energético que comienza en la mente y se refleja en el cuerpo.
Los 7 metales de la alquimia y los 7 planetas clásicos en astrología
El problema de la homeopatía es que hay tantos remedios y tantos síntomas que resulta muy difícil encontrar el remedio semejante al paciente, y por esta razón me pregunté si no habría una manera de encontrar un número de remedios mínimo que fuese útil para todo el mundo. Después de darle muchas vueltas al tema llegué a la conclusión que la respuesta eran los 7 metales de la alquimia, que correspondientes a los 7 planetas clásicos de la astrología, reflejaban una estructura completa de los componentes del ser humano.
Comparando los síntomas homeopáticos de los metales con la información astrológica pude ir afinando en el entendimiento de esa estructura y en su aplicación práctica con los pacientes. De esta manera se puede no solo leer la carta astral de alguien sino también ofrecerle una ayuda práctica para equilibrar las energías que reflejan los arquetipos planetarios. Cada vez que tomamos un metal homeopático su energía activa aquello que es similar en nosotros, facilitando su toma de conciencia y por tanto su sanación. La experiencia conmigo mismo y con los pacientes me lo ha corroborado infinidad de veces.
El oro, metal solar, corresponde a lo mas puro y profundo del ser humano y por tanto refleja la energía vital que lo anima y que surge de su alma. Los síntomas de aurum reflejan la desconexión de esa fuente de energía. Aurum duda de su alma, se siente abandonado, no se ama a sí mismo, no sabe cual es el propósito de su existencia, duda de su capacidad, no tiene autoestima, esta triste y siente que la vida no vale la pena ser vivida. Visto así los homeópatas han utilizado el aurum solo en los casos depresivos con disposición al suicidio, pero en realidad todos tenemos un sol que necesita brillar en mayor grado para sentirnos mas plenos de energía, mas sanos y con un mayor sentido profundo de nuestra existencia. Como todos tenemos un sol que es el objetivo que debemos alcanzar, aurum es un remedio útil para cada uno de nosotros, para darnos mayor autoestima, fuerza, voluntad y sentido del propósito de nuestra existencia.
La luna es también una luminaria o portadora de luz, así que corresponde a la parte femenina del alma o anima (el sol sería la parte masculina o animus). En la astrología védica la luna corresponde a budhi o mente superior que nos proporciona el entendimiento. Sea que la luna corresponda a la mente superior o que sea la cualidad femenina del alma (opción por la que me inclino), la luna nos permite recibir las experiencias en la conciencia y por tanto nos da un entendimiento que nos permite superar el engaño del razonamiento mercurial. Argentum es el metal que le corresponde y su acción facilita el rescate de las memorias (luna) que de forma inconsciente nos condicionan atrapándonos en experiencias no digeridas del pasado. La luna nos aporta una luz dirigida hacia el interior y nos permite vernos en el espejo de nuestra propia alma, para vencer la ilusión y el engaño de nuestra mente. La plata nos facilita un mejor uso de nuestra luna y fortalece la conciencia reduciendo la cantidad de pensamientos que invaden nuestra mente.
Mercurio es el planeta de la mente inferior o manas. Su tendencia centrífuga nos arrastra desde el nivel de conciencia del alma al del mundo exterior con el que nos pone en contacto. Si domina nos atrapa en pensamientos y deseos que nunca logran una satisfacción total y que nos pueden llevar hasta el lo mas bajo. Mercurio representa el egoísmo de nuestra mente, que utiliza los dones espirituales del sol en su propio beneficio en vez de considerarse un mero transmisor. Pero al mismo tiempo la mente consciente es el instrumento que tenemos para contactar con las facultades superiores, así que mercurio nos facilita el control de los procesos mentales para poder trascenderlos. El metal mercurio, como la mente, es tremendamente influenciable a todos los estímulos externos, esto le permite adaptarse a los cambios o sufrir por ellos. La clave del estrés es siempre la incapacidad de adaptación y mercurio tiene la clave para ello. Mercurio tiene al mismo tiempo todas las pasiones y debilidades humanas: egoísmo, avaricia, lujuria, gula, ira, impulso a matar y destruir…. que reflejan la debilidad de la voluntad por desconexión de nuestro sol interior. Mercurio es la quintaesencia de la enfermedad del hombre y es debida al egoísmo que nos separa de los demás y de nosotros mismos.
Sol, luna y Mercurio corresponden a las facultades superiores del hombre, el sol la facultad de la visión (de la luz interior), la luna de la escucha (de la música celestial) y mercurio del habla. Si mirásemos hacia dentro y estuviésemos en silencio podríamos parar la tendencia continua al parloteo de nuestra mente que nos mantiene atrapados en la mente inferior.
Los otro cuatro planetas corresponden a los cuatro elementos que construyen las energías mas físicas de nuestro ser. Son los cuatro elementos de los antiguos que proceden del éter (mercurio) y que finalizan en la tierra de la materialización y de la corporalización (saturno). Su buen funcionamiento es necesario para el equilibrio del cuerpo y la mente y para que las cualidades energéticas que les corresponde no sobresalgan en exceso alterando el equilibrio humoral. Cuando una cualidad excede a su opuesta aparece la enfermedad: si el calor y sequedad de marte (fuego) exceden a la frialdad y humedad de Júpiter (agua) aparecen las fiebres y hemorragias (enfermedades del calor), o viceversa; si la ligereza y velocidad de venus (aire) no es equilibrada con la pesadez y lentitud de saturno (tierra) aparecen los calambres y espasmos típicos de cuprum.
Durante siglos toda la medicina, de todas las culturas, se ha basado en este equilibrio humoral, y los antiguos médicos no concebían la práctica de la medicina sin conocer las influencias energéticas astrales.
La Homeosynthesis recupera este saber antiguo de la alquimia, la astrología, la terapia de polaridad y la medicina tradicional del ayurveda, integrándolo con la visión actual de la medicina, en su etapa funcional y psicosomática. Mediante los remedios homeopáticos, dados de forma polar facilitamos el equilibrio de la energía en su expresión centrífuga y centrípeta, masculina y femenina, para equilibrar los excesos, defectos o desarmonías de la energía. Hemos de pensar que toda enfermedad funcional es: exceso (hiper), defecto (hipo) o variabilidad (dis). Si corregimos estos desequilibrios funcionales mediante los remedios homeopáticos correspondientes, evitaremos que la enfermedad funcional se transforme en una enfermedad física, que pasemos de la neurosis o enfermedad funcional a la esclerosis o enfermedad cicatricial irreversible. En el esquema de la Homeosynthesis está reflejado todo el proceso de la enfermedad, desde el nivel espiritual, pasando por el mental, emocional y físico.
El símbolo solar representa la energía, hay un núcleo de carga positiva y una circunferencia con carga negativa, el núcleo gira sobre sí mismo y posee una intensa carga de energía y calor, en el exterior el electrón con carga femenina gira sobre sí mismo y sobre el núcleo. Ambos sienten una intensa atracción mutua y gracias al movimiento centrífugo se pueden mantener en una danza continua de atracción-repulsión o danza de la vida. En la interacción entre las dos fuerzas se genera la vida en todas sus manifestaciones. El símbolo del sol es el símbolo del movimiento de la energía en el nivel microcósmico (Universo) y microcósmico (átomo), en nuestro cuerpo es la energía central que fluye por todo el eje cerebro espinal y que mantiene todas las funciones corporales. El sol es la energía que mantiene toda la vida corporal y terrestre, además de haber sido el origen de toda la materia que nos compone. El verdadero sol que hemos de alcanzar, el sí mismo de Jung, es la integración entre el sol y la luna, entre venus y marte, entre júpiter y saturno, es decir el equilibrio perfecto entre las energías positivas y masculinas con las negativas y femeninas, entre el consciente y el inconsciente, entre el alma y su creador.
Dr. Antonio Anguren
- See more at: http://www.geocosmos.es/el-sistema-solar-como-modelo-dr-antonio-anguren/#sthash.pU5O8iGl.dpuf

El sistema solar como modelo – Dr.Antonio Anguren

Desde hace mas de 20 años vengo practicando y estudiando acerca de la medicina energética, la acupuntura, la terapia de polaridad, el ayurveda y la homeopatía. Esta última es la que considero mas útil a la hora de aplicar el aforismo hipocrático de “no hay enfermedades sino enfermos”, pues la homeopatía trata de encontrar el remedio o energía mas similar al estado psicológico y energético del paciente. Curando el paciente se cura la enfermedad, pues esta no es mas que un bloqueo energético que comienza en la mente y se refleja en el cuerpo.
Los 7 metales de la alquimia y los 7 planetas clásicos en astrología
El problema de la homeopatía es que hay tantos remedios y tantos síntomas que resulta muy difícil encontrar el remedio semejante al paciente, y por esta razón me pregunté si no habría una manera de encontrar un número de remedios mínimo que fuese útil para todo el mundo. Después de darle muchas vueltas al tema llegué a la conclusión que la respuesta eran los 7 metales de la alquimia, que correspondientes a los 7 planetas clásicos de la astrología, reflejaban una estructura completa de los componentes del ser humano.
Comparando los síntomas homeopáticos de los metales con la información astrológica pude ir afinando en el entendimiento de esa estructura y en su aplicación práctica con los pacientes. De esta manera se puede no solo leer la carta astral de alguien sino también ofrecerle una ayuda práctica para equilibrar las energías que reflejan los arquetipos planetarios. Cada vez que tomamos un metal homeopático su energía activa aquello que es similar en nosotros, facilitando su toma de conciencia y por tanto su sanación. La experiencia conmigo mismo y con los pacientes me lo ha corroborado infinidad de veces.
El oro, metal solar, corresponde a lo mas puro y profundo del ser humano y por tanto refleja la energía vital que lo anima y que surge de su alma. Los síntomas de aurum reflejan la desconexión de esa fuente de energía. Aurum duda de su alma, se siente abandonado, no se ama a sí mismo, no sabe cual es el propósito de su existencia, duda de su capacidad, no tiene autoestima, esta triste y siente que la vida no vale la pena ser vivida. Visto así los homeópatas han utilizado el aurum solo en los casos depresivos con disposición al suicidio, pero en realidad todos tenemos un sol que necesita brillar en mayor grado para sentirnos mas plenos de energía, mas sanos y con un mayor sentido profundo de nuestra existencia. Como todos tenemos un sol que es el objetivo que debemos alcanzar, aurum es un remedio útil para cada uno de nosotros, para darnos mayor autoestima, fuerza, voluntad y sentido del propósito de nuestra existencia.
La luna es también una luminaria o portadora de luz, así que corresponde a la parte femenina del alma o anima (el sol sería la parte masculina o animus). En la astrología védica la luna corresponde a budhi o mente superior que nos proporciona el entendimiento. Sea que la luna corresponda a la mente superior o que sea la cualidad femenina del alma (opción por la que me inclino), la luna nos permite recibir las experiencias en la conciencia y por tanto nos da un entendimiento que nos permite superar el engaño del razonamiento mercurial. Argentum es el metal que le corresponde y su acción facilita el rescate de las memorias (luna) que de forma inconsciente nos condicionan atrapándonos en experiencias no digeridas del pasado. La luna nos aporta una luz dirigida hacia el interior y nos permite vernos en el espejo de nuestra propia alma, para vencer la ilusión y el engaño de nuestra mente. La plata nos facilita un mejor uso de nuestra luna y fortalece la conciencia reduciendo la cantidad de pensamientos que invaden nuestra mente.
Mercurio es el planeta de la mente inferior o manas. Su tendencia centrífuga nos arrastra desde el nivel de conciencia del alma al del mundo exterior con el que nos pone en contacto. Si domina nos atrapa en pensamientos y deseos que nunca logran una satisfacción total y que nos pueden llevar hasta el lo mas bajo. Mercurio representa el egoísmo de nuestra mente, que utiliza los dones espirituales del sol en su propio beneficio en vez de considerarse un mero transmisor. Pero al mismo tiempo la mente consciente es el instrumento que tenemos para contactar con las facultades superiores, así que mercurio nos facilita el control de los procesos mentales para poder trascenderlos. El metal mercurio, como la mente, es tremendamente influenciable a todos los estímulos externos, esto le permite adaptarse a los cambios o sufrir por ellos. La clave del estrés es siempre la incapacidad de adaptación y mercurio tiene la clave para ello. Mercurio tiene al mismo tiempo todas las pasiones y debilidades humanas: egoísmo, avaricia, lujuria, gula, ira, impulso a matar y destruir…. que reflejan la debilidad de la voluntad por desconexión de nuestro sol interior. Mercurio es la quintaesencia de la enfermedad del hombre y es debida al egoísmo que nos separa de los demás y de nosotros mismos.
Sol, luna y Mercurio corresponden a las facultades superiores del hombre, el sol la facultad de la visión (de la luz interior), la luna de la escucha (de la música celestial) y mercurio del habla. Si mirásemos hacia dentro y estuviésemos en silencio podríamos parar la tendencia continua al parloteo de nuestra mente que nos mantiene atrapados en la mente inferior.
Los otro cuatro planetas corresponden a los cuatro elementos que construyen las energías mas físicas de nuestro ser. Son los cuatro elementos de los antiguos que proceden del éter (mercurio) y que finalizan en la tierra de la materialización y de la corporalización (saturno). Su buen funcionamiento es necesario para el equilibrio del cuerpo y la mente y para que las cualidades energéticas que les corresponde no sobresalgan en exceso alterando el equilibrio humoral. Cuando una cualidad excede a su opuesta aparece la enfermedad: si el calor y sequedad de marte (fuego) exceden a la frialdad y humedad de Júpiter (agua) aparecen las fiebres y hemorragias (enfermedades del calor), o viceversa; si la ligereza y velocidad de venus (aire) no es equilibrada con la pesadez y lentitud de saturno (tierra) aparecen los calambres y espasmos típicos de cuprum.
Durante siglos toda la medicina, de todas las culturas, se ha basado en este equilibrio humoral, y los antiguos médicos no concebían la práctica de la medicina sin conocer las influencias energéticas astrales.
La Homeosynthesis recupera este saber antiguo de la alquimia, la astrología, la terapia de polaridad y la medicina tradicional del ayurveda, integrándolo con la visión actual de la medicina, en su etapa funcional y psicosomática. Mediante los remedios homeopáticos, dados de forma polar facilitamos el equilibrio de la energía en su expresión centrífuga y centrípeta, masculina y femenina, para equilibrar los excesos, defectos o desarmonías de la energía. Hemos de pensar que toda enfermedad funcional es: exceso (hiper), defecto (hipo) o variabilidad (dis). Si corregimos estos desequilibrios funcionales mediante los remedios homeopáticos correspondientes, evitaremos que la enfermedad funcional se transforme en una enfermedad física, que pasemos de la neurosis o enfermedad funcional a la esclerosis o enfermedad cicatricial irreversible. En el esquema de la Homeosynthesis está reflejado todo el proceso de la enfermedad, desde el nivel espiritual, pasando por el mental, emocional y físico.
El símbolo solar representa la energía, hay un núcleo de carga positiva y una circunferencia con carga negativa, el núcleo gira sobre sí mismo y posee una intensa carga de energía y calor, en el exterior el electrón con carga femenina gira sobre sí mismo y sobre el núcleo. Ambos sienten una intensa atracción mutua y gracias al movimiento centrífugo se pueden mantener en una danza continua de atracción-repulsión o danza de la vida. En la interacción entre las dos fuerzas se genera la vida en todas sus manifestaciones. El símbolo del sol es el símbolo del movimiento de la energía en el nivel microcósmico (Universo) y microcósmico (átomo), en nuestro cuerpo es la energía central que fluye por todo el eje cerebro espinal y que mantiene todas las funciones corporales. El sol es la energía que mantiene toda la vida corporal y terrestre, además de haber sido el origen de toda la materia que nos compone. El verdadero sol que hemos de alcanzar, el sí mismo de Jung, es la integración entre el sol y la luna, entre venus y marte, entre júpiter y saturno, es decir el equilibrio perfecto entre las energías positivas y masculinas con las negativas y femeninas, entre el consciente y el inconsciente, entre el alma y su creador.
Dr. Antonio Anguren
- See more at: http://www.geocosmos.es/el-sistema-solar-como-modelo-dr-antonio-anguren/#sthash.pU5O8iGl.dpuf