viernes, 24 de abril de 2015

Gemoastrología. Por Sol Hernández.











GEMOASTROLOGÍA

La Gemoastrología es una técnica terapéutica que une Astrología y
Gemoterapia o Terapia con Cuarzos y Cristales.
Desde siempre se ha pensado que la Astrología sólo se podía utilizar para
saber cómo somos y qué nos va a suceder en la vida y, nada más lejos de la
realidad.
La Astrología tiene muchos niveles de interpretación y, a través de ella,
podemos acceder a muchos conocimientos pero, además, es una puerta
abierta para dar soluciones o remedios a través de terapias que servirán para
que, una vez diagnosticado el problema en el nivel en el cual se encuentre
(físico, mental, emocional o espiritual), pueda ofrecerse una ayuda valiosa para
la recuperación. Una de las Terapias utilizada es con gemas.
Las gemas son a la Astrología como los medicamentos a la Medicina. Es decir,
a través de la Carta Astral, se diagnostica el problema en cuestión y después,
por la relación existente entre los planetas y los cristales, se ve cuáles serían
los más adecuados para la persona que estamos tratando. Como se puede ver,
son terapias completamente individualizadas, al igual que la Carta Astral lo es.
La clasificación astrológica de los cristales se hace de la siguiente manera:
cada planeta emite una energía específica de color que a su vez está
relacionado con un chakra de nuestro cuerpo. Cada chakra tiene que ver con
aspectos de la persona y del cuerpo físico, así como emana una energía
concreta con una predominancia de color.
Los cristales también están ligados por una energía específica con
predominancia de color. De forma, que uniendo los tres elementos (planeta,
chakra, cristales), podremos saber cuál sería la fórmula más adecuada para
que la persona sane.
Vamos a poner un ejemplo, cojamos el Sol. Este emite un rayo amarillo y
dorado ligado al chakra del Plexo Solar. Los cristales que están vinculados a
este planeta son los de color amarillo ya que éste es su rayo predominante..
Por este motivo los cristales ligado son el Citrino, el Topacio amarillo, la Calcita
amarilla, el Ojo de Tigre, el Jaspe amarillo, entre otras. También se utiliza en
terapias el ámbar, aunque sea una resina cristalizada, pues emite una energía
muy pura totalmente solar.
Una vez estudiado y comprendido la relación Planeta-Chakra-Cristal, estamos
preparados para dar el siguiente paso que es ver qué nos dice la Carta Astral.
Comprobamos que situación planetaria está en conflicto lo que nos indica qué
aspectos de la persona están en conflicto también y, con esta información,
elegimos qué cristales serían los más adecuados para hacer la terapia. Primero
haremos una sesión de vibración baja, para que la persona no tenga una
reacción fuerte y, posteriormente, iremos incrementando la energía. Esto es
posible porque dentro de cada grupo de color hay varios cristales con distintos

niveles o intensidades energéticas, siendo así posible ir aumentando
paulatinamente las sesiones.
Volviendo al ejemplo anterior, tenemos el grupo de los cristales amarillos, una
de las pistas que hay para saber cuál es de un nivel más alto y cuál de uno
más bajo, es la cristalización, la transparencia y la pureza. En este caso el de
vibración más baja es el Jaspe, después la Calcita, le sigue el Ojo de Tigre,
posteriormente el Topacio y, por último, el Citrino que es el cristal de vibración
más alta, porque además, es un Cuarzo, es decir, tiene Silicio en su
composición.
Otro aspecto que hay que tener en cuenta es que cada gema tiene sus
propiedades y sirven para aliviar o curar trastornos y enfermedades
específicas. En este sentido, podremos también utilizar los más adecuados
para el caso.
Hay varios tipos de terapias, la más conocida es la que el paciente se tumba en
una camilla y se le van colocando los cristales sobre los chakras o zonas
afectadas, de forma que sea una terapia completa y equilibradota
energéticamente hablando.
Otro tipo de terapia es la local, trabajando únicamente la zona afectada. El
inconveniente de esta forma es que nos dejamos otras zonas reflejas o
afectadas indirectamente, ya que ningún mal, dolor o desequilibrio afecta a una
sola zona o tiene un único origen.
El tercer modelo terapéutico es a través de los puntos reflejos de los pies. Para
esta terapia se utiliza lo que se llaman Lapiceros de Cuarzo para masaje, ya
que es necesario que actúen en los puntos a modo de aguja láser por un lado y
de masaje relajante por otro. El lápiz tiene dos lados, uno con una punta a
modo de mina de lápiz y otras roma o redondeada. Esta técnica sería similar a
la acupuntura aunque sólo en los puntos del pie.
La cuarta forma es utilizando el mismo método anterior, pero aplicándolo a los
puntos de los meridianos del cuerpo. Sigue los conocimientos de la medicina
china, pero en vez de usar las agujas, digitopuntura o calor, utilizamos las
puntas de cuarzo.
La última sería por imposición de manos, es decir, el terapeuta mezcla la
energía que emana de sus manos con las que emite la gema, duplicándose así
ambas acciones.
A parte de las terapias propiamente dichas también podemos utilizar los
cristales en forma de colgantes, pulseras, anillos, etc., de forma que al llevarlos
durante un periodo de tiempo específico con nosotros, nos ayuden en nuestro
proceso curativo. Pueden potenciar los mismos efectos de las terapias,
desbloquear aspectos de la Carta Astral que estén en tensión, atenuar el
movimiento de los planetas más duros, suplir carencias energéticas
planetarias, etc.

A parte de los planetas, están otros cuerpos celestes a considerar como son
las Estrellas Fijas y que también tienen gran influencia sobre nosotros. Existen
tablas con las posiciones de estas estrellas en los signos del Zodiaco al igual
que sucede con las posiciones de los planetas, de forma que podamos
averiguar dónde nos caen en la Carta y si nos afectan específicamente o si
alguna de ellas, puede ayudarnos puntualmente en el momento que estemos.
Aquí la relación es más específica que la planetaria, ya que cada estrella está
relacionada con un cristal en particular y sólo ese, siendo como entidades
gemelares, en color y vibración.
Las primeras tablas conocidas sobre esta relación estrella-cristal son el
Lapidario de Alfonso X el Sabio, pero se cree que ya en los pueblos antiguos
como hindúes, egipcios o mayas, sabían de esta relación y utilizaban este
regalo del cielo para sus procesos de curación.
En el Lapidario se puede ver tanto la relación como la utilidad, es decir, explica
cómo utilizar el cristal y en qué situaciones, ya que repito que cada cristal tiene
sus propias características y propiedades.
Posteriormente, se ha ampliado la lista conforme se han ido descubriendo más
estrellas y más cristales, todos ellos necesarios para tener más posibilidades
de trabajo y autoconocimiento.
Con esta técnica podremos averiguar qué cristal conviene que llevemos con
nosotros para mejorar una situación concreta.
Quizá esta técnica sea menos conocida que la anterior, pero no por ello menos
eficaz.
Con lo dicho, espero haberos conectado un poquito, aunque sólo sea, con
ambas “ciencias”, la Astrología y la Gemología, pues estos dos mundos puede
ser buenos guías para que nuestra vida sea más llevadera, más fácil y feliz, ya
que nos ofrecen todas las herramientas de autoconocimiento y mejoras
necesarias para que se produzca.

Sol Hernández