miércoles, 29 de abril de 2015

Leer una carta. Por Pablo Telias.









Leer una  carta   es una expresión muy abarcativa  y se presta a ser entendida de diversos modos. Si uno no pertenece al gremio astrológico  asociará la expresión leer una carta  con la lectura de un mensaje escrito en una hoja que llegó envuelta en un sobre entregada por el correo.  Entendido así la situación es  la de enterarse de algo que no sabía,  ya sea por el hecho que  se cuenta o por quien me lo cuenta. Otro modo de entender leer una carta es la que puede hacer un marino cuando mira su mapa de navegación para situarse o planear un viaje. En todos los casos hay en  el que lee la "carta"  algo que no sabe y al mismo tiempo algo que si sabe, en el ejemplo de la carta escrita,   interpretar los signos linguísticos y darles un sentido, quien la escribió, etc.
Si la carta natal es una estructura de significantes y significados,  estos nos comunican un mensaje. Esta producción de sentido que se genera a partir de mirar el mapa del cielo de una persona  nos da la posibilidad de alcanzar  un mensaje cuyo destinatario es  la vida del que lo recibe o busca, llamado habitualmente "consultante".
¿Pero como se cual es el mensaje? Al estudiar o interpretar un mapa astrológico  muchas veces surge una exigencia de obtener y poseer todo su significado de una sola vez. En general se tiene el presupuesto que un muy buen astrologo puede ver todo lo que esta encriptado en una carta.
 La potencialidad de sentido de una carta no se agota en el que la lee. Tampoco el sentido está cerrado y clausurado, quiero decir que no es un acertijo que raspando la carta  aparecen las respuestas correctas.
Como todo símbolo la carta nos remite a otra realidad. Leer una carta no es develar completamente el sentido sino explorar su sobreabundancia, latente en su carácter simbólico.
¿Quien interpreta  lo interpretado?
El que lee, lo hace desde su contexto: valoraciones, ideología,  alcance de  comprensión , su vocabulario, experiencias, etc.
Por eso me inclino a ver la carta  natal como una reserva de sentido inagotable. La C.N. es un exceso  de sentido que es recogido en nuevas y sucesivas  lecturas.
Esto se pone a la vista en una suerte de conflicto de interpretaciones que genera división  de posiciones;  Astrologo A :" X es agresivo porque tiene Marte en 1 ".  Astrologo B dice :  " X no es agresivo es  reacción defensiva porque es Sol en Cancer…"   
La interpretación es un proceso no repetitivo que siempre explora y nunca concluye.
¿Que quiere decir esto?  Pregunta frecuente que  hace el consultante  señalando con el dedo índice  a la rueda de la fortuna  o alguna parte de la carta. Preguntas que si contestamos en una entrevista terminan reduciendo la interpretación a un  saciar la curiosidad del consultante y  a una función de traductor o comentarista del astrólogo.
No es la lectura de la  suma de muchas posiciones sino la unificación  y la síntesis que cada intérprete pueda lograr lo que hace rica a una devolución.  No recuerdo cantantes que interpreten  partes aisladas de una canción. La canción tiene un mensaje y ese se transmite cuando se canta completa. Relacionándolo con lo que habíamos señalado antes acerca de ¿Quién interpreta? ese mismo tema musical interpretado por otro cantante nos moviliza o toca otras fibras.
En síntesis, cada práctica de lectura constituye un horizonte de comprensión desde el cual se lee. Tener presente que no hay "lectura perfecta" permite enfrentarnos a la experiencia de leer una carta con una  actitud vital, confiada y creativa.