lunes, 4 de mayo de 2015

El reloj astronómico de Praga. Por Luz Espinosa.









EL RELOJ ASTRONÓMICO DE PRAGA.



Luz Espinosa.


Cuenta la leyenda que en el año 1410 comenzó el arreglo y la perfección de uno de los mecanismos más hermosos de la Europa del siglo XV. El maestro Hanuš (cuyo verdadero nombre era Jan Růže) fue el encargado de dar vida al Reloj Astronómico de Praga; al terminarlo, los Consejeros de la Ciudad Vieja estaban tan orgullosos de la pieza que decidieron sacarle los ojos para que no pudiera construir otro igual, pues su trabajo era muy solicitado.



  Tras luchar un largo tiempo por su vida, “una mañana pidió a su ayudante que lo acompañara hasta el ayuntamiento, pues deseaba acariciar las piezas de su amada máquina, escuchar su sonido. El chico se sintió feliz por ello, pues desde el ataque, su maestro no había salido a la calle ni había mostrado interés por nada. Cuando estuvieron frente a la maquinaria del gran reloj, el anciano acarició con amor cada familiar pieza, se deleitó con el rodar de sus engranajes. Lloró amargamente por no poder disfrutar de su visión, por no poder volver a trabajar en lo que él tanto amaba. Aspiró hondo y se armó de valor, visualizó en su cabeza el mecanismo. Lo conocía tan bien que era capaz de ver cada pequeño detalle aun con los ojos cegados. Entonces, tras unos instantes de meditación, extendió su mano y, antes de que su ayudante pudiera detenerlo, la introdujo en un punto concreto de tan preciada maquinaria. Con la escasa fuerza que su enfermedad le había dejado, el maestro tiró de una de las numerosas palancas hasta que ésta se rompió. La máquina comenzó a gemir y a lanzar alarmantes ruidos que traspasaron el silencio y pudieron escucharse en toda la plaza de la Ciudad Vieja.

El reloj comenzó a hacer movimientos extraños hasta que finalmente se detuvo, su maquinaria había dejado de funcionar. Justo en ese momento, Hanus, el más grande relojero que había dado la historia, cayó al suelo muerto: su corazón se había detenido en el mismo momento que lo hizo su amado reloj astronómico”.

La fabricación de los relojes astronómicos fue muy frecuente durante la Edad Media; sólo los relojes de Padua (1344) y Estrasburgo (1354) fueron construidos antes que el de Praga. El reloj se compone de tres partes: la primera corresponde al cuadrante astronómico, éste, además de indicar la hora de día, representa las posiciones del Sol y la Luna en el cielo. El cuadrante muestra la percepción del Universo de aquellos tiempos, con la Tierra en el centro. La zona azul es el cielo sobre el horizonte; allí pueden leerse en latín las palabras ORTVS (este) y OCCASVS (oeste). La zona marrón es la tierra bajo el horizonte y aquí las palabras son AVRORA (amanecer) y CPEPVSCVLVM (crepúsculo), mientras un anillo zodiacal se mueve según el recorrido de las estrellas en el cielo.

La segunda parte que compone esta obra son Las figuras animadas, ésta incluye el paseo de los apóstoles. El paseo marca cada hora con uno de los doce apóstoles. Además, a los lados del reloj se encuentran cuatro figuras que fungen como alegorías: La vanidad, representada por un hombre que sostiene un espejo; La muerte, representada por un esqueleto montado al tiempo; La lujuria, representada por un príncipe turco con su mandolina y La avaricia, representada por un judío con su bolsa.

La última parte del impresionante reloj corresponde al Calendario circular, en éste, cada medallón representa los meses del año.


En su conjunto, forman una de las obras más representativas del arte Europeo. Alrededor de su mecanismo gira otra leyenda que surge a partir de la acción que realizó su creador: se dice que si el reloj se detiene es señal de malos augurios para el país. Y quizá sólo haya sido una coincidencia, pero en 2002 el reloj se detuvo y un aumento del Moldava provocó inundaciones que afectaron seriamente a la ciudad, tanto a sus edificios como al transporte 

subterráneo de la Ciudad Vieja.

Los días 7 y 8 de mayo de 1945, el reloj sufrió graves daños por el Ejército alemán; los soldados alemanes dirigieron sus ataques de vehículos blindados y antiaéreos a la Vieja Ciudad de Praga en un esfuerzo por silenciar la iniciativa provocadora de la radio por parte de la resistencia checa, iniciada el 5 de mayo. El ayuntamiento y los edificios cercanos fueron incendiados junto a las esculturas de madera del reloj y la esfera del calendario de Josef Mánes. Se reparó la maquinaria y los apóstoles de madera fueron restaurados por Vojtěch Sucharda, un famoso constructor de marionetas. El reloj volvió a funcionar a partir de 1948.

En 2010, el Reloj Astronómico de Praga cumplió 600 años de haber sido creado, por lo que el gobierno de ese país organizó un espectáculo de luces sobre él, objeto que por su belleza se convirtió en Monumento Nacional.

 


http://www.gente-de-astrologia.com.ar/579-el-reloj-astronomico-de-praga