viernes, 7 de agosto de 2015

Astrología de la crueldad. Por Alejandro Fau.








Astrología de la crueldad
Por Alejandro Fau
 
¿Qué es lo que buscamos cuando acudimos a una consulta Astrológica? Años de preguntar primeramente a las personas que asisten a mi consulta, sobre los motivos que lo llevaron hasta allí, me han dejado una amplia variedad de respuestas. Algunas graciosas y otras tristes, muchos ejemplos sobre lo confusa que está la gente sobre la astrología, y profundas impresiones sobre la salud mental de la sociedad en que vivimos. Lo cierto es que más allá de la anécdota que nos ha impulsado a la consulta, siempre existe alguna profunda causa o excusa, conciente o inconsciente, que esgrimirse ante uno mismo. Esta puede tener una gran profundidad filosófica sin por ello bloquear ninguna posibilidad anecdótica. He conocido a gente que desea poder desplegar sus aptitudes de un modo pleno buscando conocer la totalidad de su propio Ser, y algunos otros que solo vienen para que por favor les tranquilices un poco, que le hagas quedar bien ante sí mismos y los otros, y que, de ser necesario y para no vulnerar las dos exigencias anteriores, para que por favor les mientas.
“Si te importa más lo que te va a pasar que lo que te pasa, no vengas… te contesto ya:
Vas a Morir, te lo juro”
Desde hace veinte años y con ésta frase, Daniel, un amigo, recuerda su primer contacto con la astrología cuando me llamó por teléfono para pedirme su primer consulta. También fue él, conocido escritor, quien sintetizó en una breve oración la tipología astrológica que yo practicaba en mi consulta. Es la misma que figura como título de este artículo y que, contrariamente a sentirme ofendido ante ella, la he adoptado desde aquel entonces como una perfecta definición de lo que debiera ser una herramienta indispensable en el tratamiento del Alma Humana. Lo cierto es que amén de contener emocionalmente al consultante cuando este viene, ya que se trata de alguien doliente y que padece, no se debe nunca evadir el hecho de que nuestra principal función es la de devolverle una imagen de la realidad que lo constituye a él como un ser integral incluidos sus aspectos más oscuros y siniestros, como si se tratara del reflejo en un cruel y despiadado espejo. Cierto es que algunos a priori no tienen ni pensado encontrarse con alguien que probablemente les devuelva una imagen de sí que no le guste cuando asiste a una consulta con un profesional de la astrología humanística. En general se tiene una idea muy equivocada respecto de lo que sucederá allí.
La mayoría de las personas cree que se encontrará con un ser iluminado por un conocimiento secreto de las cosas, y que por su intermedio conseguirá la ayuda sobrenatural de los esquivos dioses para resolver sus innumerables problemas. Cree que se encontrará con un mago o una bruja que puede ver más allá de lo que sucede aquí en la tierra y que por medio de secretas y oscuras artes manipulará el destino de modo que lo deje libre de todo mal. Piensa que consultar a ese supuesto ser superior le limpiará el camino de experiencias que detesta atravesar, de personas que odia, y que le evitará tomarse el trabajo que implica resolver por sí mismo las cuestiones de su vida. En resumen, vienen a que otro se haga cargo de solucionarle la vida, como cuando deja su auto en el mecánico para que éste se lo arregle y desentenderse de él mientras tanto. Pero claro que pensar que él puede hacer eso no es totalmente su culpa, sino también la de aquellos que explotan esa misma creencia con el fin de hacerse fortuna a costa suya, y de aquellos otros a quienes les conviene el que por causas socio-económicas, políticas o religiosas, que dicha falsedad se sostenga en el tiempo a fin de acumular así un mayor dominio e influencia dentro de la sociedad y cultura en la que opera. El conocimiento es un arma de poder.
La escisión entre la “ciencia oficial” y los otros aspectos del conocimiento humano como ser la Alquimia y la Astrología, obedeció a cuestiones tan diversas como la economía, las ventajas de una mayor acumulación de poder, y probablemente el miedo que le produjo el enfrentarse cara a cara con lo desconocido a una sociedad enferma de individualismo racional. En 1665 Baptiste Colbert, fundador de la Academia de Ciencias de Francia, declaró ilegal el empleo u enseñanza de la Astrología, so pena de ser expulsados a los a partir de allí llamados Astrónomos. Hasta ese momento la Astrología era enseñada en la mayoría de las distintas Universidades de Europa, y aquellos que asistían a ellas y descuidaban su estudio, los consideraban poco menos que unos papanatas, pues en su larga lista de elementos debía prestársele atención a cosas importantes para el gobierno, pero aburridísimas en la mente de los jóvenes herederos y nobles que querían otras cosas y no las matemáticas y la geometría. Los Príncipes de la época, tal como los definía el mentado Maquiavelo, debían contratarlos. Serían conocidos así por la historia, como los astrónomos de las diferentes Cortes.

La Universidad de Colonia, en 1215 fue la primer Universidad Europea en adoptarla para su difusión y enseñanza. La cátedra estaba a cargo de un monje católico. La Iglesia de Roma acaparó durante muchos años la provisión de profesores y auxiliares, devotos hermanos que miraban a los cielos con el fin de acercarse más a Dios, quienes catalogaban las estrellas y las volcaban en bonitos mapas que usaban los navegantes de la época, y que entre otros posteriores e importantes avances lograron en 1812 descubrir al planeta menor Ceres, por ejemplo. Hay una profunda tradición del estudio de las artes y las ciencias del cielo dentro de la Iglesia Romana. Bacón era un monje Franciscano del siglo XIII que enseñó en las Islas de Britania… Bueno, luego fue que terminó preso por su propia Orden durante cerca de 14 años por decir y hacer cosas raras y de tener tratos con el demonio, pero eso es otra historia dentro de la misma y larga historia de la Astrología. Las Escuelas de Oriente ya tenían completísimos Catálogos Celestes, y tablas de declinaciones y ciclos sobre las evoluciones de los objetos del cielo antes de que occidente dejara de contar con los dedos y los números romanos. La incorporación de la cultura y las artes islámicas en la sociedad europea durante los siglos XIII y siguientes, se representó en un salto muy importante en cuanto a la calidad del conocimiento accesible al público universitario, aunque el racionalismo terminaría asociándose con la iglesia romana en su lucha contra las “creencias y demoníacas artes paganas”.

Más lo cierto es que la astrología sobrevivió a ello enmascarada dentro de un marco de legalidad no mucho tiempo a partir de la declaración de Colbert, pese a que personalidades de la talla de Newton se declararan a sí mismos como Astrólogos y Alquimistas. Recordemos que Sir Isaac Newton (4/Ene/1643-31/Mar/1727) produjo más tratados de Alquimia que sobre cualquier otra materia sobre la que haya escrito, pese a constituir ésta una materia expresamente prohibida en su época. En 1669 escribió dos trabajos sobre la alquimia, Theatrum Chemicum y The Vegetation of Metals. En este mismo año fue nombrado profesor Lucasiano de Cambridge. También es conocida su afiliación a la Rosacruz figurando sus notas en el margen de una edición original de la Fama Fraternitatis. En 1680 empezó su más extenso escrito alquímico, Index Chemicus, el cual sobresale por su gran organización y sistematización. En 1692 escribió dos ensayos, de los que sobresale De Natura Acidorum, en donde discute la acción química de los ácidos por medio de la fuerza atractiva de sus moléculas. Es interesante ver cómo relaciona la alquimia con el lenguaje físico de las fuerzas. Durante la siguiente década prosiguió sus estudios alquímicos escribiendo obras como Ripley Expounded, Tabula Smaragdina y el más importante Praxis, que es un conjunto de notas de Triomphe Hermétique de Didier, libro francés cuya única traducción es del mismo Newton.

Claro que todo esto es de un descubrimiento bastante reciente, ya que de no ser así jamás hubiese sido investido con el título de Sir por la reina Anna (1705), ni se lo hubiese ensalzado como muy piadoso por el cristianismo. Newton también escribió sobre teología, pero era arrianista y creía en un único Dios, el Dios Padre. En cuanto a los trinitarios, creía que habían cometido un fraude a las Sagradas Escrituras y acusó a la Iglesia de Roma de ser la bestia del Apocalipsis. Por estos motivos se entiende el por qué eligió firmar sus más secretos manuscritos alquímicos como Jehová Sanctus Unus: Jehová Único Dios. También relacionó sus estudios teológicos con los alquímicos y creía que Moisés había sido un alquimista. Su ideología antitrinitaria le causó problemas, ya que estudiaba en el Trinity College en donde estaba obligado a sostener la doctrina de la Trinidad. Entre sus obras teológicas, algunas de las más conocidas son An Historical Account of Two Notable Corruption of Scriptures, Chronology of Ancient Kingdoms Atended y Observations upon the Prophecies. Como astrólogo, además de profundamente religioso, Newton realizó varios cálculos sobre el "Día del Juicio Final", llegando a la conclusión de que este no sería antes del año 2060.
Podemos ver que el conocimiento “secreto” gozó siempre de muy buena salud, y en la medida en que sus practicantes pudiesen ser silenciados posteriormente por la historia oficial brindando un retrato incompleto de aquellos que eran inocultables por la relevancia del impacto de sus descubrimientos en la sociedad, todo estaría bien. Pese a ello, no se dejó de atacar ni por un instante a cualquier atisbo de las artes esotéricas que apareciesen aisladamente, o de asesinar, lisa y llanamente, a quienes las practicaran. Tanto Estado como Iglesia siempre desearon tener absoluto control sobre el saber en manos del pueblo, siendo concientes de su altísimo grado de vulnerabilidad si este se expandía. Recordemos un caso inverso, en que el saber científico puro fue atacado en sus orígenes por la iglesia romana. En el siglo V un grupo cristiano atacó a la figura más relevante de su época por criticar las teorías geocéntricas de Claudio Ptolomeo (que eran aceptadas como un dogma por la iglesia), defender los derechos civiles de las minorías y negarse a ser tratada como un ser carente de Alma. Su nombre era Hypatía de Alejandría, primera mujer científica documentada en la historia (era astrónoma y matemática), que sostenía que la tierra giraba en torno al Sol y no a la inversa, que luchaba para que las mujeres tuviesen un trato igualitario y pudiesen obtener cargos públicos, y que en el año 416 DC fue asesinada por orden de Cirilo, Arzobispo y Patriarca de Alejandría, para que la ignorancia de sus postulados continuara aún por mil años más…

Vemos cómo las instituciones Políticas y Religiosas no han escatimado acciones o recursos para retener el poder. Han desatado verdaderas masacres y guerras de “purificación” durante siglos. Han torturado, asesinado y encarcelado a más gente que nadie por cualquier otra causa, tan solo por controlar algo tan intangible como el conocimiento. Un tesoro inmaterial precioso, y un arma de increíble poder, un arma capaz de destruir el engaño que ciega la visión y la mente de los individuos que creen ser libres... Sí, creo que no es enteramente culpa de la gente el tener una idea equivocada sobre qué es la astrología, podríamos alegar que es falta de interés de su parte el informarse debidamente sobre ella, o sobre otras cosas. Pero lo cierto es que cuando la información se encuentra oculta por oscuros intereses, se hace muy difícil no sólo informarse, sino también informar libremente. También sé que no alcanza con unas cuantas palabras bonitas que reconforten el espíritu, ni falsas promesas de un mundo mejor y fantasías de próximas fortunas y placeres para hacer nuestra tarea cotidiana en la consulta. Quizás eso pague nuestras cuentas y gastos a fin de mes, quizás nos deje considerable fama y fortuna, pero eso no le servirá de nada a quien a nosotros acude con el fin de obtener una consulta. Nuestro compromiso profesional debe ir más allá que el cumplir estrictamente con los horarios y honorarios de atención. Debemos ser sinceros y veraces sin temor de ser crueles si nuestra acción es guiada por el amor, pues la crueldad nos capacita para poder reconocer lo que es verdad, y así como solo el amor salvará al mundo, solo la verdad nos hará libres.



 http://www.astrotranspersonal.com.ar/astrologiacruel.htm