viernes, 28 de agosto de 2015

Breves comentarios sobre las Revoluciones Solares. Por Pepa Sanchis.








Breves comentarios sobre las Revoluciones solares

He escrito últimamente varios artículos en los que incluía revoluciones solares.  Tal vez algún astrólogo se haya sorprendido al ver que levanto la RS para el lugar de nacimiento, no para el de residencia.  Por eso quiero hacer aquí unas breves precisiones.
Hasta Morín, los astrólogos siempre levantaban la carta de la RS para el lugar de nacimiento. Morín cambió esto y, a partir de entonces, se puso de moda en los mundillos astrológicos peregrinar por medio mundo para cambiar cosas que no gustaban al astrólogo en cuestión.  Así que creo que hay que precisar unos cuantos detalles:
-La RS levantada para el lugar natal SIEMPRE será eficaz y siempre será cierta.  Y os lo dice una persona que nació en un sitio donde no ha residido nunca, más que en su primer año de vida.  También me ha ocurrido acceder a relocalizar una RS, pero avisando a esa persona de que no sirve de nada.  Recuerdo un caso que parecía una burla del destino: después de hacer pasar su cumpleaños a una persona en otro país, esa nativa se enteró de que su hora de nacimiento era totalmente distinta.  Al final, calculé pues sus revoluciones (solar y lunares) para el lugar de nacimiento y éstas fueron las más acertadas.  O sea: que pasó las navidades en los EE.UU para nada.
-La RS relocalizada PUEDE resultar parcialmente eficaz.
-La astrología no es aristotélica y, aunque con esto creo que voy a escandalizar a más de uno, se puede dar perfectamente que se cumplan las dos a la vez.  Porque el que una sea verdad no implica que la otra no lo sea.  Manda más la natal, pero la otra también dará su granito de arena.  Es decir: si en una el Sol le cae en III y en la otra en IV, es muy posible que los centros de interés más importantes de ese año sean los estudios y el hogar.  Ambas cosas ala vez o alternativamente.
-No obstante, la astrología es acumulativa.  La RS jamás debe leerse sola, sino combinada con la natal, las secundarias y las profecciones.  Por eso si comparamos ambas RS (la levantada para el lugar natal y la relocalizada), se notará más aquello (de cualquiera de las dos) que coincida con el radix, las secundarias y las profecciones.
Por ejemplo: supongamos que en su RS calculada para el lugar de nacimiento el regente del asc. fuera Marte.  Y Marte es también el regente anual en profecciones.  O hay una secundaria del asc. a Marte.  Pues ese año, notará más a Marte como significador personal.
Pero puede darse al mismo tiempo que su MC progresado en secundarias haga un aspecto a Júpiter y que en la RS relocalizada Júpiter aspecte al MC: en eso se notará más la relocalizada.
Lo más pasmoso es que una cosa no impide la otra.  Es decir: en unos detalles se impondrá más la RS del lugar natal y en otros la relocalizada.  Y, rizando el rizo, a menudo se notarán los dos a la vez: los dos MC (el natal y el relocalizado), los dos Soles etc.

Sé que esto cuesta mucho de asimilar, pues solemos pensar en blanco o negro y nos parece que si una cosa es cierta la contraria no puede serlo a la vez.  Pues en astrología sí puede ser (y me temo que en otras disciplinas también).  Y os lo digo por experiencia.  La realidad tiene muchos niveles.
Por último, recomendaría a la gente no relocalizar su RS tan a la ligera: si no entiende de astrología, no juegue a ser Edipo.  No huya de Corinto.  En general, creyendo huir lo que hacen es potenciar su destino.  Recuerdo una astróloga que para evitar un Sol en VIII (que no es nada grave, créanme) relocalizó su RS.  No vio que su MC en secundarias se ponía sobre Júpiter en XII natal.  Así que se dejó una "bonita" RS con Júpiter aspectando al MC.  ¿Qué obtuvo?  Un escándalo monumental.  Y es que con la XII no se juega.
Una persona sólo puede cambiar su destino si llega a tal grado de evolución...que no tenga destino.  Y esto, la verdad, va a ser que no está nuestro alcance.  No sé si alguien se ve a sí mismo rasgos de iluminado (sin ironía Guiño), pero no es mi caso.
Una vez una futura madre me pidió que eligiera la mejor fecha de nacimiento para su hijo (el parto tenía que ser provocado por razones de salud).  Me calenté mucho la cabeza, pero acabé llegando a la conclusión de que eso no era posible.  Si un astrólogo pudiera realmente elegir la fecha de nacimiento de una persona, eso significaría que toda la astrología es falsa.  Porque nuestra carta está coordinada con la de todas las personas que nos rodean: padres, hermanos, hijos, amigos, novios etc.  No tenemos tal o cual destino porque hemos nacido ese día a esa hora.  Es al revés: nacimos ese día a esa hora porque ese el momento que reflejaba mejor nuestro destino.  La hora de nacimiento no es causa del destino, sino síntoma.
Así que elegí para ese niño la fecha más adecuada, con la carta más bonita, pero, al mismo tiempo, estudié las cartas de toda la familia: los 4 abuelos, los padres, los hermanos y los tíos.  Como todos tenían una Luna saturnina-marcial le dije a la madre: ésa es la fecha que yo he elegido, pero tu hijo nacerá en otra fecha, con una Luna-Saturno-Marte.  Y así fue: era imposible que ese nasciturus se sustrajera al destino conjunto de toda su familia.
Por lo tanto, piénseselo antes de relocalizar una RS, mida bien sus conocimientos de astrología (y aún así: meterá la pata)... y vuelva a leer Edipo Rey, de Sófocles.


 http://www.bedaweb.com/verarticulo.php?nid=162