martes, 13 de octubre de 2015

Astronomía o Astrología. Por Alma Ruiz Velasco.













 

¿Astronomía o astrología?


 Lo confieso, ordené mi carta astral por internet. Y aunque podría usar la excusa de que lo hice porque iba escribir sobre astrología y tenía que hacer una investigación sistemática, la verdad es que fue por pura curiosidad.


FullSizeRender


 Me cuesta admitirlo porque parece que el tema de la astrología es tabú entre los astrónomos. Existe esta convención implícita de que tenemos que estar en contra de ella, es nuestra enemiga mortal, y si alguien la menciona, solo abriremos la boca para desacreditarla.

Sin embargo, mucha gente no sabe cuál es la diferencia entre astrología y astronomía. No es raro que me digan astróloga, algunas veces de broma pero otras con sincera confusión. Incluso en importantes medios nacionales pueden aparecer notas que nos dejan perplejos al confundir los dos términos. Pero aparte del hecho de que se escriben casi igual, hasta no hace mucho tiempo la astrología y la astronomía eran lo mismo –el estudio del movimiento de los astros–.

De la conjunción a la oposición

La astrología/astronomía ha estado presente en todas las culturas del mundo. Es la forma en que los seres humanos tratamos de explicar nuestro lugar en el Universo. Al observar las estrellas lo más natural es preguntarnos de qué están hechas, a qué distancia están o porqué están ahí.

 Ya en el renacimiento se estudiaban como dos disciplinas distintas, pero como ambas requerían un amplio conocimiento de matemáticas para calcular la posición de los planetas (a mano, no con una “app” del celular), era común que muchos astrónomos de la época fueran también astrólogos: Galileo Galilei, Tycho Brahe, Johannes Kepler… Tal vez la revolución copernicana que sacó a la Tierra del centro del Universo haya sido lo que inició esta separación. Luego llegaría Sir Isaac Newton con su Principia Matematica donde expuso las leyes del movimiento que ahora llevan su nombre. Newton además hizo importantes avances en óptica, cálculo diferencial, y por supuesto, estableció la ley de la gravedad. Todo esto cambió la forma de ver el Universo e hizo posible predecir cosas como el retorno del cometa Halley. En cambio, ni la tercera ley de Newton puede predecir el carácter de tu primogénito.

Signo solar

  La astrología también ha cambiado a través de los siglos. Al descubrirse los planetas Urano, Neptuno y Plutón, los astrólogos han incorporado características en sus horóscopos de acuerdo a la posición de estos nuevos planetas en el cielo. También se ha hablado de que debido a la precesión de la Tierra, se debería de incluir un nuevo signo zodiacal: Ofiuco. Las constelaciones que forman el Zodiaco son aquellas que se encuentran en la eclíptica, que es el plano del Sistema Solar. Al moverse la Tierra en su órbita, el Sol ocupará una de estas constelaciones más o menos cada mes. Tu signo zodiacal corresponde a la constelación donde se encuentra el Sol el día en que naciste. El problema es que algunas constelaciones son más extendidas que otras. Por ejemplo, Virgo ocupa un área (ángulo sólido) de casi 1300 grados cuadrados en el cielo, mientras que Capricornio apenas ocupa 414 grados cuadrados. Para resolver esto, Ptolomeo (siglo 1 d.C.) dividió el cielo en 12 zonas de 30 grados cada una, empezando por el punto vernal, que es el punto en el cielo en el que se encuentra el Sol al momento del equinoccio de primavera. Todos los que nazcan el 20 de marzo del 2015 después de las 17:45 horas (Tiempo del Centro de México) y hasta el 19 de abril, serán Aries, independientemente de si el Sol está dentro de ésta constelación o no. De lo que no estoy muy segura es de lo que pasó con Ofiuco. Si algún astrólogo serio me puede aclarar este punto, se lo agradecería mucho.


L'Homme anatomique ou L'Homme zodiacal. Très Riches Heures du duc de Berry (Wikimedia Commons).
L’Homme anatomique ou L’Homme zodiacal. Très Riches Heures du duc de Berry (Wikimedia Commons).


 Para mí, la astrología es el arte de interpretar el movimiento de los planetas (donde el Sol y la Luna son considerados planetas) y cómo su paso por las diferentes constelaciones del zodiaco afectará nuestra vida, nuestra personalidad y nuestras relaciones.

 La astronomía en cambio es la ciencia que estudia no solo a los planetas, también estudia las estrellas, las galaxias y la materia que se encuentra en el medio. En los últimos años se ha empezado a usar más el término astrofísica para enfatizar el uso de la física como su principal herramienta (aunque no es la única pues las matemáticas, la química y la biología son también indispensables). De esta forma, usando la ley de la gravedad podemos calcular el movimiento de los planetas alrededor del Sol, medir la cantidad de materia que debe haber en una galaxia y predecir la existencia de agujeros negros.

 Y es justamente la ley de la gravedad el argumento que muchos utilizan para desacreditar a la astrología. Se dice que la interacción gravitacional que tiene cualquier planeta con una persona en la Tierra es menor que la que tiene esa misma persona con casi cualquier cosa que se encuentre cerca, como un libro, un árbol, etc. La atracción gravitacional que experimentamos hacia un objeto está dada por su masa y por el inverso de la distancia a la que se encuentra (F=G Mm/r²). Es decir, que si un objeto como Júpiter, aunque muy masivo, se encuentra lejos, no sentiremos su fuerza. En cambio un objeto mucho menos masivo como una manzana que se encuentre muy cerca de nosotros nos afectará de tal forma que nos sentiremos inevitablemente atraídos hacia ella (y seguramente terminaremos dándole una buena mordida).

 Entonces, no es la gravedad. En eso estoy de acuerdo. ¿Existe alguna otra fuerza con la que los seres humanos y los planetas interaccionen? Tal vez aún no lo sabemos. El que algo no esté científicamente comprobado no quiere decir que no exista. Hace un par de siglos no había nada que demostrara la existencia de los virus, y mucho menos que eran la causa de ciertas enfermedades. Tampoco había una explicación para los campos magnéticos, los rayos X o los neutrinos, y hoy en día se dice que el Universo está compuesto en su mayor parte de “energía oscura”, que nadie sabe qué es…


La doceava casa


 Escribir esta entrada me costó mucho trabajo; Por un lado sé que algunos de mis amigos astrónomos se van a rasgar las vestiduras y van a decir que estoy promoviendo la charlatanería. Pero por otro lado quiero ser honesta con mis lectores. Empezar nuevos proyectos cuando hay Luna nueva o tener cenas románticas cuando hay Luna llena no tiene nada que ver con la “evidencia científica” que pueda haber detrás. Es simplemente una forma de vivir la vida.




  Si hay algo que respeto de las personas que creen en la astrología, o se dedican a ésta, es que suelen estar al tanto de lo que pasa en la bóveda celeste; saben exactamente cuando Mercurio entrará en movimiento retrógrado y conocen la fecha del próximo eclipse. Pero sobre todo, disfrutan de observar el cielo y se sienten conectados con lo que pasa allá arriba.

 Habrá muchos que se dicen astrólogos para engañar a la gente, vistiendo túnicas llamativas y diciendo cualquier cosa para conseguir dinero (y dudo mucho que quienes escriben los horóscopos del periódico tengan algún poder psíquico). Pero seguramente también habrá auténticos astrólogos que han hecho su tarea y creen honestamente lo que dicen, porque lo sienten. Estos últimos son personas como cualquiera que vende un servicio (horóscopos, cartas astrales, etc.,) como medio de subsistencia.

 Finalmente, estas opiniones son mías nada más. Si digo todo esto es porque me gustaría ver más tolerancia en las personas, especialmente en el ambiente académico. Creo que podríamos aprender mucho si abriéramos nuestra mente y dejáramos de juzgar lo que no entendemos.