viernes, 16 de octubre de 2015

Profecciones.









 

PROFECCIONES



PROFECCIONES: (Según Alan Leo) Progresiones iguales y regulares del Sol y otros significantes del Zodíaco. Cada profección comprendiendo el círculo completo y un signo más, de modo que si el Sol en el primer año está a 30 grados de Aries, el próximo año estará a 30 grados de Tauro, y así sucesivamente. He aquí una breve explicación de la manera en que procedemos: numeramos los años desde el nacimiento hasta el año para el cual se desean realizar las direcciones profeccionales, y por cada año añadimos un signo a cada de los signos que contienen el Hyleg, el Sol, la Luna, el Ascendente y el Meridiano en el nacimiento. El regente del signo deducido así del lugar del Hyleg es el cronocrator de ese año. Hemos de tener en cuenta que el cómputo se realiza a partir del grado del signo que contiene el Hyleg; por lo tanto, el término puede incluir partes de dos signos. Si, por ejemplo, deseamos hallar el cronocrator anual del año veintisiete, siendo el Hyleg en el nacimiento 2°13' de Libra, vemos que entre los 2°13' de Libra y los 2°13' de Escorpio se hallaría el período regente del primer año, y entre los 2°13' de Escorpio y los 2º12' de Sagitario estaría el del año siguiente, de modo que para el año veintisiete se habría completado dos veces la progresión a través de los diferentes signos antes de llegar de nuevo al que buscamos, es decir de los 2°13' de Sagitario a los 2°13' de Capricornio, los regentes de cuyos signos son los cronocratores del año.
Una vez fijado este punto, se puede determinar la profección de la forma siguiente: consideramos un mes de veintiocho días y por cada mes después del mes natal añadimos un signo, contando a partir del signo del año. Si lo deseamos podemos atribuir regentes a los días, haciendo corresponder un signo a cada dos días y ocho horas transcurridas después del nacimiento, manteniendo el mes de veintiocho días y contando a partir del del mes en que tuvo lugar el nacimiento. Llegamos a tener un juicio correcto mediante una combinación acertada de los distintos integrantes. El signo anual y sus regentes manifestarán la influencia general del año y los signos mensuales serán responsables de las influencias mensuales. Sin embargo, debemos prestar atención a la representación de estos elementos en la raíz tanto en lo referente al signo como al planeta, y la posición que ocupan respecto al ascendente debido a este movimiento de progresión. También se ha de ver si en el momento de la profección hay algún planeta en tránsito por dichos signos que rigen el año o el mes. El valor de estas profecciones resulta evidente; Raphael dijo la vez que se sentía inclinado a desconfiar de las formas de reacción comunes en favor de las profecciones, ya que creía que se mueve en círculos. Indudablemente existe parte de verdad en esto, pero en el estado actual de nuestros conocimientos. Sólo podemos decir que su función principal consiste en proporcionar a las direcciones primarias y secundarias los medios que requieren para funcionar.
* * *
(Según Tito Macia) Las profecciones, son la degeneración de "perfecciones" que significa "giros completos y uniformes" y se usan desde tiempos de Ptolomeo. El sistema antiguo consiste en mover de forma continuada los cinco Hileg, que normalmente son el Sol, la Luna, el Ascendente, el Mediocielo y la Parte de Fortuna. También se realizaban profecciones con los demás planetas como dispositores de los diferentes asuntos de la humana, formando períodos de 12 años, y otros de menor tiempo para las revoluciones. Ptolomeo en su Tetrabiblos —traducido por Demetrio Santos— en el libro 4 capítulo 9 describe por primera vez este de direcciones uniforme.
Dice Ptolomeo: "Sabremos la correlación del tiempo tomando el número de años de la natividad o proyectándolos a partir de uno de los puntos de la prorrogación (los planetas con los que se opera) según el orden de los Signos, a razón de un Signo por año, tomando como dispositor al regente del último. Esto mismo hemos de hacer también con los meses; el número de éstos transcurrido desde el nacimiento lo proyectamos, tomándolo a partir de los lugares de los que es la disposición del año, a razón de 28 días por Signo. Igual haremos con los días, tomando el número de días a partir del día de nacimiento, proyectándolos desde los lugares mensuales de , dando a cada Signo 2 días y un tercio. Cuando operamos de este modo, el dispositor de un asunto será un planeta, lo mismo si es Fortuna o Infortuna, y ello es correcto. Pero hay muchos acontecimientos contradictorios simultáneamente, debido a las variadas alteraciones y ocurre, por ejemplo, que el individuo pierde un y hereda a la vez de él su riqueza; le sobreviene una enfermedad y es entonces cuando le llegan los honores; o bien pierde su y le nace un hijo al mismo tiempo, y otras muchas cosas. Porque el estado del alma y del , riquezas y honores, acontecimientos buenos y malos, no son siempre y en todo caso de la misma clase..."
Las Profecciones son una técnica tradicional que permite localizar momentos en el tiempo en los que se pueden detectar crisis o cambios predecibles, de manera similar a los tránsitos o las direcciones, pero en las que más se aprecia la relación del mundo circundante con el individuo y también se utilizan para conocer periodos de la vida en los que se suelen producir cierto tipo de crisis y en especial para entender sobre las enfermedades del cuerpo humano tal como hacía Marcilio Ficino y otros médicos astrólogos de la antigüedad.