sábado, 28 de febrero de 2015

Que influencia tiene la Astrología en nuestra vida ?. Por Marcela E. Díaz.










¿Que influencia tiene la Astrologia en nuestra vida?

 

Los orígenes de esta disciplina se encuentran entremezclados con la Astronomía, cuando desde hace más de 5.000 años y desde todas las civilizaciones, los hombres quedaban absortos mirando el cielo, tratando de comprender en una especie de introspección el mensaje de las estrellas.
Así como resulta innegable la influencia de la luna en los ciclos de la cosecha, las mareas, los animales y las plantas; de igual manera en la actualidad se conoce que en una gran parte del planeta son cada vez más los profesionales de distintas áreas que se disponen a escoger la fecha más propicia para determinadas acciones, teniendo en cuenta las fases de nuestra nocturna encantadora, deciden por ejemplo el día de una intervención quirúrgica, de un viaje, de un corte de cabello o de una mudanza.
Tan cierto como las estadísticas que muestran que los accidentes más violentos o los crímenes más apasionados suceden en luna llena; la astrología infiere el posible resultado de lo que se inicia en un determinado instante, observando la naturaleza energética de las personas en relación a la posición de los planetas y sus aspectos; deduciéndose de ello que las condiciones de vida en nuestra tierra son la consecuencia de la interrelación que existe entre ese ser y el universo. La astrología nos enseña que estamos profundamente unidos con el cielo, que en cada uno de nosotros esta la totalidad del sistema solar, todas las energías de los planetas organizadas y distribuidas de cierta manera particular, formando ese entramado único e irrepetible que somos.
Nuestro registro habitual de percepción de las cosas y las situaciones, nos dice que somos partes separadas; mientras que la mirada astrológica nos pone de manifiesto que en cada parte esta la totalidad; y en esa totalidad, somos vibración, la misma que tenía el sistema solar en el momento en que nacimos.
La Astrología es un sistema simbólico que pertenece a la familia de los 'lenguajes Sagrados', como el Tarot, la Cábala, el I Ching; todos ellos nos transmiten la experiencia de la unidad; porque en cada parte esta el Todo. Mientras el cielo tiene ciertas formas, en la Tierra también hay ciertas formas. En el cielo están siempre presentes las mismas energías, pero lo que van a cambiar son las proporciones, las posiciones y las vinculaciones entre ellas.
Energéticamente esto es algo que sucede todo el tiempo, porque el sistema solar esta en continuo movimiento. Comprender qué relación existe entre un planeta en el cielo y lo que me esta sucediendo a mi en la Tierra; poder captar ese hilo invisible que nos une con el cielo, es aprender a percibir esa totalidad que somos.
Una carta natal es el gráfico del dibujo que estableció el sistema solar en el cielo, el día, a la hora y en el lugar exacto en donde nació una determinada persona. Y seguramente habrá quienes pensarán, para qué me sirve conocer ese gráfico?. Si comprendo mi propia naturaleza energética, puedo vislumbrar la manera en que mis acciones me ocasionan tristezas, desencantos o frustraciones; y ya no puedo seguir culpando a la mala suerte de mis infortunios. Este discernimiento hace posible que modifique mi relación con algunos tipos de energía que rechazo o niego y que al hacerlo así, sucede el destino; es decir termino atrayendo aquello que proyecto por represión. Por ejemplo, a la mayoría de nosotros, ya sea desde nuestra familia, la educación o lo social, nos enseñan que la energía de agresión, de violencia y de deseo, representada por Marte, no es una buena o correcta manifestación; ya que se espera de nosotros, que seamos delicados, pacíficos, amables, etc., etc.
Ahora, si yo tengo en mi carta natal un Marte muy fuerte, y por mi formación cultural no me permito expresar ese caudal de energía; entonces terminará sucediéndome el destino, es decir, estaré tranquila y con mi auto estacionado escuchando música, cuando de pronto alguien llegará inesperadamente y me chocará el coche. Me sorprende la violencia desde afuera, entonces me quejo porque el destino me trae cosas que siento no merezco. Y en verdad, no merezco si puedo canalizar mi energía marciana, no ya saliendo con un palo a la calle a romper todo lo que se cruza en mi camino, sino jugando esa energía desde el deseo, la decisión, la resolución. Cada vez que negamos o rechazamos demasiado algo, en la misma medida que lo hacemos, atraemos ese mismo tipo de vibración como destino.
No es casual, que nosotros, humanos, poseedores de tamaña inteligencia, seamos capaces de trastabillarnos unas cuántas veces con la misma piedra. De la misma forma que no esperamos que un manzano nos dé peras, el conocer nuestra naturaleza nos permite proyectarnos de una manera acorde, permitiendo un fluir más armónico de nuestra energía, evitando que nos encasillemos con determinadas identificaciones y proyecciones. Por todo esto, es que el trabajo del astrólogo es de acompañamiento; es de transitar un proceso junto con el consultante, en donde poco a poco se puedan ir internalizando estas pautas energéticas, que no son nada más, ni nada menos, que el "darse cuenta" del camino evolutivo y personal de cada quien en esta tierra.
Si bien es cierto que no todo esta escrito, es maravilloso descubrir lenguajes que nos hablan de nuestro propio paisaje interior, permitiéndonos acceder a esa guía de ruta que nos evitará tiempos de desencuentros y confusiones. Nadie duda en consultar a un médico, cuando lo acecha un determinado dolor físico; de igual manera es tan útil y necesario acudir a estas disciplinas cuando de nuestro interior se trata. La inseguridad, la frustración, el dolor, la angustia, la ansiedad, la impotencia, la falta de estima, el pesimismo, el vacío existencial; son todos indicios de un desequilibrio energético. Si puedes tomar conciencia de que eso esta sucediendo en tu vida, entonces no vaciles en solicitar tu carta natal; prestigiosos profesionales de la astrología te esperan para acompañarte en este viaje hacia tu desarrollo personal. 



 http://www.astrologia24.com/articulo_astrologia.html













viernes, 27 de febrero de 2015

Las Progresiones Secundarias. Por Pepa Sanchis.

















jueves, 26 de febrero de 2015

Una breve reflexión sobre el dinero y el " valor ".











Hoy estaba pensando en el concepto de " valor ", del " valor " que le damos a las cosas y que muchas veces no coincide con el " valor " real.
Otra cosa es el " precio ", que más que un concepto es una " convención "
Y es un peligro cuando el " valor " del dinero está por encima del " valor " de las personas.
Lamentablemente, es lo que ocurre cuando deshaucian a una familia por no poder pagar la hipoteca......esas personas dejan de tener " valor " , porque no pueden pagar con dinero.
Y no olvidemos que el dinero es una " convención " que se inventó para ir más allá de la economia del trueque.
El dinero, de ser un " medio " de transacción , se ha convertido en un " fin " en si mismo .....y las personas que no lo tienen , no " valen " nada.
Un razonamiento tan peligroso , como real.
El capitalismo salvaje que nos maneja , es la evidencia.


Tránsito de Saturno, en que área de la vida tienes que madurar ?. Por Marcia Quitete Fervienza.








Estamos siempre atravesando algún transito astrológico en nuestras vidas, porque siempre hay algún planeta en el cielo cuyo paso está haciendo algún tipo de contacto con algún punto o planeta en nuestra carta. Los tránsitos que traen cambios más duraderos son los tránsitos de los planetas llamados "lentos", que van de Júpiter a Plutón. Entre todos, son los tránsitos de Saturno que suelen generar más preocupación. Saturno es conocido en la astrología antigua como el "gran maléfico" (Marte sería "pequeño maléfico").
Por lo general, Saturno está asociado con palabras como seriedad, frialdad, pérdida, recesión, problemas, entre otras. Pero lo que un tránsito de Saturno nos muestra es qué nos falta en aquella área por donde transita para que se pueda crecer, madurar, encontrar una forma más adulta y eficiente de hacer las cosas. A diferencia de Júpiter, que se conoce como “el gran benéfico", "el padre amable y generoso", astrológicamente Saturno es visto como el "padre estricto". Y eso no deja de ser verdad. Júpiter es bondadoso, independientemente de los méritos individuales. Con Júpiter, la suerte está en juego. Ya Saturno no tiene nada que ver con la suerte: él recompensa todo el esfuerzo dedicado a la consecución de algo. Saturno es la cosecha justa de lo que fue sembrado: si trabajamos duro, obtenemos reconocimiento. Si no hicimos nada, él será justo y nos devolverá... nada. 

¿QUÉ TAN EFICIENTES SOMOS? 

Entre las muchas preguntas que plantea un tránsito de Saturno está el tema de la eficiencia: ¿estamos actuando en esa zona o en relación a este tema tan eficientemente cuanto posible? A Saturno no le gustan los desperdicios, por lo tanto, él quiere que aprendamos a utilizar mejor los recursos que tenemos disponibles, en su máxima capacidad. Y la cuestión del ocio también tiene que ver con los límites: si hay ociosidad, hay desperdicio, y en el desperdicio generalmente hay falta de límites. Por lo tanto, Saturno nos muestra que es tener lo justo para que aprendamos a prescindir de los excesos. Algunos tránsitos de Saturno generan más preocupación que otros.
Quién está viviendo Saturno en tránsito por la 2 ª casa, la casa de las finanzas personales, por ejemplo, a menudo teme un colapso financiero. Esta es una preocupación infundada, porque lo que Saturno en tránsito a través de esta casa nos pide es una reestructuración: una vez que conozcamos a fondo cómo gastamos nuestro dinero, no habrá sobra, pero tampoco habrá escasez. El resultado es que muchos revierten situaciones económicas difíciles y vuelven a crecer financieramente al final de este tránsito: para saber dónde estaba el desperdicio, el individuo tuvo que realizar ajustes y luego comenzó a vivir más cómodamente. 

LA PRUEBA DE REALIDAD 

Además de establecer límites y exigir eficiencia, Saturno nos impone un test de realidad en la zona por la cual transita. Así, en tránsito a través de la séptima casa, por ejemplo, la casa de las relaciones estables, Saturno cuestiona que tan estructurada está una relación para seguir adelante. Por lo general, la pareja tiene que enfrentar y superar juntos problemas que surgen, a veces financieros, a veces familiares, lo que no indica necesariamente el fin de la relación: a menudo, los problemas experimentados por la pareja los une y refuerza aún más los lazos, pasando la relación para otro nivel de intimidad y compromiso.
Pero si la relación no está fuerte y consolidada, sí, se vendrá abajo y, equivocadamente, muchos atribuirán este evento al transito en si mismo. En realidad, el transito sólo revelo problemas que ya existían por debajo de la superficie. No se ha creado nada que ya no estuviera allá. Otros tránsitos de Saturno por casas de relaciones, como las Casas 5 (amor) y 11 (amigos) generan miedo a la soledad emocional.
Sin embargo, muchas personas comienzan relaciones serias en este período, cuando están solas, o hacen nuevas amistades, con gente más madura, siendo posible, aún, el rescate de gente del pasado. Con Saturno no hay excesos, pero hay calidad. Y a uno le termina gustando saber que puede contar con gente que conoce o rescata en estos tránsitos. 

RETORNO DE SATURNO 

De todos los tránsitos de Saturno, el más desafiante es lo que llamamos Retorno de Saturno (a los 28 y 56 años, respectivamente), cuando él hace conjunción a su posición original en nuestra carta natal. Estos son momentos de profundos cuestionamientos en nuestras vidas. En el primero, a los 28 años, uno mira hacia atrás y hacia todo lo que hizo de su vida hasta ese momento, y siente la necesidad de decidir cómo seguirá adelante. A veces, sentimos que no construimos nada y tenemos esa sensación de "¿y ahora qué?". Ya se tiene casi 30 años y todavía no se empezó a trillar la propia vida. Son tiempos en que muchos deciden irse a vivir solos por primera vez, dar una dirección a la carrera, se casan, tienen el primer hijo. Esta sería la verdadera entrada en la edad adulta.
La segunda vuelta de Saturno a la edad de 56 años trae otras cuestiones: los hijos han crecido, se han casado, la vida ya no se centra en ellos, y hay que descubrir que nuevo significado darle a ella. Se pierde la función de padres protectores y proveedores: ahora se necesita otra función. A menudo este segundo retorno coincide con la muerte de uno de los cónyuges, con la jubilación, o la separación en la mediana edad, que requiere del individuo toda una reestructuración frente a la propia vida. Ambos momentos son muy ricos, porque terminamos descubriendo muchos recursos personales que ni siquiera imaginábamos que teníamos, hasta que Saturno nos obligó a mirarlos a ellos. No importa la edad que tengamos, no hay ninguna razón para temer un tránsito de Saturno, o de cualquier otro planeta.
Lo más importante es entender el simbolismo del planeta y sintonizarse con él, antes de que nos veamos obligados, por factores externos ajenos a nuestra voluntad, a una renovación de mente y espíritu. Cuando sabemos de antemano las tendencias de un tránsito dado, lo podemos vivir como otro aprendizaje más, como una parte natural de nuestro ciclo de vida.








miércoles, 25 de febrero de 2015

Sobre la predicción en Astrología. Una reflexión.








Hoy andaba pensando que la predicción es la gran olvidada de la Astrología que se hace hoy en día, cuando en realidad es lo que le da sentido.

Sentido por que ?

Si consideramos la carta natal como lo que es, es decir un mapa en constante movimiento, la correcta predicción es la brújula que nos señala donde estamos ubicados en cada momento de nuestra vida.

Lo primero y más importante es tener la carta bien rectificada, ya que cuatro minutos de error en la hora de nacimiento se convierten en un año de error en direcciones primarias, por ejemplo.

O sea , que hacer predicción no es fácil.

Quizá por eso se esté propagando la " astropsicología ", que no contempla la predicción o quizás la tendencia actual no contempla muchas de las útiles y antiguas técnicas de la Tradición astrológica.

A mi me gusta la predicción, creo que en esencia la Astrología es eso , y su utilidad radica en hacerlas bien.

Como dice Frawley, en Astrología hay que empezar por la Horaria......la Astrología más fácil y que es pura predicción.

Después podemos adentrarnos en la Astrología eleccional, y aprender a buscar los momentos de mejor calidad para el inicio de determinadas actividades.

Posteriormente nos podemos iniciar en la Astrología natal y aprender a hacer predicciones para poder orientar en el mapa personal .

Y finalmente podemos entrar en la disciplina astrológica más dificil, que es la Astrología mundana o mundial, y hacer predicciones sobre los paises y sus gobernantes.

Por eso creo que se está perdiendo la esencia de la Astrología y creo que hay que recuperarla.

Y las predicciones, claro, con muchísimo tacto y respeto por el consultante.....y siempre con la premisa de que las crisis nos ayudan a crecer como personas.

Aunque las cuestiones morales y filosóficas ya son cosa de cada astrólogo en particular.




martes, 24 de febrero de 2015

La Parte del Espíritu. Por Celisa Beranger.








Fragmento del libro " Parte de la Fortuna en la carta natal y en el desarrollo de la vida ", pags 29 y 30, de Celisa Beranger.




PARTE DEL ESPÍRITU

El Espíritu, Parte del Sol, astro que posibilita la vida, es causa y recurso de nuestra existencia. Por este motivo su parte indica el estado interior, el alma, el intelecto, las intenciones, pensamientos y aspiraciones personales y otras capacidades que permiten la realización de lo que una persona quiere en la vida. En su libro Mathesis, Fírmico Materno afirma : " el parte del Espíritu constituye la esencia o sustento del alma ".

Retórico afirma que, además de las cosas de la mente y del carácter, el Parte del Espíritu significa dignidad, gloria y religión.

Ya citamos que las condiciones del parte del Espíritu interfieren en lo que la persona hace en la vida, en la posición que podrá alcanzar en función de sus esfuerzos y, por lo tanto, también en la profesión.

En el libro IV de Valente encontramos aclaraciones acerca de algunos de los significados del Parte del Espíritu, la del Sol. Valente afirma que el Sol corresponde a la mente y al Espíritu por su naturaleza, y también a la actividad, ya que dirige las almas de los hombres a las realizaciones: de esta forma, se lo considera como causa de acción y de pensamiento.

El parte del Espíritu también es llamado Parte del Daimon ( que en griego significa " Espíritu "). En la interpretación cristiana, Daimon fue traducido como demonio y por este motivo, indebidamente, hay quién denomina al Parte del Espíritu, como Parte del Demonio. Esto es absolutamente incorrecto porque el significado original de la palabra griega hace referencia a la fuerza de una entidad particular y nada tiene que ver con la posterior consideración de demonio.

El árabe Alí Ben Ragel denomina al Parte del Espíritu Parte Celati por el hecho de que este Parte indica lo que es invisible y secreto ( las aspiraciones, reflexiones y pensamientos ).

Sin embargo, Eduardo Gramaglia presenta una imagen más correcta del Parte al afirmar que corresponde  al camino de la oscuridad a la luz, ya que las posibilidades internas son alumbradas durante la vida.

La representación gráfica del Parte de la Fortuna es bastante conocida, pues aparece en todas las cartas impresas de los programas de computadora, pero esto no sucede con el Parte del Espíritu, representada por la letra griega phi, cuya representación gráfica es :
















La Parte del Infortunio. Por Adela Ferrer.









PARTE DE LA AZEMENA, O DE LA ENFERMEDAD: .....O DEL INFORTUNIO.


 

Ascendente + Saturno - Marte y al contrario en nacimientos nocturnos, o sea Ascendente + Marte - Saturno.

Con el significado de enfermedad y era un punto importante a la hora de dictaminar sobre la Casa VI.
Cuando quieras saber sobre las enfermedades, sus causas y sus achaques, mira la casa VI y su regente, la Parte de Enfermedad y su regente, qué planetas -fortunas o infortunas- hay en la casa VI, la Luna y el regente de la casa en la que está, ya que ella también tiene significación sobre las enfermedades.
Si la mayoría de estos significadores son fortunas y están afortunadas, o el que entre ellos tenga mayor significación y esté con poder en el horóscopo es una fortuna y está afortunada y apoderada, indica que el nativo tendrá pocas enfermedades y será limpio y sano de cuerpo.
Si contrariamente, entre éstos predominan las infortunas o planetas infortunados, o el que tenga mayor significación y mayor poder en el horóscopo es una infortuna o un planeta infortunado y esté ligado con el regente del Ascendente, significa que el nativo padecerá muchos dolores y enfermedades, especialmente si ese planeta está en alguno de los ángulos.
Si el más apoderado de los significadores es Saturno o un planeta infortunado por Saturno, significa que las enfermedades que padecerá el nativo serán parecidas a la tisis, a la parálisis, a las hemorroides o a la hidropesía y en general, parecidas a toda dolencia que proviene del frío y de la sequedad y a toda enfermedad grave que sea difícil de sanar.
Si el más apoderado de los significadores es Marte o un planeta infortunado por Marte, significa que las enfermedades que padecerá el nativo provendrán de calenturas, como el cólera o las enfermedades de la sangre, fiebres, frenesí y llagas.

Cuando la Parte de Enfermedad y su dispositor se encuentran limpios y a salvo de las infortunas, significa que el nativo será limpio y sano de cuerpo. De otra forma si se hallan infortunados o dañados, significan males y enfermedades, mas aún si no tienen ningún testimonio de las fortunas.
Cuando tanto la Parte de la Enfermedad como su dispositor se hallan ambos infortunados y en mal estado, significa enfermedades graves y debilitadoras. Lo contrario indica buena salud, si Dios quiere.
Cuando esta Parte de la Enfermedad se halla en un cuadrante del horóscopo y su dispositor en otro, indica que padecerá enfermedades fuera de su casa o que tendrá muchas enfermedades en diversos lugares de su cuerpo.
Y el significado propio de esta Parte -si su regente es una infortuna como hemos explicado- será tal como hemos dicho arriba siempre que sus significadores estén en firmes lugares de tal modo que no puedan tener remedio ni mejora. Pero si su regente es una fortuna, los significados antedichos tendrán remedio y mejoría.
Pero cuando el regente de la Parte de la Enfermedad no tiene aspecto con el regente del Ascendente ni con algún planeta presente en el Ascendente, no tiene mucho poder ni demasiado significado.

Cuando el Sol sea regente del lugar de la Parte de la Azemena, indica que el nativo tendrá enfermedad en el corazón, especialmente si el Sol realiza aspecto a la Parte de la Fortuna, siendo dispositor de dicha Parte de la Azemena.
Cuando el Sol llegue a la Parte de la Enfermedad, entonces le sobrevendrá el dolor al corazón.

Cuando la Parte de la Azemena está en la porción del Ascendente y la Luna se halla conjunta a la Parte o al regente del Ascendente, significa que el nativo tendrá debilidad en la zona del cuerpo que tenga que ver con aquel signo, según la norma de otorgar la cabeza a Aries, etc. Si la Parte de la Azemena se halla por encima del horizonte, la dificultad será evidente y notoria y si está por debajo, será encubierta.
Cuando la Parte de Enfermedad se encuentre por encima del horizonte junto a alguna estrella de primera o segunda magnitud de naturaleza de Saturno o Marte, padecerá aquel nativo una desgracia horrible de tal modo que no la podrá encubrir ni esconder.
Cuando el regente de la casa VI y el regente de la Parte de la enfermedad están en el Ascendente, significa que tanto el nativo como sus padres terminarán por ser pobres y por pedir limosna, sobre todo si el Ascendente está en signo cardinal.
Si la Luna está dañada, infortunada y caída, el cuerpo será débil y sujeto a males y el nativo no podrá valerse mucho de su propio cuerpo, especialmente si la Parte de la Azemena está en la casa II con respecto al Ascendente; y Marte, quemador y destructor, está en su oposición en la casa del daño y destrucción, porque esta es significación de que el nativo tendrá el cuerpo quebrantado, será tullido o artrítico, de tal manera que no podrá moverse, o será contrahecho de manos y pies.
Si la Parte está infortunada en las siguientes Casas:
Si está en la casa II, el daño recaerá sobre sus haberes.
Si está en la casa III, el perjuicio será sobre sus hermanos.
Si está en la casa V, el mal le ocurrirá en sus hijos.
Si se halla en la casa VI, padecerá alguna enfermedad oculta que será grave y difícil de sanar.
Si está en la casa VIII, el daño será sobre su propia muerte, ya que morirá de mala manera.
Si esta Parte se halla en la casa IX y su dispositor es una infortuna, indica que le ocurrirá algún daño a causa de su fe y de la creencia de su Ley.
Si se encuentra de esta misma manera en la casa XI, los perjuicios le ocurrirán por sus amigos.
Si se encuentra en la casa XII, sus enemigos se apoderarán de él.

Curiosamente, no dice nada de si la Parte está infortunada y angular, ¿se le supone entonces mejor significado? 

PREDICTIVA:

Nacimiento de otra persona que tenía la Parte de la Azemena en la casa III y su hileg fue la Luna en la casa IV. Cuando la Parte de la Azemena llegó por progresión a la Luna, cegó al nacido. 




 http://www.losarcanos.com/cursos/astrologia/puntos-arabigos.php

lunes, 23 de febrero de 2015

La carta de Joanne K. Rowling , y una Doriforia .











http://es.wikipedia.org/wiki/J._K._Rowling

Joanne empieza a escribir en el año 1990, justo el año en que fallece su madre.

Curiosa la Doriforia que tiene en Virgo y casa XI, de la cual Mercurio es regente y dispositor... y además está en su domicilio, indicando su facilidad y vocación de escritora.


Veamos su carta a finales de 1990, comparando con las direcciones primarias.







El ascendente de primarias acaba de entrar en el término de Venus, y Joanne tiene a Venus en caída en su tema natal.

Marte en exilio es el planeta determinante del año, ya que acaba de hacer conjunción con el ascendente de primarias

 Saturno, que es el regente de la casa VIII, de la X ( la muerte de la madre ), se encuentra en exilio y en la cúspide de la casa VII.

  El Sol de primarias está exactamente sobre Mercurio en Virgo, indicando que se pondrá en marcha su actividad literaria.

Veamos su RS para el año 1990






En la RS nos encontramos a Marte en caida en la casa VIII, y a Venus en la cúspide de la casa X y opuesto a Neptuno y Saturno.


La Luna de RS está justo en la cúspide de la casa III del rádix, indicando que su desbordante imaginación empieza a concretarse en la escritura.

No obstante , la Luna está en caída y señala el dolor por la muerte de la madre.








En este gráfico tenemos la sinastría de la carta natal, con la RS de 1990.






La carta de Jacqueline du Pré.









http://es.wikipedia.org/wiki/Jacqueline_du_Pr%C3%A9



Jacqueline du Pre fue una famosa violonchelista, en el año 1973 tuvo que retirarse  debido a una  esclerosis múltiple que le diagnosticaron.

Veamos como estaba su cielo en 1973, contrastando con las direcciones primarias.






 Durante ese año el ascendente de dirección primaria entra en el término de Venus.

Venus está en su casa XII interceptado, aunque en exaltación, pero además es regente de su casa VI, la salud.

Urano es el planeta que marca la pauta, pues ha hecho conjunción al ascendente de direcciones primarias.

Por otro lado vemos a Urano de direcciones primarias, sobre Saturno en exilio en el rádix, señalando la naturaleza de la enfermedad que contrae....dolor de tipo nervioso.


Si nos vamos a su RS de 1973 nos encontramos con este otro gráfico.






En su RS  nos encontramos a Saturno presente en su casa VI y en Géminis, conjunto a la Parte del infortunio y en oposición a Neptuno y a Marte en casa XII.


Muy significativo.


Os dejo una interpretación magistral de Jacqueline del  concierto para cello de Eduard Elgar, para muchos esa interpretación no ha sido superada por nadie.











Temperamentos y Astrología. Por Adela Ferrer









CUÁL ES TU TEMPERAMENTO: tipos constitucionales y astrología




Encontraremos en muchos tratados las claves para averiguar el temperamento (probablemente la mezcla de temperamentos) del nativo a partir de su horóscopo.

.


Esto es el germen de la medicina psicosomática y de la teoría de los tipos constitucionales:


TEMPERAMENTO SANGUÍNEO:



La sangre procede del corazón y se elimina por las heridas. Es caliente y húmeda. Le pertenecen los signos de aire.
Los planetas de esta complexión son Júpiter y Venus.
Le corresponden el aire y la primavera.

.
Los individuos de temperamento sanguíneo son de estatura inferior a la media, con buena musculatura y figura proporcionada, aunque quizá con exceso de carne; la piel es de tonalidad roja, con abundantes venas, y el pelo es negro y espeso. De carácter rudo, con tendencia a la irreflexión, son sociables, optimistas, pero tienen poca tenacidad y tampoco son persistentes.
.
El enfermo al que le sobra sangre tiene la piel cálida al tacto, los ojos enrojecidos, nervios tensos, pulso y respiración fuertes, exceso de risas y también de sueño. En sus sueños tiene visiones de rojo o de sangre.
.
Las enfermedades sanguíneas siempre se relacionan con sopor, fatiga sin motivo, abscesos y sangre en las encías. Los enfermos que padecen exceso de humor sanguíneo dicen encontrarse mejor tras una extracción de sangre.

.
TEMPERAMENTO COLÉRICO:



La bilis amarilla se origina en el hígado y se elimina por medio de vómitos. Es caliente y seca
Le pertenecen los signos de fuego.
Los planetas de esta complexión son el Sol y Marte.
Le corresponden el fuego y el verano.
.

Las personas de temperamento colérico o bilioso, son de estatura normal o superior a la media; su cuerpo suele ser flaco, de pocas carnes, tienen los ojos grandes, penetrantes y vivos, y el pelo, negro y rizado. En su carácter se aprecian frecuentes cambios de ánimo: alegría y afabilidad y riñas o disputas; nunca descansan, de modo que su ánimo y valor son tan proverbiales como su angustia y beligerancia. Son autosuficientes, irascibles, impacientes, obstinadas y vengativas. Precipitadas e impulsivas, tienden a dejarse llevar por sus pasiones.
.
Los enfermos que padecen de exceso de cólera tienen la piel pálida, de tono amarillento, fina pero cálida al tacto, exceso de sed, pulso rápido, facilidad y rapidez en recordar y olvidar, exceso de movimientos y sueños en los que predominan las visiones de luces o los colores amarillos.
.
Las enfermedades propias de la bilis amarilla tienen relación con gusto amargo, sed, falta de apetito, desmayos y vómitos. Los pacientes aquejados de exceso de bilis amarilla sienten mejoría con lo que refresca, y empeoran en los ambientes cálidos.
.
TEMPERAMENTO MELANCÓLICO O NERVIOSO:


La bilis negra se produce en el bazo y se elimina por las deposiciones. Es fría y seca,
Le pertenecen los signos de tierra.
Los planetas de esta complexión son Saturno –y hay quien dice que también Mercurio-.
Tiene analogía con la tierra y el otoño.
.
Las personas de temperamento melancólico o nervioso, se caracterizan por una complexión delgada, de estatura normal o superior a la media, con tendencia a la palidez, abundante pelo y de color grisáceo. Son dulces y serviciales, pero también sensibles, meditabundas, tímidas, sensibles, fáciles de herir, sentimentales e indecisas, como rodeadas de un aire de pesimismo o abatimiento. Su carácter es propenso a sentir fuertes odios y deseos, incapacidad de llanto, talante taciturno, imperturbable.
.
Los enfermos que padecen exceso de bilis negra tienen la piel seca, falta de sueño, poca energía y sueños con visiones desagradables de lugares oscuros o deprimentes.
.
Las enfermedades propias de la bilis negra tienen relación con alteraciones emocionales, la angustia, la preocupación, la depresión, el falso apetito (deseo voraz de comer), el insomnio, el estreñimiento. Los pacientes se sienten mejor con vahos y humedades, y empeoran con el frío.
.
TEMPERAMENTO FLEMÁTICO O LINFÁTICO:

La flema se origina en el cerebro, es una mucosidad pegajosa que se elimina por la boca o la nariz. Es fría y húmeda,
Le pertenecen los signos de agua.
Su planeta es la Luna.
Le corresponden el agua y el invierno.
.
Las personas de temperamento flématico o linfático tienen tendencia a la obesidad, aunque pueden también existir tipos delgados; la piel es de color blanco; el pelo, liso y escaso, les crece lentamente, y suelen tener canas antes de la vejez. Su carácter es indolente y algo indiferente. Es el más realista y práctico de los temperamentos, pesado y lento, tranquilo y de poco movimiento; estas personas son reflexivas, silenciosas, imperturbables, de “sangre fría”. Miden siempre sus palabras, saben guardar secretos. Su entereza es fría y sosegada y es difícil conocer lo que piensan.
.
Los enfermos que padecen exceso de flema tienen la piel fría al tacto, exceso de humedad en los conductos que dificulta sus movimientos, pesadez, demasiado sueño, pulso lento y visión débil; durante el sueño tienen visiones de agua y humedad.
.
Las enfermedades flemáticas siempre se relacionan con una excesiva flacidez, olvido, pereza, digestión alterada y pulso irregular. Los pacientes de una enfermedad de exceso de flema se sienten empeorar con el frío y mejorar con el calor.

En general, da buen resultado, colegir el temperamento o la mezcla de temperamentos a los que pertenece el nativo, contando cuántos significadores hay en cada triplicidad (fuego, tierra, agua o aire). Los significadores son todos los planetas, a los que añadiremos el grado del Ascendente y el Medio cielo, pero puntuarán doble el signo del Sol, el de la Luna, el de Mercurio, el del regente del Ascendente, el signo del Ascendente y cada uno de los planetas que allí se encuentren, así como el signo del Almuten del tema; cuando la mayor puntuación se decante hacia signos de fuego, será de temperamento bilioso o colérico; si la mayor puntuación la tienen los signos de tierra, será de temperamento nervioso o melancólico; si la mayor puntuación está en signos de aire, será de temperamento sanguíneo; y si la mayor puntuación se la llevan los signos de agua, de temperamento linfático o flemático.









La carta de Diana de Gales.










http://es.wikipedia.org/wiki/Diana_de_Gales



Vamos a ver la carta de Diana de Gales, este es el gráfico natal en sinastría a las direcciones primarias en el día de su muerte, 31.08.1997






Nos encontramos al ascendente de dirección primaria sobre Saturno, que es co regente de su ascendente, regente de su casa II y también de su casa III.

Se encuentra en el término de Marte.

Por otro lado tenemos a Marte de dirección primaria, sobre el Medio cielo y haciendo cuadratura a Saturno natal ....los dos maléficos están, pues, implicados , aunque Saturno está en su domicilio ( Capricornio ).


Veamos ahora su última R.Solar, la de 1997.







En la Revolución solar, Marte rige la casa VIII y se encuentra sobre el ascendente de Revolución solar y sobre el Medio cielo del rádix.



Veamos la carta del día para París, el día que se produce el accidente, en sinastría con la carta natal.








En este gráfico tenemos los tránsitos de Neptuno sobre Saturno y de Urano sobre Júpiter.

Por otro lado, la Parte del infortunio conjunta a la cúspide de la casa VII, está transitando por la casa de la muerte.





domingo, 22 de febrero de 2015

Las Partes Arábigas.











LAS PARTES 


            Curiosamente, a pesar de ser llamadas “partes arábigas”, su origen es griego. Posteriormente fueron usadas de forma extensiva (exagerada sería la mejor expresión) por los astrólogos árabes, quienes las empleaban para cada detalle de la vida que quisieran interpretar. Se han llegado a descubrir más de 140 partes en antiguos textos astrológicos.
            Una “Parte” es en realidad una fórmula que mezcla varios elementos de la carta natal, con objeto de “resumir” las influencias de dichos elementos en un punto. En esa fórmula se suman o se restan ángulos y dichos ángulos pueden referirse a cúspides de casas, planetas y aspectos. 


            El nombre “Parte”, proveniente del latín “pars”, hace referencia a un territorio o zona de la carta a la que se le asigna el significado concreto (así el Pars Fortunae correspondería a la zona de la carta afectada por la fortuna, o aquella zona de la carta en la que el nativo encontrará la fortuna, etc…).

            En inglés, y siempre según Eduardo Gramaglia, la palabra referida a Pars es “lot”, y en griego “kleros”. Todas hacen referencia a “porción” o “fragmento”.

            El origen de las partes lo encontramos en la obra de Hermes Trismegisto, el Panaretus. Esta obra hace mención de 7 partes herméticas, que se corresponden con cada uno de los 7 planetas conocidos en aquel entonces:

-        Parte de la Fortuna: Luna.

-        Parte del Espíritu: Sol

-        Parte de la Necesidad: Mercurio.

-        Parte de Eros: Venus.

-        Parte del Coraje: Marte.

-        Parte de la Victoria: Júpiter.

-        Parte del Destino: Saturno.



En su obra Apotelesmática, Paulo Alejandrino establece las siguientes características a cada una de esas partes:



La Parte de la Fortuna engloba todo lo relacionado con las posesiones, reputación y privilegios. Hace referencia al cuerpo y a las actuaciones que uno realiza durante la vida.

La Parte del Daimón (Espíritu) hace referencia a la conciencia que gobierna nuestras actuaciones y el poder interior que dirige nuestros actos. Se refiere al alma, al intelecto o fuerza interior que nos guian.

La Parte de Eros hace referencia a aqulla fuerza que nos hace relacionarnos y a los deseos que nos mueven en el mundo.

La Parte de la Necesidad hace referencia a todo lo que nos limita y que nos obliga a luchar y enfrentarnos con dificultades. Establece donde están nuestros enemigos y donde tendremos que hacer un esfuerzo por superarnos.

La Parte del Coraje nos habla de aquello que nos hace perder el control y todo lo que puede ser causa de infamia y de temeridad.

La Parte de la Victoria se refiere a todo aquello que nos facilita las cosas y a lo que nos beneficia y recompensa.

La Parte del Destino o Némesis hace referencia a aquello que nos destruye, nos mata o nos exília. 


FÓRMULAS DE LAS SIETE PARTES

 

Parte de la Fortuna.

Referida a la Luna, se obtiene de diferente manera según la carta natal sea nocturna o diurna. Una carta diurna tiene el Sol por encima del horizonte, es decir en las casas VII a XII. Una carta nocturna tiene el Sol por debajo del horizonte, es decir en las casas I a VI.



Diurna: longitud del ASC + longitud Luna – longitud Sol

Nocturna: longitud del ASC – longitud Luna + longitud Sol



Al usar en la fórmula estos tres elementos tan importantes, los griegos clásicos lo consideraban de igual importancia que los anteriores.

 

Parte del Daimón (Espíritu).

Referida al Sol.



Diurna: longitud del ASC - longitud Luna + longitud Sol

Nocturna: longitud del ASC + longitud Luna - longitud Sol

 

Parte de Eros

Referida a Venus,



Diurna: longitud del ASC + longitud Venus – Parte del Espíritu

Nocturna: longitud del ASC - longitud Venus + Parte del Espíritu



Parte de la Necesidad (Mercurio)

Referida a Mercurio,

Diurna: longitud del ASC + longitud Parte de la Fortuna – Mercurio

Nocturna: longitud del ASC - longitud Parte de la Fortuna + Mercurio



Parte del Coraje (Marte)

Referida a Marte,

Diurna: longitud del ASC + longitud Parte de la Fortuna – Marte

Nocturna: longitud del ASC - longitud Parte de la Fortuna + Marte





Parte de la Victoria

Referida a Júpiter,

Diurna: longitud del ASC + longitud Júpiter – Parte del Espíritu

Nocturna: longitud del ASC - longitud Júpiter + Parte del Espíritu



Parte de Némesis (Saturno)

Referida a Saturno,

Diurna: longitud del ASC + longitud Parte de la Fortuna – Saturno

Nocturna: longitud del ASC - longitud Parte de la Fortuna + Saturno



 

IMPORTANCIA Y USO


     Actualmente no se les da demasiada importancia al Parte de la Fortuna (Luna) , o al Parte del Espíritu (Sol), pero los griegos y los árabes los consideraban puntos importantísimos en la carta natal. Tanto es así que el aspecto que hacían al Sol o a la Luna era considerado de importancia vital a la hora de valorar la carta, y al mismo nivel que la consideración que se hacía de los aspectos al Ascendente, al Sol o a la Luna. La consideración se hace en base a que se está describiendo una igualdad, porque lo que se mide es el arco que hay entre el Sol y la Luna y se traslada al Ascendente, dándonos el Parte de la Fortuna. Es decir, la distancia entre estos es la distancia entre Sol y Luna. Todas estas fórmulas son complementarias:



Parte de la Fortuna diurna = Parte del Espíritu nocturno.

Parte de la Fortuna nocturna = Parte del Espíritu diurno.


Para los griegos la Parte de la Fortuna era conocida como Parte Lunar, y su significado giraba en torno al físico y la prosperidad, pero es que tiene su razón de ser, porque al fín y al cabo la Luna nos indica la raiz y origen de nuestra casa u familia, mediante la que nos arraigamos en el mundo. Así que la disposición mejor o peor de esta Parte indicará como nos “arraigamos físicamente al mundo”, qué posesiones materiales tenemos y de qué éxito disfrutamos en él.

Es decir, por su posición y aspectos, esta Parte, ella sola, debería indicar el grado de éxito o ascenso personal del nativo, porque indicará el grado de interrelación del nativo con el mundo físico.

La Parte del Daimón o Espíritu, por el contrario, nos habla más bien de caracter y poder personal. Se referirá al carisma o magnetismo que destila esta persona. Indicará el sendero espiritual que habremos de recorrer y en el que nos vamos a convertir, aunque ya lo somos, de hecho. Es el camino del héroe, la vía hacia la iluminación. En ese sentido, nos está hablando de nuestro futuro.