lunes, 2 de mayo de 2016

La vocación de astrólogo. Una reflexión.








Tenía 22 años cuando comencé a estudiar  Astrología, para mi ese conocimiento era el summum  del Conocimiento y yo no me veía digno de acceder a él.

Cuantas noches pensando para descubrir el quid de la cuestión, como desentrañar la Verdad que transmitian esos símbolos, y lo que es más importante , como transmitir esa Verdad de una forma útil para el consultante.

Los astrólogos eran para mi como una suerte de sabios, personas a las que admiraba solo por el hecho de dedicarse a aquello que a mi tanto me fascinaba.

Con el tiempo ese idealismo de juventud ha ido cayendo por su propio peso,  he tenido la suerte de conocer a astrólogos sabios y a otros que a mi no me lo parecen.

También he tenido la suerte de cruzarme en el camino a personas que me han enseñado una Astrología útil y eficaz, y quiero hacer aquí una mención especial a Pepa Sanchis.

Sigo aprendiendo, porque uno nunca llega a aprenderlo todo, y me sigo sorprendiendo cada día con nuevos matices y hallazgos en esta disciplina.

Os invito pues a entrar en este mundo, donde las cosas se " ven " desde la misteriosa sabiduría de los símbolos astrológicos.

Una experiencia mágica, para mi.