lunes, 9 de mayo de 2016

Tetrabiblos. De Claudio Ptolomeo.








Ptolomeo fue el último gran representante de la astronomía griega y, según la tradición, desarrolló su actividad de observador en el templo de Serapis en Canopus, cerca de Alejandría. Entre las demás obras de Ptolomeo figura la Óptica, en cinco volúmenes, que versa sobre la teoría de los espejos y sobre la reflexión y la refracción de la luz, fenómenos de los que tuvo en consideración sus consecuencias sobre las observaciones astronómicas. Se le atribuye también la autoría de un tratado de astrología, el Tetrabiblos, que presenta las características de otros escritos suyos y que le valió buena parte de la fama de que gozó en la Edad Media.

En Tetrabiblos, Ptolomeo habla de la influencia de todos los astros del firmamento como algo únicamente físico, una más de muchas fuerzas desconocidas. Consideraba que observando cuidadosamente los cielos, y buscando las correspondencias entre los acontecimientos celestes y terrestres, se podrían conseguir algunas predicciones útiles, aunque no fueran matemáticamente fiables.
De los cuatro libros de los que trata Tetrabiblos, los dos primeros hablan sobre la geografía astrológica, donde se definen el horóscopo y los 12 signos del zodiaco que han llegado a nuestros días, y la predicción del tiempo, intentando emular a los marineros que eran capaces de predecir las lluvias observando los cielos. Los dos últimos son los que hablan sobre la influencia de los astros celestes en el ser humano, y es en estos dos libros donde Ptolomeo habla de la predicción del destino de una persona según la posición de los astros en el momento de su nacimiento.


Aquí lo podeis descargar :

http://www.astroworld.es/recursos/Ptolomeo%20Claudius%20-%20Tetrabiblos.pdf