domingo, 31 de julio de 2016

Astrología y Medicina para todos los públicos. Por Jesús María Gallech Amillano.










Esta tesis doctoral se centra en el estudio de las polémicas públicas sobre medicina y astrología que tuvieron lugar en España de 1724 a 1727, aproximadamente. Los tres actores principales fueron Benito Feijoo, Diego de Torres y Martín Martínez, tres autores estudiados en profundidad por los historiadores, si bien estas polémicas concretas con frecuencia han sido desatendidas. Esta investigación es un estudio de caso en la historia de la ciencia española del siglo XVIII. Las características de las polémicas médico-astrológicas permiten un estudio detallado de los autores implicados, de sus audiencias prefiguradas y reales y de las ideas y doctrinas científicas implicadas. Siendo así, su análisis se aborda desde el punto de vista de la popularización de la ciencia. La astrología estaba todavía muy presente dentro de la ciencia, en particular de la medicina, la disciplina que Martín Martínez practicaba y que quería reformar. Tenía también implicaciones en teología, que provocaron que Benito Feijoo cuestionase partes de ella, mientras que Diego de Torres defendió la astrología porque pensaba que era una filosofía natural con un importante contenido astronómico y matemático. En este sentido destaca el uso interesado que muchos polemistas hicieron de las obras del mate - mático Tomás Vicente Tosca. Los almanaques eran la forma de astrología más accesible para la población, siendo el publicado por Diego de Torres un verdadero superventas. En un tiempo en el que la nueva élite política y gobernante que había llegado con el ascenso al trono de Felipe V, el primer rey de la dinastía Borbón en España, trataba de construir su propio espacio público, la capacidad mostrada por Diego de Torres de poder manipular, controlar y definir la opinión pública era vista como algo socialmente peligroso por aquellos que apoyaban a la nueva élite gobernante entre las gentes letradas, en particular Benito Feijoo y Martín Martínez. Así, las polémicas médico-astrológicas también representaron una disputa pública sobre el tipo de ideas que había que transmitir a la población; fueron una lucha por definir cómo debía ser la opinión del público. Benito Feijoo y Martín Martínez querían una opinión pública bajo el control y guía de una nueva élite erudita y alineada con los intereses sociales, políticos y económicos de esta nueva élite. Pero Diego de Torres dejaba a sus lectores y seguidores solos frente a la decisión de qué creer, no trataba de convencerles de una opinión en particular tras el proceso de desencantamiento que podía producir sus escritos. Esto dejaba abierta la posibilidad de una articulación sin control de lo que la población creía sobre un tema concreto bajo la forma de una opinión pública concreta, quizás diferente de la que el gobierno y los gru - pos que le apoyaban querían establecer. Esta tesis doctoral también incluye un estudio comparativo preliminar entre la situación y el destino de la astrología en Inglaterra y España. Tanto la Royal Society como la Regia Sociedad de Medicina y otras Ciencias de Sevilla dieron muestras de un cambio en las opiniones de sus miembros sobre la astrología, que con los años pasaron de una actitud de interés a una de fuerte oposición. Gonzalo Antonio Serra - no, el astrólogo más erudito de aquellos años, también médico y participante en las controversias, fue probablemente el primer autor español que dejó claras evidencias escritas de estar al corriente de los trabajos de Isaac Newton y Edmond Halley, algo que consiguió gracias a las obras de William Whiston.

http://www.libroesoterico.com/biblioteca/Astrologia/Astrologia%20y%20medicina%20para%20todos%20los%20publicos.pdf