domingo, 5 de febrero de 2017

Sol - Luna. Por Mónica Barletta.










SOL - LUNA


Son dos aspectos de la divinidad: uno apunta al propósito divino (sol- principio masculino), el otro al mundo de lo humano en la tierra (luna-principio femenino). En una me acerco a los cielos , en ella encuentro la chispa creativa, en la otra me acerco a la tierra, el mundo de la materia, y por ende, el tiempo, y la muerte . 
Ambos son partes fundamentales de nuestra constitucion , lo que nos hace uno con Dios y nos conecta a la Tierra y la vida . 
Ambos se complementan.
 Fuente bibliografica: Oskar Adler, en "La astrologia como ciencia oculta"
"El sol puede representar nuestro ser más elevado, el YO vuelto hacia la eternidad. La Luna, lo perecedero en nosotros, cuyas fases estan en constante cambio, a veces cercana a lo eterno, a veces oponiéndose, ... el YO-MATERIA sin el cual el YO-FUERZA permaneceria desencarnado en este mundo."
La chispa divina (sol) , sin la materia (luna) , no crea nada.
"Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. (27) Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó." (Génesis 1:26-27)
 
La tradicion judia dice que "Dios formó del polvo de la Tierra a un ser humano completo, hombre y mujer en uno, luego los separo tomando de la costilla de Adan"
El reino lunar corresponde a nuestra herencia pre humana , nuestros ancestros, viene a nosotros a traves de nuestro nacimiento en la Tierra. Nos conecta entonces con el pasado, contene la memoria orgánica de todos los pasos que dimos en nuestra evolucion.
Es la vida física, la vida instintiva, emocional y estéril por si misma, la vida orientada solo a repetir y repetir lo que ya se ha aprendido y almacenado en la memoria.
El reino solar corresponde a nuestra voluntad y libertad, que se orienta al futuro. Nuestro "yo moral". El proposito que mueve nuestro ser más profundo y divino. 
(Tambien, esteril por si mismo , ya que... donde se puede plantar una semilla sino en el reino de la tierra?)
Nuestro "yo" divino (solar) reposa dentro de nuestra herencia terrenal (luna), que le brinda no solo un cuerpo fisico y una relacion con la tierra, los ancestros y el pasado, sino tambien esos talentos , que derivan su poder de la "memoria" de todo "lo que fue". Este talento tiene por mision ser consumido como alimento del "genio" (solar).
Si el talento cumple su misión, es una bendición. Si en cambio nuestro espiritu (solar) no lo aprovecha,no lo consume o no se alimenta de él, se convierte en una maldicion, que demuele todo lo que el sol aspira a construir.
No veamos al Sol-Luna como partes inconexas de la carta, sino como una "division" de la Unidad. 




http://astrologiamonica.blogspot.com.es/