miércoles, 29 de marzo de 2017

Hacer la comunión, o la marca de la oveja. Una reflexión.










Hoy, chateando con una colega me ha dicho que llevaba a su hijo a catequesis.

Inmediatamente me ha venido a la cabeza la imagen de una oveja a la que están marcando.

La pertenencia al rebaño de dios por decreto, sin dejar al niño escoger en su edad adulta sobre la necesidad o no, de recibir la comunión.

Y es que en la edad adulta seguimos siendo ovejas, porque nos educan para serlo.

A mi me gustan más las cabras, que tiran pal monte y van a su rollo.

Sin embargo, te llaman cabrito y suena peyorativo.

Cuan engañoso es el uso del lenguaje, no os parece ?

Os lo dice un cabrito convencido.