viernes, 17 de marzo de 2017

Primero, la Astrología Horaria. Una reflexión.









Alan Leo a finales del siglo XIX, intentó  popularizar los estudios astrológicos sintetizando sus contenidos para hacer más fácil su comprensión.

Empezaron a salir las columnas de horóscopos en los periódicos hasta tal punto que la Astrología ha acabado banalizándose y totalmente fuera de lugar.

También hay que decir que Alan Leo sabía muy poco de Astrología clásica, en su época la Astrología era una herramienta para iniciados, y utilizada por grupúsculos pseudo religiosos.

El reencuentro de la Astrología clásica por autores como John Frawley, Robert Hand, Rafael Gil, Denis Labouré, Pepa Sanchis y otros astrólogos que siguen esta línea, remite a un estudio de la Astrología por orden de dificultad.

Así pues, empezaríamos por la Astrología Horaria, también llamada oracular, en la cual una pregunta es formulada e inmediatamente se levanta el tema en cuestión.

Resolverlas a veces no es sencillo, por lo cual hay que lidiar con la técnica sin perder la práctica.

Es el tipo más sencillo de Astrología para quien quiera adentrarse en este maravilloso conocimiento, después de un tiempo de teoría y práctica sobre el tema ya podemos entrar en el siguiente eslabón del aprendizaje, que será la Astrología Electiva.

La Astrología Electiva es apta para buscar la mejor fecha para emprender cualquier iniciativa, viaje, matrimonio, montar un negocio, etc.