sábado, 1 de abril de 2017

Una pequeña reflexión sobre la mezquindad.










Que cosa hay más mezquina que una bala, ...que actividad humana puede ser más mezquina que la de ser sicario.

Unimos bala y sicario y obtenemos la fórmula de la ignominia..., aunque el factor indiscutible de la ecuación es el dinero, y el resultado es la muerte.

Es una ecuación plenamente " normalizada " en nuestra sociedad insociable,.... o tal vez habría que decir " insaciable ".

Los desalmados no tienen alma ?....ahí lo dejo.