miércoles, 10 de mayo de 2017

El lenguaje quirúrgico.









A menudo sucede que recibimos una afrenta y al no reaccionar ante ello nuestra ira va a parar al primer inocente con el que nos encontramos.

Es lo que sucede cuando no somos asertivos, que se generan situaciones incómodas a terceros que no tienen nada que ver con el asunto.

Hay que revisar eso si se tienen malos aspectos de Mercurio con Marte o con Saturno y, por lo general, como norma de higiene mental.

Propongo la fórmula del lenguaje quirúrgico como rutina para actuar en estos casos.

Tu puedes estar enojado, pero debes mostrarte correcto con las personas que no tienen nada que ver con tu enojo, y a la persona que te ha herido intentar responderle para que eso no te quede dentro.

Y responderle con una actitud no beligerante, si es posible.

Bueno, esta es la idea, si la aplicais ya me direis que tal os funciona.