lunes, 24 de julio de 2017

Hacer atacir.










El ataçir (a veces atazir, e incluso tasyir) se trata de un procedimiento astronómico empleado en la edad media, concretamente en la astrometría del Al-Ándalus. Este procedimiento consistía en trasladar la posición en la esfera celeste de un astro cualesquiera (por ejemplo un planeta) a otra posición para determinar los grados sobre el ecuador celeste que se encuantran ambas posiciones distantes. En astrología este número de grados se asocia con un intervalo de tiempo y se emplea para predecir el advenimiento de una circunstancia.12​ A veces se incluye en forma de diagramas en los astrolabios árabes con el objeto de ayudar en el cómputo de los años que pasarán para que llegue una fecha dada.3​ Este cómputo se puede realizar mediante diversos instrumentos astronómicos.
Alfonso X el Sabio en su compilación del saber astronómico de la época dedica un libro en exclusiva a este método de cálculo: Libro del ataçir que el rey mandó escribir a Rabiçag (el rabí Isaac ben Sid). El procedimiento de cálculo del atazir emplea la proyección estereográfica muy empleada en los instrumentos astronómicos de la época: astrolabio, azafea, etc. De la misma forma Abraham ben Meir ibn Ezra presenta igualmente en sus obras estudios sobre el atazir.4

 https://es.wikipedia.org/wiki/Ata%C3%A7ir

No tiene sentido hablar del atacir del 13, del 45, del 156......aquí estaríamos hablando de ciclos.

Estos ciclos no tienen NADA que ver con la Tradición Astrológica.

En la antigüedad se utilizaba el ciclo del 12,  y el ciclo de 360.